Política

La grandeza del nombre y la miseria del resultado

Después de haber sido cooperativistas, héroes del trabajo o millonarios, ahora son llamados ubepecistas, finqueros o cuentapropistas, pero jamás campesinos. ¿Qué pasa con ese nombre?

El 24 de septiembre de  2009 se realizó en la Habana un debate organizado por el Proyecto Cultural Temas titulado "Cultura agraria, política y sociedad". Entre los invitados al panel estuvo Mavis Dora Álvarez que, según aparece en el número de la revista que reprodujo el encuentro (no. 61, 2010), es ingeniera e investigadora.

En su intervención Mavis Dora  Álvarez dice: "¿Cómo se les llama a los que trabajan en las UBPC? 'Ubepecistas'. ¿Qué es eso, de dónde salió esa palabra, que tradición comporta, qué significa en la cultura agraria cubana ser 'ubepecista'? No significa nada, es una pérdida total de la identidad. Ahora, entre las formas que se están tratando de introducir para paliar esta situación y encontrar ese camino estratégico de la agricultura socialista, se están organizando fincas familiares en algunas UBPC con los propios cooperativistas de ella. ¿Cómo se les está llamando a las personas que trabajan en esas fincas familiares? Siempre se les llamó campesinos, la agricultura campesina es de trabajo y economía familiar; pero ahora se les denomina 'finqueros'. Ateniéndonos a los patrones culturales, al acervo cultural de este país, ser una cosa o la otra, no es nada. El otro típico nombre que se está usando es 'usufructuario'. Así se ha llamado al que está recibiendo tierras en usufructo por el Decreto Ley 259."

Mavis Dora Álvarez anota la política del Estado tendiente a ignorar los nombres de prácticas tradicionales y la falta de contenido, la capacidad de no ser nada, de los que se crean en sustitución.

Cualquier práctica, agrícola, social, comercial o de otra naturaleza, queda desconectada de su pasado por el solo cambio de nombre; es ese cambio el que le quita como mínimo, por muy semejantes que sean, su identidad. Pero la condición de nuevo no supone falta de arraigo para un término. Aún cuando la práctica agrícola haya cambiado poco, un evento de cualquier índole podría requerir su redefinición. De ser exitoso el cambio, los años darán a la denominación su historia y le legitimarán socialmente. Un cochero pasa a ser chofer por la índole del vehículo que conduce, la majestad pasa a ser señorío por el cambio en el sistema social que le pone al frente del Estado, una patriota soberanista se convierte en gusana por la miseria moral del déspota que la denomina, todas son definiciones que alcanzan notoriedad y, por las razones que sean, determinan nuevos hábitos y prácticas.

En las entrevista acopiadas por Maylan Álvarez en La callada molienda (Premio Memoria del Centro Pablo de la Torriente Brau, 2012) no son pocas las referencias a denominaciones que solo se hicieron corrientes en nuestro país después de 1959. Héroe Nacional del Trabajo, Bon de los 500, miliciano, donante (referido a los donantes de sangre), millonario (referido a los millones de arrobas de caña cortada), cooperativista, todas ayudaron a caracterizar el nuevo panorama laboral del país desde muchos puntos de vista. Estos términos consiguieron generar sentido y por décadas numerosos obreros se posicionaron a su sombra.

Sin embargo, toda redefinición tiene también ciertos riesgos de cara al futuro. Como señala Mavis Dora Álvarez, el nuevo término dificulta la identificación con aquél al que denomina, si se pierden las razones que lo inspiraron poco se puede argumentar para conservarlo y, de forzar su mantenimiento o implementar nuevas redefiniciones, el nuevo concepto y la práctica que pretende nombrar desviarán sus rumbos sin reconocerse.

Eso pasó en Cuba cuando el modelo de desarrollo importado de la antigua URSS colapsó con ella y con el resto del campo socialista. Décadas de una agricultura ineficiente, extensiva y de altos costos colapsaron de pronto sin que fuera posible, para tantos donantes, millonarios ni cooperativistas, mantener siquiera la producción de alimentos básicos, sacrificada en pos de la caña de azúcar.

Las definiciones son frágiles, pero la ausencia de historia y arraigo las hace aún más débiles. Podríamos preguntarnos entonces: ¿Por qué la insistencia del Estado castrista en desvincular al campesino del nombre que le identifica a través de la historia y del espacio geográfico, como denuncia Mavis Dora Álvarez?

