Opinión

Puñalada en televisión

Juan Manuel Cao, conductor del programa televisivo 'El Espejo', ha acusado al músico Francis del Río de infligirle una puñalada trapera.

Juan Manuel Cao, conductor del programa televisivo El Espejo, de América TeVé, ha acusado al músico Francis del Río de infligirle una puñalada trapera. La noche de los hechos, Cao invitó al susodicho y al también músico Robertico Carcassés, ambos con residencia en la Isla, miembros del grupo Interactivo y de visita en Miami, a ser entrevistados ante las cámaras. Y antes de que se encendiera la lucecita notificadora de que entraban en pantallas, Francis del Río pidió a Juan Manuel Cao (según testimonio de este) "no hablar de política y que lo llevara suave".

Pacto hecho, Cao lo llevó suave. En ninguna de las respuestas dadas por Francis del Río se aludió a tema político. Si bien en los minutos finales del programa, en posesión del micrófono, el músico se explayó improvisando de esta manera: "Yo te voy a decir, Juanito, las cositas que yo quiero. Tengo también mi derechito, como cubano, a ser sincero".

Del Río pidió a continuación el fin del hambre en África y Latinoamérica, y agregó este otro propósito: "Que liberen a los héroes que están aquí, que son mis hermanos como también lo eres tú, que son gente linda, como también lo eres tú".

Es de desear que todos los televidentes hayan podido sobrepasar el sofocón de toparse, en el programa de Juan Manuel Cao, con un repetidor de Randy Alonso. Esos héroes referidos por Francis del Río son los espías de la Red Avispa, recluidos en cárceles estadounidenses. En cuanto a lo musical, su improvisación fue puro marabú, cosa buena para hacer carbón. No obstante, ¿puede entenderse como una puñalada trapera al conductor del programa? ¿De qué traición habla Juan Manuel Cao?

Francis del Río no dejó de cumplir el acuerdo que hicieran antes de salir al aire. Avisó que no quería hablar de política, y no habló de política: cantó. Por su parte, Juan Manuel Cao apuró demasiado ese pacto: debieron acordarlo, no antes, sino después de que aquella lucecita avisara. Así habría ofrecido a sus televidentes el momento en que el luego abogado de espías se engurruñaba de temor y le pedía no tratar ciertos temas.

De política sí que hablaron Juan Manuel Cao y Roberto Carcassés. De la intervención de este último en la Tribuna Antiimperialista de La Habana, alias Protestódromo, en noviembre pasado. Allí y entonces se exigía del Gobierno estadounidense la excarcelación de los espías de la Red Avispa, y Carcassés abogó por el libre acceso a la información dentro de Cuba, así como por  elecciones presidenciales mediante voto directo. (A lo que él sumó un par de puntos de índole personal, que incluyeron la compra de un auto y la liberación de una ciudadana de nombre María, sin apellido que conste.)

La entrevista de El Espejo versó acerca de esos pormenores. ¿Cómo Cao no alcanzó a entender que su otro invitado no hizo más que repetir, en distinto escenario y con reclamaciones distintas, el número de Carcassés en la Tarima Antimpe? Juan Manuel Cao podrá, por supuesto, celebrar lo emprendido por uno en La Habana y repudiar lo perpetrado por el otro en su programa, pero de ahí a sentirse traicionado…

Las autoridades cubanas debieron sentir traicionada, en noviembre del año pasado, la confianza depositada en el joven Carcassés, quien aprovechó un evento político de envergadura, evento televisado, para colar su agenda propia y disidente. Los jefes en La Habana debieron sentir que Robertico les había metido una señora puñalada trapera. ¿Por qué, antes de hablar de traición, el conductor de El Espejo no se miró en el espejo deformante de aquellos jefangos?

En cualquier caso, si Cao desea persistir en la versión del perforocortante, haría bien en no confundir el sitio de la herida. Porque la puñalada que Francis del Río le infligió no estuvo ni mucho menos en musicalizar consignas del Protestódromo sin previo aviso, sino en compararlo con los espías presos. En comparar lindura con lindura.  Y, no bastándole tal arremetida, en fundar lazos de familia entre todos ellos: hermanos Francis del Río, Juan Manuel Cao, Espía Uno, Espía Dos y Espía Tres.

La verdadera puñalada trapera está ahí. Pero suponerla en lo contraproducente o inoportuno de un reclamo político es no saber, no solo dónde está la herida y dónde está lo hiriente, sino dónde pueda estar la democracia.

En La Habana, no. En Miami, ¿no?

Comentarios [ 26 ]

Imagen de Anónimo

Señores, el problema no es la libertad de expresión que en este caso, Francis ejerció. El problema fundamental aquí es la falta de consistencia de muchos artistas cubanos cuando asisten a un programa sabiendo que el tema fundamental de la entrevista no va a ser "la música".

Si se asume esa responsabilidad lo menos que podrían hacer estos artistas es ser "consecuentes" y, antes de pronunciarse, al menos documentarse sobre la historia y el por qué esos llamados "cinco héroes" están en prisión. De lo contrario, como sucedió en este caso, sólo actuarán como simples "voceros" de la dictadura que desde la isla ha manipulado este hecho hasta la saciedad para desviar la atención de los males mayores que sufre Cuba.

