Jueves, 29 de Septiembre de 2016
11:32 CEST.
Comercio

De Miami a La Habana

María no me conoce, pero no le importa, me desafía con la mirada y afirma que no ha podido divorciarse de su familia en Cuba a pesar de los 20 años que lleva viviendo en Miami. Ella misma se identifica como la pieza clave en el nuevo sueño de sus sobrinos habaneros: una cafetería privada o "paladar", como popularmente se les conoce por allá.

A María la encuentro en las oficinas de Caribe Agencia Express, una empresa de envío de paquetes a Cuba que opera en una céntrica esquina de la ciudad de Hialeah. Está pagando por el despacho de 20 sillas y seis mesas que demorarán alrededor de 30 días en llegar a la Isla.

Aunque regresa la vista a los formularios y contratos que llena en el buró de la oficinista, María no me abandona; cuenta que compró alrededor de 100 sillas, muy baratas, en un negocio cercano que cerró, pero que como la cafetería de sus sobrinos es pequeña, solo manda unas pocas.

La perspectiva de María es absurda, sus mesas y sillas abultan demasiado para definirlas como "pocas"; además, se trata de mercancías nada usuales en la historia del movimiento de paquetes familiares entre Estados Unidos y Cuba.

Por muchos años era habitual que "del norte" llegaran a la Isla pequeños y escasos bultos. La mayoría de ellos terminaban "diezmados" por el robo en la aduana cubana, o "canibaleados" por los agentes del correo nacional, quienes simulaban roturas en las envolturas para sustraer parte de la mercancía.

Pero las cantidades, dimensiones y eficiencia de este comercio han cambiado considerablemente en el nuevo escenario que se vive entre ambos países. Caribe Agencia Express es la prueba evidente de ello.

Una avalancha de clientes

Recostado contra la puerta principal otro cliente espera su turno, se trata de Nino, quien vive en Cuba y está de visita en Miami. Aunque le faltan unas semanas para regresar a la Isla quiere ganar tiempo y mandar varias cosas que su familia necesita. Calcula que la carga llegará a La Habana al mismo tiempo que él.

Nino da pequeños paseos hasta el estacionamiento para vigilar la camioneta en que vino. En la carga del vehículo se logran distinguir unos enormes neumáticos con rines plateados y un refrigerador de dos puertas.

Otros clientes estudian detalladamente una motocicleta eléctrica que la agencia ofrece a 1.500 dólares. El precio incluye su traslado a Cuba y según explican, los familiares tendrán que pagar menos de 300 CUC para sacarla de la agencia en La Habana. Los clientes, que han accionado la llave de arranque del vehículo, sonríen nerviosos cuando una voz de mujer les ofrece instrucciones en japonés y luego se dispara la alarma. Los empleados tienen que abandonar sus tareas para desactivar el sistema de protección de la motocicleta.

En el contenedor que preparan para su inmediata partida los empleados intentan acomodar piezas de autos, juegos de muebles, compresores de aire, cocinas industriales y equipos de gimnasio ente otros bultos que ocupan mucho espacio y cuesta trabajo envolver.

Nino, el cliente cubano, ha decidido no esperar por la disponibilidad de los empleados y va rodando, de uno en uno, los grandes neumáticos hacia el interior de la tienda, le saca el aire a las recamaras y los acomoda en forma de torre. La pila lo supera en tamaño.

Le digo que no parecen artículos de primera necesidad y me responde que su familia tiene un auto parado esperando por estas gomas, pero que quizás las deje y a cambio envíe una motocicleta eléctrica, al final lo que quieren es moverse.

El local le queda chiquito a la empresa, si mantienen el ritmo actual muy pronto no tendrán donde almacenar las mercancías. El parqueo es otro problema, solo cuentan con espacio para tres vehículos. Constantemente los clientes y los vecinos se quejan con la dirección del lugar, tanto por no encontrar sitio para estacionarse como por los clientes que invaden los espacios de otros negocios.

Francisco, uno de los ejecutivos a cargo de la empresa, asegura que el local no fue una mala elección, que el nivel de operaciones recientes ha superado todos los cálculos y expectativas. El anuncio del restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos ha provocado una avalancha de clientes que nadie esperaba.

Negocios como el de Caribe Agencia Express son criticados por parte del exilio, que lo ven como una especie de premio para el Gobierno de los Castro y una traición a la lucha histórica de los opositores.