Una de las causas de este encono, o cuando menos rechazo del término campesino, es la misma por la que se llama al empresario o comerciante cubano con el término marginal de cuentapropista.

El campesino y el comerciante fueron un problema siempre para el socialismo estatista. Ambos trabajan de manera autónoma, el rigor de sus empresas y el conocimiento particular que deben poseer respecto de aquello que les ocupa, hace que sean reacios a totalizaciones propias de las doctrinas. La calidad de la tierra puede variar la forma de cultivo de cualquier hortaliza, el deterioro del suelo a través de los años cambia las formas de cultivar en la misma región y la adaptación de la tecnología y el saber científico, es también variable. Para lidiar con tantos parámetros, hacen falta personas que permanezcan en el lugar por décadas, que se responsabilicen con sus resultados, que puedan pasar a sus descendientes el conocimiento adquirido y, sobre todo, que tengan autonomía.

Nada de eso está dispuesto a garantizarlo, al menos no como derecho, el castrismo, y privar a una persona de autonomía es una acción que se legitima cuando aparece un nombre que lleve implícita esa pérdida. De ahí que el campesino de ayer, fuera convertido en cooperativista, Héroe Nacional del Trabajo o millonario, y que desmontado todo el imaginario que lo contenía, volviera a su casa, pero para ser ubepecista, finquero o cuentapropista, jamás campesino.

El estatismo castrista se pudo dar cuenta rápidamente de la dificultad que ocasiona el trabajador autónomo para sus maniobras totalizadoras. Si la primera Ley de Reforma Agraria de 1959 mantenía la posibilidad de conservar una cantidad de tierras que le aseguraban al campesino la prevalencia de su condición, la Segunda Ley de Reforma Agraria destruyó cualquier posibilidad de ello[1]. Las subsiguientes "ofensivas revolucionarias" contra el pequeño sector privado que podía de manera artesanal procesar productos del agro, la creación de una institución como Acopio que privó al campesino de la comercialización libre de su producción y las presiones estatales para conseguir la integración cooperativa, convirtieron el campo cubano en un espacio fértil para la arenga, pero no para la siembra.

Arenga es cuando en el Documento programático de la reestructuración de la industria azucarera, recogido por Maylan Álvarez en la primera parte de La callada molienda, se afirma que: "Las tierras que liberarían las actuales áreas cañera que ascienden al 62% del área agrícola, se emplearían en la producción ganadera —carne y leche—, en el cultivo de viandas, frijoles, así como de hortalizas en organopónicos y huertos intensivos, lo cual incrementaría la disponibilidad  de alimentos para las propias familias azucareras y para toda la población, redundaría en la sustitución de importaciones y en la creación de nuevos empleos para trabajadores cañeros, azucareros y sus familiares".

Y añade: "Una parte de esas tierras liberadas de caña se dedicará a áreas forestales, tanto a bosques industriales, con el propósito de utilizar su madera y  la pulpa de esta, lo que proporciona un alto valor agregado, como a bosques naturales asociados a la producción de frutas, producto que también demanda el consumo nacional y la exportación".

Esta afirmación, que no debe haber movido a risa a los campesinos cubanos que iban a quedar sin empleo por la gravedad implícita, es respondida por Luis Pita Suárez, un tecnólogo azucarero nacido en 1950 que testimonia a Maylan Álvarez en La callada molienda: "Después de lo del central se creó una granja. La granja agroindustrial Julio Reyes Cairo. Pero el nombre no se corresponde porque de agro tenía algo, pero de industrial no tenía nada. Era una empresa de nuevo fomento. No tenía una estructura creada. No era rentable tampoco y en la actualidad prácticamente está desintegrada, porque no hay respaldo económico. Incluso tuvimos etapas de dos y hasta tres meses sin cobrar, no se nos podía pagar el salario porque la empresa no tenía cómo buscar el dinero".

Al señalar las carencias de una granja supuestamente agroindustrial, Luis Pita señala, como Mavis Dora Álvarez, el nombre mal puesto, la grandilocuencia usada para encubrir una farsa que ya a tales alturas solo puede clasificar como burla.

Si la euforia revolucionaria permitió la emergencia de un puñado de conceptos, su legitimidad duró lo que los créditos soviéticos pudieron sostener.

