Jueves, 14 de Diciembre de 2017
18:05 CET.

En Coppelia las bolas nunca son redondas

Archivado en

Esta ha sido la primera semana de Coppelia reinaugurado. Con motivo de su 50 aniversario, la popular heladería ha sido objeto de reparaciones que abarcaron los techos, la iluminación, las redes eléctricas y la jardinería. Con bombo, platillos y payasos, fue presentada como nueva en el Noticiero Nacional de Televisión (NTV).

Pero por muchos bombillos ahorradores que pongan entre las hojas de la mariposa dedicada a Celia Sánchez, la parte más importante, la que más ha provocado descontento entre la población, continúa sin repararse: el servicio.

"Dos horas de cola abajo para llegar a la torre, y hora y media después para que me atendieran arriba", contabiliza Yaquelín. "En un salón donde debían trabajar tres personas, había una sola camarera y la mitad de las mesas estaban vacías".

La misma situación se repetía en las canchas y los jardines. La mitad de las capacidades se mantenían vacías.

"Es que es horario de almuerzo", explica una empleada. "Si cuentas la gente que está de vacaciones porque tiene niños chiquitos y no le queda otro remedio, nos quedamos cortos de personal".

Julio y agosto, los meses de vacaciones escolares, son los que más público atraen a Coppelia, entre otros motivos porque es una de las pocas opciones asequibles al bolsillo del cubano promedio. Los clientes no pueden entender cómo la administración de la heladería no se ha podido ocupar de reforzar el personal para que se aprovechen todas las capacidades en estos meses.

"Con la cantidad de restaurantes estatales vacíos en El Vedado podrían contratar a los camareros aquí por estos dos meses", propone una abuela cuyos dos nietecitos se aburren y alborotan en la cola. "Me imagino que no lo hacen por cuestiones de burocracia".

Los ocho sabores anunciados, que según el reportaje del NTV se mantendrían constantes, se reducen a "lo que quede".

"La mitad de lo que dicen en el noticiero le puedes poner el cuño que es mentira", asegura Idalmis al salir. "Lo único que había allí adentro era caramelo y coco. Nada de rizados de fresa y chocolate, naranja piña o fresa bombón, como decía la tablilla".

Sin embargo, las tablillas siguen manteniendo el anuncio de los mismos sabores y especialidades, sin modificar de acuerdo a lo que realmente están ofertando.

"Es que cualquiera de esos sabores y especialidades pueden entrar en cualquier momento y habría que borrar las tablillas constantemente", se justifica un trabajador de Coppelia.

"Eso no es una justificación", riposta Idalmis. "Que las borren todas las veces que sea necesario, pero que dejen de mentirle al público".

Las especialidades son otro tema. Nadie afirma haber podido tomarse una vaca negra y otras, como el tocinillo helado, no son lo que deberían ser.

"Es un pedazo de tocinillo en un plato, nada de bola de helado acompañante", explica Idalmis. "Sin contar con que el tocinillo nada tiene que ver con el que yo recuerdo de niña".

Yaquelín se preocupa por otro viejo tema sin solución hasta el día de hoy: la redondez de las bolas de helado.

"Mira que la gente se queja, y nada. Hasta se ríen y dicen que Coppelia inventó las únicas bolas que no son redondas, pero eso no le hace ni cosquillas a la administración de Coppelia".

La propia Yaquelín bromea con el asunto, achacando el problema a una especie de tara genética que les impide mover la muñeca a los empleados que sirven los platos. "Es que la boleadora se rota dentro del helado para que la bola quede redonda, pero ellos no pueden moverla. Nada más que la meten y la sacan de la tina de helado".

Así, a lo más que puede aspirar un cliente de Coppelia es a una media bola de helado sólida, porque también existen las variedades de bola hueca y de helado de hielo, no de crema.

"Yo he perdido la cuenta de la cantidad de veces que han cambiado a los trabajadores aquí por culpa de estas cosas", dice Idalmis. "Pero todo sigue igual. Y seguirá, porque si no roban, ¿de qué van a vivir los trabajadores de Coppelia? ¿Del salario?"

