Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Relaciones Cuba-EEUU

Washington y La Habana discuten sobre las compensaciones económicas que se reclaman mutuamente

Funcionaros de Estados Unidos y Cuba mantuvieron este jueves en Washington una reunión para discutir las compensaciones económicas que se reclaman mutuamente, uno de los temas más complejos de la normalización de relaciones, informó el Gobierno estadounidense, reporta EFE.

Esta fue la segunda reunión sobre compensaciones económicas por los bienes nacionalizados a estadounidenses tras la Revolución y los daños que La Habana reclama por el embargo.

"La reunión permitió a los países el intercambio de información más detallada sobre las reclamaciones pendientes y proseguir la discusión sobre reclamaciones planteadas anteriormente en La Habana", informó el Departamento de Estado en un comunicado.

En el encuentro también se intercambiaron "puntos de vista sobre las prácticas históricas de resolución de reclamaciones", agregó.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por Brian Egan, asesor legal del Departamento de Estado, según la nota, que no especificó quién participó por parte de Cuba.

Según el Gobierno estadounidense, sus reclamaciones pendientes incluyen las de ciudadanos registrados en la Comisión de Liquidación de Reclamaciones en el Exterior (FCSC, por sus siglas en inglés) y las relativas a fallos de tribunales de Estados Unidos que La Habana no ha acatado.

Asimismo, están las del propio Gobierno de Estados Unidos.

"Estados Unidos sigue considerando la resolución de estas reclamaciones como una de sus mayores prioridades para la normalización" de las relaciones, informó el Departamento de Estado, que no aclaró si el encuentro proseguirá este viernes, como había indicado la Embajada de Cuba en su cuenta de Twitter el miércoles.

Funcionarios de Estados Unidos y Cuba mantuvieron su primera reunión sobre este asunto, identificado por Washington como uno de los más espinosos en la nueva relación, el pasado 8 de diciembre en La Habana.

La Habana, en su último informe anual sobre el impacto del embargo que presentó ante Naciones Unidas, dijo que los daños económicos por más de medio siglo de sanciones estadounidenses ascienden a 833.755 millones de dólares, según el valor del oro.

A precios corrientes, las pérdidas económicas sumarían 121.192 millones de dólares.

Por su parte, Washington ha asegurado que unas 6.000 personas y empresas estadounidenses tienen reclamos hacia el Gobierno cubano por las expropiaciones que se llevaron a cabo tras el triunfo de la Revolución, por valor de 1.900 millones de dólares.

Esos reclamos, registrados en la FCSC del Departamento de Justicia, ascienden a precios actuales a casi 8.000 millones de dólares, incluyendo un interés anual del 6%.

La mayor parte de las indemnizaciones que exigen compañías estadounidenses están vinculadas a expropiaciones llevadas a cabo después de que Fidel Castro llegara al poder en enero de 1959 a empresas como Coca-Cola, Exxon Mobil o Colgate-Palmolive.

En 1964, el Congreso estadounidense solicitó a la FCSC —que actúa como árbitro en litigios con gobiernos extranjeros y en liquidaciones de bienes extranjeros en Estados Unidos— que determinara la validez y el valor de las compensaciones solicitadas por empresas estadounidenses al castrismo.

El proceso, que llevó seis años, se cerró con el reconocimiento de casi 6.000 reclamaciones por un valor total de 1.900 millones de dólares, que con los intereses han aumentado hasta los 8.000 millones.

Sin embargo, el Gobierno cubano afirma que esas indemnizaciones tendrían que negociarse considerando sus reclamaciones por los daños ocasionados por el embargo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

De que es espinoso es espinoso, porque es una locura que EE.UU destine dinero a "compensaciones" que benefician a una claque totalitaria y patrimonialista, cuando tiene que resolver serios problemas de salud, seguridad social, educación, seguridad estatal (fronteriza), migratorios, etc. Jamás el Congreso, republicano o demócrata, aprobaría una locura así: destinar el dinero de los contribuyentes a pagar a dictadores. Ya se está viendo la recogida de pita que están haciendo numerosos empresarios; así como los llamados de atención a compañías que ya están funcionando en Cuba, sobre la disonancia entre sus principios laborales y los del régimen. Qué mejor evidencia que, recientemente, el Congreso se pronunciara a favor de no eliminar el embargo ni la política migratoria pies secos/pies mojados, pese a determinadas presiones. 

Imagen de Anónimo

El resultado de todo esto será que los contribuyentes norteamericanos terminaran pagándole a los delincuentes asesinos de los Castro una suma que les permitirá esperar la muerte plácidamente en su plantación. Gracias Obama, tu legado como primer presidente negro de la que fue la nación más poderosa del mundo contribuye significativamente a mantener la esclavitud en la última plantación del Hemisferio Occidental