Con el fracaso que a la revolución le propició Fidel Castro todos sus términos perdieron sentido, y la palabra campesino, que en algún momento pudo haber sido sinónimo de explotado, hombre sin tierras u olvidado, emerge, menos por desmentir la condición precaria con que antaño se identificaba, que para manifestar la iniquidad que los nuevos conceptos encubren. El castrismo sabe eso, la presión que los antiguos términos realizan en el presente para su restablecimiento son el resultado de la evidencia en que ha quedado su despropósito y perversidad.




[1] Opinión  semejante a la descrita puede encontrarse en el mismo debate reproducido por la revista Temas, allí dice Armando Nova, uno de sus participantes: "Después del triunfo de la Revolución se realiza la anhelada reforma agraria. Primero, la de 1959 y después la de 1963, mediante sendas leyes. Esto provocó cambios estructurales significativos en el contexto de la economía cubana, pues entregó la propiedad de la tierra al que la trabajaba en ese momento y no era dueño de ella, ya fuera precarista, arrendatario, sub-arrendatario, etc. Ese fue un paso muy importante; pero realmente la Reforma Agraria no hizo una total distribución de la tierra de los latifundios expropiados, por cuanto, al finalizar 1963, 75% de la tierra estaba en manos del Estado, así como todo el ciclo de producción, distribución, comercialización, etc. Este fenómeno, indiscutiblemente, no favoreció la vinculación del hombre rural a la tierra, más bien contribuyó a su separación, y le dio continuidad a lo heredado. Era el latifundio en otra modalidad, cualitativamente diferente en cuando a su finalidad, pero que también enajenaba al trabajador agrícola" (Temas, Panel "Cultura Agraria, política y sociedad", intervención de Armando Nova p. 89)

 


Este artículo es un fragmento de un ensayo que aparecerá próximamente en la revista Identidades.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

ABAJO BATISTA..........QUE LLENÓ A CUBA DE PROSTITUCIÓN Y MISERIA.........REGALANDOLE   LA   CLARIA  (perdón la patria)  AL CAPITAL EXTRANJERO  Y  CONVIRTIÓ  A  CUBA  EN  UN  BURDÉL...........EL PUEBLO  MURIENDO DE  COLERA.... DENGUE.....(ni cuando la colonia) Y LA ARISTOCRACIA  Y  LA  BURGESÍA   "GOZANDO"...........Y  ahora una pregunta acerca de la "Reforma Agria" esa.....QUE PARTE DE  BIRÁN  LE DIERON A LOS MAS  DE  500  ESCLAVOS  QUE  TRABAJABAN ALLÍ ? .........(no me refiero al "cabo paa de raúl; si no a los  negros semi esclavos (que el mismo combatió cuando fué  amnistiado de su larga condena por hacerse "voluntario del rey en la colonia allende el caribe)    "LA  REFORMA  AGRIA"......."TODO ES DEL PUEBLO"

Imagen de Anónimo

La imagen lo dice todo. El campesino encima de la asperjadora mecánica, que está preparada para ser tirada por un tractor y con una bomba conectada a una toma de fuerza... pero hay dos bueyes.

Fue mucha la desidia y aún mayor la corrupción que rodeó a la Agricultura en los diferentes niveles. Hace años recuerdo a una importadora que compró decenas de estas asperjadoras (eran de color verde) y como no servían "contrataron" a los mismos que las homologaban para hacerlas entrar.

Los funcionarios fueron a Italia, y volvieron con buena pacotilla.

Imagen de Anónimo

Anonimo.- Cada vez que el comunismo se apodera de un pais, la economia en toda su exprecion y contenido, se deteriora, porque el comunismo lo que le intereza es el poder a base de robarle al pueblo todo sus esfuerzos por desarrollarce en terminos de dinero para poder mantenerce en el poder. Miren a Venezuela que antes de Chavez era prospera y ahora con Maduro esta dentro de los paises pobres de latinoamerica, teniendo los pobladores que hacer largas filas en los supermercados para lograr comprar lo que se esta vendiendo porque los productos que estavan en los Super antes de Chavez ya no estan y escacean, todo lo que el pueblo estava acostumbrado a obtener. El comunismo es el destructor numero uno de la economia de cualquier lugar en que se instaure, y es solamente por una sola cosa que es de mantenerce en el poder a expensas de la voluntad de los pueblos y nada mas. ABAJO EL COMUNISMO, ABAJO FIDEL RAUL Y TODOS SUS SEGUIDORES, QUE VIVA CUBA LIBRE DEL COMUNISMO ASQUEROSO.

Enviar un comentario nuevo

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.