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 25 ]

Imagen de Amadeus

@ 11: 55El problema es que yo lo veo a usted en todas partes . Got it?   

Imagen de Anónimo

Anonimo de las 18:45. Tu seguro nunca fuiste ni a Copleia ni a la plaza!Tu te fuiste a buscar otros "sabores", pero el que se queda y se jode no tiene otra opcion. Ah y no me vengas conque "se hubieran ido", porque tu sabes bien que esa no es la solucion a los problemas. Asi que si te rendiste, disfrutalo, pero no insultes a los que estan alla, vayan o no a la plaza. Respeta para que te respeten. 

Imagen de Anónimo

Siguen dando agua caliente de la pila?Porque ese era el sello de Coppelia.

Imagen de Anónimo

En la mayoría de los lugares del mundo cualquiera se toma un helado mejor, es un acto insignificante. En Nueva York, en los establecimientos de Gelato, forma el dependiente una flor con el helado sobre el barquillo.

Imagen de Anónimo

Ese lugar terrible de la foto solo me dan ganas de llorar y me trae malos recuerdos, solo para ingerir un miserable heladito hay que aguantar miles de humillaciones en ese terrible y tetrico lugar. Y pensar que al lado hay otra parte que es solo para "extranjeros" y hay algunos que ven eso normal y se van a Cuba a sentirse superiores.

Imagen de Anónimo

¿Cuando fue la última vez que me tomé un delicioso batido de guanábana, hecho con pulpa de la fruta? Pues hace dos domingos, aquí, en un café de Miami. Y todavía hay balseros con arena en los pies y bolsillos con hoyos que compran los helados más baratilleros y dicen casi llorosos que no se comparan con los de Coppelia, cuando en cualquier supermercado made in USA hay varias marcas muchísimo mejores (Hagendaasz, Talenti, Ben & Jerry). Y ni hablar de los de chocolate oscuro semiamargo. No me jodan, el helado (pudo haber dicho De Quincy) es una de las bellas artes; para saber de ellos hay que haberlos paladeado de la Pe a la Pa, y de esos graduados papilares no quedan ya muchos. ¿Y en Cuba, en Coppelia? ¡Por favor!  

Imagen de Gabonice2

La última vez que fui a Coppelia, eso ya hace varios futuros (1 futuro = 20 años) tuve que hacer una terrible cola, cuando ya estaba en la taquilla donde se venden los productos, me preguntó la cajera por la hora, inocentemente le dije que eran las 6 de la tarde, no pude ni rechistar, solo dijo es la hora del cambio y tengo que cuadrar la caja, no tuvo la muy miserable la menor delicadeza de venderme a mi que le había proporcionado la hora. Allí tuve que esperar el cambio de turno. Al fin cerca de las 7 de la noche me vendiieron mi ticket y subí sediento y sudoroso aquellas escaleras, me senté en una de las mesas como la de la foto y cuando llegó la empleada con una bandeja llena de vasos de agua caliente y me puso un vaso en mi mesa, lo devoré desesperado, fui en busca de otro vaso y fui parado en seco por la airada empleada que me dijo muy seria, casi amenazante: Es un vaso de agua por persona, y seguidamente preguntó ¿Se imagina usted que cada cliente haya que darle dos vasos de agua? !A mi solo me pagan por servir un solo vaso de agua!

Imagen de Anónimo

 Cuando yo,era chama Coppelia tenia el mejor helado del mundo. Despues creci y descubri que el que no tenia mundo era yo. Lo mismo me paso con la playa de Varadero.

Imagen de Anónimo

Tienen razagos burgueses del pasado, eso de saborear helados es de capitalistas inescrupulosos que le sacan el dinero al pueblo trabajador, al final el helado esta lleno de azucar, colorantes y preservantes que hacen dan~o a la salud. Propongo tallos de Moringa cortaditos y frescos y para bajar infusion de Moringa y todos podran saborear estos nutritivos productos a la sombrita.Fidel Hipolito Castro Ruz

Imagen de Anónimo

Ano 18:45: Eso de los platicos de aluminio es un rezago pequeño burgués que ya superamos. Ahora son de plástico, como debe ser en una sociedad justa y victoriosa. Eso sí: los vasos son de cristal...