Francis no ha dejado de ser otra marioneta hueca al servicio del nefasto retablo político alimentado por los Castro.

Imagen de Anónimo

Señor Juan Manuel Cao:

Despues de la puñalada que le han dado espero que reconsidere a quien va a llevar a sus programas, para que no caiga en ridiculo, acuerdese que con aquel sistema no se puede dialogar porque ellos siempre tienen la razon desgraciadamente, si tienen miedo que no vayan a ningun progarama ademas que no vengan al Imperio como ellos le llaman y le gusta mucho , espero que le sirva de experiencia y no lleve mas a sus programas a los medrioques y miedodsos de alla, que lo que vienen es a llevarles $$ al gob. de Cuba.

No se deje engañar que ud. es muy bueno para caer en eso y lo admiro porque defiende la libertad en todas las tribunas.

 

Imagen de Anónimo

Y el de la foto es el "cantante"? Lo veo con cara y traje de payaso. Señores, mírenlo bien. Sin ánimo de despreciar a alguien, ese tipo es un payaso que quiere llamar la atención, ese no sabe ni quienes son los presos ni por que están presos, eso no sabe nada de nada, es un hombrecito nuevo sin moral ni principios, ni conocimientos, lo que lo mueve es la "fula" y un poco de protagonismo. Obviemoslo, no vale la pena y estoy de acuerdo en que a este tipo de personajillo no hay que darle promoción, ahí esta el error.

Imagen de Anónimo

donde existen principios y libertad no deben haber acuerdos  de ese tipo , los musicos viajan aqui a miami por dinero y cobran cosa que me parece logica y deben estar concientes que si van a programas  de este tipo aqui nadie quiere a dictadores y nadie va a celebrarle la doble moral ni cuidarle el viajesito  ,asi que cao espero que le sirva a usted de experiencia y no asuma usted tambien una doble moral con sus entrevistados

Imagen de Anónimo

PARA QUE INVITAN A ESTA CLASE DE GENTE??????? no se dan cuenta que traen en PROPOSITO...........hacerle PROPAGANDA A LA DICTADURA.

Imagen de Anónimo

El solo hecho de que se comente algún acontecimiento ya es un avance en la vida de los presentadores de TV,sea bueno o malo,aquí Caos sale favorecido y gana más,lo que resulta denigrante es permitir que se divulguen esas insanas ideas con la anoencia del gobierno,como no puede ningún artista de aqui Ej:William Chirino hablar en la TV de Cuba sobre la vida de los cubanos y tener que soportar que defiendan a esos asesinos,total al final salen de ahí y van para el Verailles a comer y tomar café cito cubano.

Imagen de Anónimo

Me parece que nos queda mucho recorrido para entender la democracia, lo menos malo de todos los regimenes existentes. El respeto a las opiniones es por lo que abogan los democratas, sin distinción de derechas, centro o izquierda. Si el tal Francis éste, quiere decir lo que quiera que lo diga. Si pacta no hablar de política quien debió valorar si era atractiva su presencia en su prgrama es el conductor del mismo, el  Sr. Cao.

Desde la democracia sin agredir, habría que haberle explicado a este Sr que los espias de la red Avispa fueron los causante de la muerte de varios civiles, que cogieron sendas avionetas y presuntamente violaron el espacio aereo de un pais, que tampoco lo permite nadie, lo más jodido, y como siempre pasa el lider de esos vuelos el sr. Basulto todavia vive y los infelices fueron masacrados y desaparecidos por los cazas cubanos.

Quizás ese alcornoque de Francis a lo mejor no lo sepa, porque los dueños de la Finca siempre ocultan la verdad. No actuemos los democratas coartando la libertad de expresión, seríamos repetidores involuntarios de la esencia de la dictadura cubana que es cercenar libertades de todos tipos.

Imagen de Anónimo

Yo creo q la gente de cuba nod eberia de venir aqui a nada puesto q los aeitstasd e aqui no van alla a nada

Imagen de Anónimo

Leyendo este articulo, pienso que el que quedo mal fue Cao por hacer "pactos" con esta gentuza. Si yo fuera Cao, y tuviera invitados en mi programa, cuando me hacen la peticion de que los lleve suave les contestaria, esto es una democracia, y este es mi programa, yo pregunto lo que me de la gana y tu respondes lo que se te antoje, o te puedes negar a responder si es tu deseo. Y si no te conviene o tienes miedo de hablar, agarra la puerta que es mas facil. Como dice un dicho muy cubano "el que se acueta con niños (en este caso, enanos mentales) amanece meao". A esta gente hay que darles el chance de que hablen lo que quieran a fin de cuentas estamos en democracia, pero tampoco uno puede abandonar el derecho de preguntar y de decir lo que uno quiere. Yo pense que Cao era mas inteligente.

Imagen de Anónimo

A este despreciable ser el tal Francisco, parece que la cartilla se la leyeron hace tiempo para empezar ya no son 5, son 3 lo que quedan en prisión y van a estar por mucho tiempo si es que no se mueren antes de cumplir hay uno de ellos el más criminal que tiene dos cadenas perpetuas o sea que aunque resucite ya tiene otra vida en prisión. Y este "llamado cantante" el futuro lo tiene muy negro después de lo que hizo por un poquito más de comida.