Martes, 21 de Noviembre de 2017
20:05 CET.
Economía

Analistas: El Gobierno ha conseguido lo que buscaba con la 'venta liberada' de autos

Archivado en

La "venta liberada" de autos parece funcionar exactamente como quería el Gobierno: Da una imagen de flexibilidad, pero se vende la menor cantidad posible de vehículos, consideraron analistas citados por la agencia AP.

Desde que entró en vigor hace seis meses el decreto ley firmado por Raúl Castro que autorizó la venta a cubanos y extranjeros residentes en la Isla de "ciclomotores de combustión interna, motocicletas, autos, autos rurales, paneles, camionetas y microbuses", las agencias estatales solo han vendido 50 automóviles y cuatro motos.

Los precios exorbitantes, que enfurecieron a muchos cubanos, no han variado. En un concesionario de La Habana, donde los vehículos se ven cubiertos de polvo e incluso oxidados, la lista incluye un Citroen C3, de seis años de antigüedad, a un precio de 46.000 dólares, cuando en Inglaterra puede conseguirse uno nuevo por unos 15.000 dólares. También un Peugeot 206, de 2008, que cuesta 85.000 dólares, cuando pueden conseguirse por 5.000 en la isla británica, indicó la AP.

Para adquirir un vehículo, el cubano promedio demoraría cientos de años puesto que su salario es de unos 20 dólares.

'Obviamente, no querían vender'

"Con esos precios, obviamente ellos no querían vender muchos coches, y no lo hicieron", opinó Philip Peters, analista y director del Centro de Estudios sobre Cuba en Virginia, Estados Unidos.

"Los únicos consumidores cubanos que pueden permitirse comprar (estos automóviles) son probablemente los músicos que lograron unas regalías buenísimas por su último disco, o quienes cobraron sumas fabulosas cuando vendieron su casa familiar. ¡Es una muy, muy pequeña porción de la población en la que se podría pensar en ofrecerles tales precios y, como vemos, una franja aún más pequeña que en realidad decidió pagarlo!", señaló.

Como él, otros analistas consideran que la política parece funcionar exactamente como se diseñó, para mostrar una imagen de flexibilidad de parte del Gobierno al levantar unas limitaciones, pero vender la menor cantidad posible de carros.

Muchos esperaban que el asunto de la venta de los vehículos se desarrollara en la misma cuerda de flexibilizaciones anteriores impulsadas por Raúl Castro, quien antes había autorizado la compraventa de viviendas, la ampliación del trabajo por cuenta propia y el usufructo de tierras.

Aquel día de enero cuando se levantó la restricción, los cubanos abarrotaron las agencias de venta y cientos de personas pegaron su nariz a los cristales mientras miraban atónitos los precios. Unos se reían nerviosos, otros expresaban su frustración.

Algunos pensaron que podría suceder como con la telefonía celular, cuya contratación estuvo prohibida para los cubanos en los 90, y abrió en la pasada década con precios astronómicos que luego bajaron.

Sin embargo, un reciente recorrido por varios concesionarios en La Habana encontró los mismos márgenes de beneficio, del 400 por ciento para los vendedores. Ni un solo cliente potencial estaba en esos locales y los empleados se negaron a hablar con los periodistas, aunque uno confirmó que los precios no habían bajado.

Las posibilidades van desde unos 25.000 dólares para un vehículo de producción china, usado, y sin los papeles propios para el pago de impuestos, a un máximo de 262.000 dólares por un Peugeot 508 nuevo, que es un coche familiar que costaría 53.000 dólares en Reino Unido.

Hay solo 11 agencias estatales de ventas en todo el país para los 11 millones de habitantes de la Isla, los mismos concesionarios que podría haber en una modesta ciudad latinoamericana.

'Solo 6.000 barriles diarios de gasolina'

No se cuenta con una cifra del parque vehicular cubano, escaso y repleto de automóviles viejos, pero el indicador del bajo consumo de combustible demuestra su nula presencia.

"Hoy Cuba consume diariamente alrededor de 140.000 barriles diarios de petróleo, de eso solamente alrededor de 6.000 barriles diarios de gasolina", dijo a la AP Jorge Piñón, experto en energía de la Universidad de Texas. "Es uno de los países en América Latina que tiene el consumo más bajo de gasolina".

Según Piñón, el argumento de que las autoridades temerían no poder afrontar la demanda de gasolina no es viable, aunque la infraestructura vial de la Isla no está en condiciones de soportar la llegada masiva de nuevos autos.

El país recibe decenas de miles de barriles de petróleo al día, en condiciones preferenciales, enviados por el Gobierno de Venezuela, una fuente que se ha mantenido estable pese a la reciente incertidumbre política en la nación sudamericana.

Según Peters, el Gobierno cubano no ve como una prioridad la compra de vehículos en el extranjero y prefiere gastarse las pocas divisas con las cuales cuenta en productos como alimentos o insumos industriales.

"El Gobierno no quiere hacer uso de sus reservas de divisas para importar automóviles para el mercado minorista", dijo Peters. "Por tanto, la única manera en que vale la pena para ellos importar un auto por 20.000 dólares y venderlo al por menor, es absorber 50.000 dólares en liquidez".

