Sociedad

Ir de tiendas

Alamar: en este 'período especial' en que vivimos, cualquier lugar puede ser punto de partida para un extraño viaje.

Estando en una tienda en pesos cubanos, en Alamar, entendí que cualquier lugar puede ser punto de partida para un extraño viaje.

Pretendía acceder al área de "ropa reciclada", demarcada por una soga extendida y atada a dos mostradores. Así que en cuanto la distraída dependienta, que conversaba con alguien (de espaldas al público) se enteró de mi presencia y me autorizó a pasar, tuve que inclinarme humilde e incómodamente bajo la soga para acceder a donde estaban las perchas.

Me maravilló la mala presencia de la mercancía: pulóveres desteñidos, algunos manchados o con algún descosido. Las perchas ladeadas, la ropa manoseada y reubicada de mala gana, supongo que por clientes anteriores. Todo viejo, pasado de moda, con olor a abandono. 

Mi mente enlazó la sensación que me oprimía con un recuerdo inesperado: un libro que leí por los 90, Poesía ignorada y olvidada, un ensayo que recoge lo que sobrevivió de la tradición oral de culturas barridas por la civilización, en todo el mundo.

No recuerdo el autor de la compilación, solo un poema que ha permanecido en mi memoria más con el sentido que con las palabras textuales.

Los versos hablan con la voz de una mujer envejecida, que en una región remota, enfrentando una helada cuyo soplo se filtra por los resquicios de su cabaña —el abrigo insuficiente, el hambre royéndola—, piensa en el hijo que nunca llegó a formarse en su vientre, ya estéril, y se alegra en silencio de que no esté ahí, pegado a su seno, su carne tierna expuesta al sufrimiento.

Yo, a veinte años de haber leído el poema, a siglos de que fuese creado, frente a esas perchas, pensé en mi madre, fallecida hace tres meses. En cómo siendo aún joven le gustaba ir "de tiendas", y en esa alegre peregrinación, más que a elegir, se dedicaba a soñar con lo que compraría cuando "se pudiera".

Echando un vistazo a mi alrededor comprobé la ausencia de un probador y hasta de ese trozo de espejo que en tiendas parecidas alguna dependienta ofrece, solo para tener una idea de cómo nos queda la prenda elegida, que en este caso hay que probarse a la vista de todos, encima de la ropa puesta.

Miré el resto de los productos: herramientas, detergente líquido aguado (no importa si viene sellado), jabones sin estuche, toda una parafernalia sin calidad ni estética. Nada que se compre por la tentación del gusto, sino por estricta necesidad.

La tienda misma tenía una puerta clausurada, rejas de pura cabilla, sin adornos, alguna que otra tabla reemplazando un cristal roto, completando el efecto de aplastante decadencia.

Y por cada detalle de estropicio o de mal gusto, por cada segundo de desatención, me reconfortaba pensar que mi madre no me acompañaba en mi sensación, que ella no será más testigo obligado del desplome (en cámara lenta) que nos ha tocado experimentar a los cubanos. Hijos de la ignorancia y el olvido, del "período especial" sin fecha de caducidad.

Comentarios [ 13 ]

Imagen de Anónimo

Anónimo - 13 Mayo 2014 - 2:03 am.

Deje de pagar la luz un mes y compre un libro de ortografía, para que lo "extrene"

Mis profesores nunca hubieran permitido semejante falta, claro que todos ellos sí eran titulados y no emergentes.

Imagen de Anónimo

Otra Gran Mentira en Toda Cuba Nadie Comercializa Ropa Usada Si lo que los Cubanos Tenemos es que Podemos dejar de Pagar la Luz el Agua con Tal de que Cada vez que salgamos de Fiesta extrenar Ropa Nueva los Cubanos somos Muy Fiesteros siempre ropa Nueva.

    Estamos Hablando de Cuba No de EEUU Mexico Guatemala Haiti el Salvador Belice etc. Paises Donde la Gente Compra Ropa Usada en Cuba No existe en Ningun Municipio la Venta de Ropa Usada.

Imagen de Anónimo

Entre mis recuerdos veo a mi madre cuando me llevaba de compras a "La Habana" esas tiendas: El Encanto, Flogar, Fin de Siglo, La Época, los ten-cents, para comprar telas se iba hasta Muralla dónde se conseguían a muy buenos precios. De repente todo eso terminó, cuando llegué a España al día siguiente de mi llegada unos familiares me llevaron a unos grandes almacenes, además era época de rebajas con lo que la afluencia de público era tremenda, no podía dar crédito a lo que veía: estanterías llenas de mercancías de todo tipo como en la época de mi niñez. 

Gracias Fifo por haber llenado a Cuba de miseria y destrucción.

 

Imagen de Anónimo

es precio a pagar por los pueblos que eligen el comunismo....asi de sencillo.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 8 Mayo 2014 - 4:52 pm eres un poco lento de entendederas mijo, a ver, que ni te has dado cuenta, te lo explico....el autor ha utilizado una foto que es de comercios particulares en Cuba pero no del que se habla especificamente en este artículo......hay madre verguenza tendría que darte tu corta comprensión lectora.

Imagen de Anónimo

Si se fijan bien en los precios que aparecen en la foto, se darán cuenta que son en cuc y la articulista se refiere a tiendas que venden ropa reciclada en moneda nacional, es decir en pesos cubanos que no valen nada.

Imagen de Anónimo

Si ese mismo recurso q utilizan los comunistas,tu me llamas de mentiroso y niegas loa estamos viendo,eres un buen pionerito,Ási lleva cuba 55 anos

Imagen de Anónimo

ANO 4.52. Que tú seas un/a mentiroso/a no te da derecho a generalizar. Has escuchado aquello de que el ladrón juzga por su condición? Esa foto es uno de los tantos puestos de cuentapropistas vendedores de ropa, en su mayor parte, procedente de Ecuador. En ningún momento el pie de foto dice que sea la tienda que se menciona en el artículo. Vamos, que la cabeza no es sólo pa' piojos y pelos. No es obligatorio opinar!!!! Algo que no acabn de entender la mayor parte de los cubanos

Imagen de Anónimo

Estamos tan acostumbrados a mentir,q lo hacemos por inercia,esta persona hace un artículo q niegaa lá foto q lo ilustra,se ven ropas normales y ella nos detalha trapos,q verguenza

Imagen de Juan

Los de a pie se están despertando pero muy despacio. Ya gritan cuando ven que están arrastrando a unas de las damas de blanco, pero yo creo que esto tiene que ser mas contundente y siempre que estén en presencia de  una golpiza por los esbirros. Tienen que gritar para que dios los escuche.