Mucho más cuando el socio obligatorio de estos negocios siempre es una empresa del Estado cubano con derecho exclusivo para distribuir los paquetes en la Isla, lo que según ellos, convierte a estos comerciantes en cómplices y trabajadores a favor de los intereses del Gobierno comunista.

Pero Francisco niega esa interpretación. Él se define como un hombre de negocios, sin trascendencias políticas ni preocupaciones que no sean las típicas inquietudes de un comerciante. Según explica, la empresa actúa acorde a las leyes de ambos países y es un reflejo de los nuevos tiempos que se viven.

Sus preocupaciones son de carácter operativo, como las mercancías que cada vez son más grandes y compactas, haciendo casi imposible subdividirlas o embalarlas dentro de las reglas establecidas.

Pronto descubro que hay cierto sentimiento de culpa entre clientes y empresarios: cuando me ven sacar la cámara fotográfica algunos esquivan el lente, otros directamente me piden que no les tome fotos, que no quieren problemas.

Contradictoriamente clientes y empresarios están dispuestos a mandar lo que sea a Cuba, pero no quieren que los vean, prefieren que no quede constancia de lo que legalmente hacen, escogen actuar sin declararse, al menos por ahora.

Comentarios [ 85 ]

Imagen de Anónimo

Nos acostumbramos a todo, en unos meses será normal que estas agencias manden

Imagen de Anónimo

Anónimo 7.22 pm, lee bien si todavía te quedan neuronas: no era pm sino am. Y además, me da la gana de pedir, sufre mami, mándame unos fulitas pa vacilar, anda no seas tacaña 

Imagen de Anónimo

El subconsciente los traiciona, todos tienen un Caribe en su mente, caribbean express, caribe transfer. Es como la marca de los que negocian con Cuba.

También todos huyen, algunos de la justicia, otros de las cámaras.

Y todos tienen dinero, sucito, sucio, manchado, pero dinero.

Imagen de Anónimo

Los cubanos llevan muchos años valiéndose de las sillas y muebles que los extranjeros dejan cuando les cierran sus oficinas en Cuba.

Ese es el método para conseguir una computadora o un televisor de segunda mano.

Así que las sillas de María tienen un largo viaje por delante, desde la cafetería de los sobrinos hasta el portal de un vecino que consiguió una sillita de unos muchachos a los que se llevaron presos por vender langosta robada en un paladar.

No se pierde nada, solo se recicla, en miles de manos hasta el final de los tiempos… cubanos

Imagen de Anónimo

¿Llantas cromadas?, ¿1945?, el cromado como sensación, las mujeres eran cromos, los tubos de los toalleros también.

Era el material del futuro, pero ha llovido mucho, ya cromado solo el papel que los rusos dedicaban a sus ediciones de lujo.

La Llanta en Cuba, los rines en Miami, respetando la ubicación de los artículos y la naturaleza de los comentarios.

Y si lo que llevaba eran rines plateados, en Cuba se traduciría como llantas niqueladas, no cromadas.

Imagen de Anónimo

Me gustó el artículo, pero ese spanglish con "rines plateados" es devastador, :-)

La última vez que abrí un diccionario, se decía "llantas cromadas".

¡Editor, levántate de entre los muertos y anda... o el spanglish nos va a dejar sin neuronas!

----------------

Y ahí los dejo, que I'm going pa'l home in few minutos. les escribo pa'trá nex time; see ya!

Imagen de Anónimo

… y ahí tenemos al anónimo de las 2:46 pm enunciando el “credo”, sin que falte una letra, del cubano pedigüeño de hoy en día. Cuánto daño han hecho Fifo Castro y sus secuaces…

Imagen de Anónimo

Quiero libros, pero quiero moto tambièn

Quiero filosofía barata, pero quiero zapatos de goma

Quiero información pero quiero jama, jaaammmaaa

Imagen de Anónimo

Aquí esta la regulacion del gobierno federal publicada el 16 de Enero del 2015, por el Departamento del Tesoro, Oficina de Control de Activos Extranjeros. El tipo de transacciones que efectua esa empresa pudieran estar violando la ley de los Estados Unidos.

http://www.treasury.gov/resource-center/sanctions/Programs/Documents/31cfr515_new.pdf

Imagen de Anónimo

No son preciamente los cubanos de a pie los que pueden recibir cosas del Norte 

son los hijos de...

los familiares de...

los nuevos ricos y Los viegos ricos también.

es legítimo entonces?

creo que sí, porque la patria se de todos y por el bien de algunos