En el informe que presentaron las autoridades cubanas la semana pasada sobre las 50 compras de vehículos y cuatro motos dijeron además que el monto recaudado en las transacciones fue casi 1,3 millones de dólares. Según el Gobierno un 75% será invertido en mejorar el transporte público. Pero expertos como Peters aseguraron que esa cifra sería poco relevante para un sector que se encuentra muy deteriorado.

'Burlado y apuñalado por la espalda'

Rodolfo Cid, un ingeniero eléctrico de 55 años, hizo el único trámite posible para adquirir un auto antes del levantamiento de la restricción, trabajar en una misión afuera de Cuba y luego tener la autorización del Gobierno.

Hoy se siente burlado y apuñalado por la espalda.

La odisea de Cid comenzó hace seis años cuando era empleado de una empresa del Ministerio de la Construcción. Le ofrecieron un contrato en Venezuela. Caracas pagaba a La Habana 3.000 dólares mensuales por su trabajo y el Gobierno le entregan 600 dólares a él, una cantidad modesta pero muy superior a los 20 dólares de sueldo promedio en Cuba.

Una vez que terminara su misión de tres años, obtendría la "carta", como se denominaba a los permisos para adquirir vehículos.

"Tenía que ponerme un una cola y esperé dos años a que llegara mi turno", explicó Cid, un ingeniero eléctrico de 55 años, quien estuvo en Venezuela hasta 2011. Su plan era poder convertir el automóvil en taxi y contribuir a incrementar el ingreso de su familia, más aún cuando en 2013 se quedó sin empleo.

En realidad estaba cerca de lograrlo pero en diciembre de 2013 se enteró por la prensa de que el mecanismo de la carta se suspendía y cualquiera podría adquirir un vehículo. El tres de enero, cuando salió la nueva normativa, Cid sintió que el mundo se le caí encima.

"Estaban traicionando la confianza en las instituciones que podía tener gente", dijo Cid. "Tanta gente que les deserta… y, en definitiva, los que no lo hicieron se enfrentaban con esto".

La carta para la compra de los vehículos estaba destinada a quienes justificaban sus ingresos mediante cooperación internacional, como médicos y técnicos, o a determinadas profesiones, como diplomáticos, deportistas o artistas.

En 2011, en una medida separada, el propio Castro había autorizado la compraventa de autos entre particulares que se mantenían en un precio un poco por encima de las cartas de permiso para comprar en las agencias y, en consecuencia, desde enero también este sector se disparó.

"Es absurda esa cantidad de dinero, yo no le puedo llegar ni al más chiquito", dijo Cid.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

si pero los cubanos celebran a alemania!

Imagen de Anónimo

poco tráfico?... carreteras infames, muchos accidentes para el poco circulante que hay, vehiculos hipercontaminantes ( no hay más que ver a que huele la Habana con 4 carros con el motor encendido),..seguros??..que es eso???...todo es penoso y triste en la Isla de los sueños y las ilusiones rotas..lo de la venta de carros..mejor ni hagan cuenta, mañana se inventan que venden las playas a extranjeros a 1 millon de dolares el metro cuadrado..son unos genios.

Imagen de Anónimo

Burla tras burla y el mundo mira para otro lado

Imagen de Anónimo

Al Cid Campeador lo dejaron vestio' y alborotao',con lo viejo que eta' creyendo en el diablo.

Imagen de Anónimo

Veámos el lado positivo del bajo consumo de gasolina en Cuba: poco inquinamento, poco tráfico=pocos choques, seguros bajos... un medioambiente sanísimo...ahora si hubiera un vasito de leche... 

Imagen de Anónimo

y cuando no han conseguido lo que se proponen?

Imagen de Anónimo

Habría que ver que carros usan Antonio Castro, Mariela Castro, Silvio Rodríguez y toda la corte imperial.Seguro que Lada no son.

Imagen de Anónimo

Eso demuestra cuan equivocados ssiempre han estado los que han confiado en los asesinos Castro...los que les han dedicado su vida entera, ahora viven en la miseria y el gobierno se caga en ellos literalmente...No se puede confiar en asesinos y maleantes como los Castro y el cuerpo de torturadores que los defiende, el G-2...La unica solucion es largarse de alli (yo lo hice en 1998 y estoy superfeliz de habersela dejado en los callos a esos hijos de la gran puta) y esperar quizas que la miseria generalizada provoque una division dentro del gobierno que comienze la gran matazon de miles de hijos de perra, imprescindible para limpiar  minimamente el pais y comenzar la reconstruccion...

Imagen de Anónimo

Otra muestra del brutal bloqueo de los castro al pueblo cubano, una gigantesca estafa que no es denunciada en ningun tribunal,.. Cua es el país donde los servicios y las ventas son las caras del  mundo , donde la salud y la educacion son financiadas por el extranjero ,  no son demandables y su objetivo son  el adoctrinamiento, el sometimiento y la indefension popular.

Imagen de Anónimo

Venta deliberada no: Estafa deliberada y a la cara...!.