Opinión

El ombliguismo cubano

Archivado en:

'El mundo está pendiente de nosotros': Sobreestimándonos, mitigamos nuestra miseria.

La perversidad del chiste nos asociaba con ciertos personajes que castigaban las librerías de Buenos Aires. Nos decían "los argentinitos del Caribe". El signo —al parecer— no solo remite a un complejo de inferioridad sino a la larga agonía de un proyecto resquebrajado, roto.

Porque del pretérito imperfecto al presente histórico, el futuro cubano aún bebe en el Bar Esperanza. Se emborracha hasta creerse esencial, imprescindible, global, ineludible.

Ombligos que se admiran a sí mismos, ni siquiera discretamente: Yoyomí o Mimiyoyó. "El mundo está pendiente de nosotros, tenga mucho cuidado", le dijo una funcionaria de Relaciones Exteriores a una profesora del Instituto Superior de Arte, hace un mes, cuando por primera vez salía de Cuba en un viaje de trabajo a España.

La vergüenza que provoca no es ajena. Por lo menos para los que Cuba —la "patria" se oye demagoga— todavía nos duele. Pero el ridículo sigue engendrando codazos disimulados, miradas al cielo, sonrisitas de burla entre los que presencian ese delirio de grandeza "tan cubano como las palmas".

Por supuesto que mucho de ese ombliguismo forma parte de la astuta propaganda oficial. Es decir, mitigar con esa sobrestimación la miseria de un país para colmo pequeño, insignificante en el mundo actual. Cuyos votos en los organismos internacionales apenas despiertan interés entre los bedeles y secretarias.

Prueba de ello es la conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que acaba de concluir en Bali, Indonesia, con la firma de un acuerdo para liberalizar los intercambios de mercancías en el planeta. Tras una perreta inicial del delgado del régimen cubano, donde condenó el embargo de Estados Unidos y a gritos se negó a aceptar el borrador; las presiones de algunos países como Brasil y China obligaron a que Cuba callara, aceptase el aperturista acuerdo, capaz de generar según especialistas hasta 20 millones de nuevos empleos. Y todo porque según los estatutos la aprobación tenía que ser unánime, los 159 estados miembros debían emitir un voto favorable.

De ser por mayoría, ni siquiera hubieran reparado en el archipiélago que debe dirimir los problemas con su vecino del norte sin molestar al comercio mundial, lograr mediante negociaciones directas el regreso a una normalidad que se pierde en la Guerra Fría, en la bravuconería de un caudillo, en la ausencia de democracia y respeto a los derechos humanos.

Porque el ombliguismo gobernante se basa en un patología local: los ancianos guerrilleros se creen insustituibles, padecen el extremo delirio de quienes sobreviven convencidos de que son la mejor generación en la historia de Cuba, los héroes, los titanes no de bronce sino de platino.

Bajo esa premisa enferma aún actúan. Y desde luego mandan, contaminan, excretan Lineamientos

Quizás lo peor —desde la crisis de los misiles en octubre de 1962, hace 51 años y hasta hoy— es cómo muchos cubanos se han dejado contagiar por el ombliguismo de Fidel Castro. Su caciquismo tercermundista cuando era un peón de la Unión Soviética desparramó entre casi todos nosotros —en algunos como mecanismo de defensa— un pernicioso individualismo, casi narcisista. Idea del bobo que se cree merecedor. Idea tonta de quienes necesitan reconocimientos, aplausos, medallas, premios…, sin darse cuenta de que en la historia de la humanidad esos "reconocimientos" han sido la mejor arma del poder, de los poderes.

No fatigo con enumeraciones, adoloridos ejemplos del ombliguismo de los cubanos en La Habana o en Miami, entre profesionales u obreros, sin distinciones raciales, de género y generaciones. Cada lector cubano de este artículo puede encargarse de enunciar alguna de sus experiencias.

Tal vez algún psiquiatra, historiador de las ideas o sociólogo, encararía el tema con mayor hondura, matizaría argumentos y contextualizaría evidencias que aquí omito o apenas enuncio; como la que caricaturiza al atribuir el mal solo a lo que fuera "revolución", cuando se sabe que —por ejemplo— entre artistas y académicos suele ser un defecto no solo abundante sino intemporal.  

El fenómeno —de las esferas públicas a las privadas y viceversa— tiene además un desafío: ¿Cómo revertir el ombliguismo? ¿Cómo lograr que el otro y lo otro establezcan un diálogo con los ombligos? ¿Cómo posibilitar que nos veamos completos, sin exageraciones patrioteras?

Tarea esencial de la nueva Cuba —compleja y complicada—, por lo menos reconocerla es un primer, polémico paso hacia su fin como fenómeno social, como consecuencia de una política despeluzada. No vaya a ser que a ciertos argentinos les llamen los cubanitos del Cono Sur.

Comentarios [ 28 ]

Imagen de Anónimo

Hay tanto que recomponer, reorganizar, establecer, crear, adoptar, reenfocar y reestablecer que habría que comenzar de cero, cuando digo de cero me refiero a partir de hasta la revisión de la historia, los "mártires" la bandera, la lírica de Himno Nacional, en nacionalismo patriotero y por supuesto el ombliguismo con su arrogancia de imposición de criterios sin tan siquiera escuchar o dejar al interlocotor u oponente hablar, que yo no tengo ninguna esperanza de en esta vida observar uno de esos cambios.

Imagen de Anónimo

Para el enviado del G2 Anonimo 13 dic. 1.32 am....Las ayudas medicas, el envio de medicos a los paises del ALBA, el llamado internacionalismo proletario, etc, etc, no es otra cosa que una vieja Tactica del Tirano Fidel Castro para conquistar los pueblos y sumarlos al apoyo internacional, que historicamente han buscado siempre las Dictaduras. Con estos humanitaristas gestos,  el gobierno despotico, totalitario y ANTIDEMOCRATICO que usted trata de defender aqui, justifica la falta de libertades de todo un pueblo, que a la larga, solo sirve para mantener la vida burguesa de sus principales  dirigentes, como lo es la mismisima familia CASTRO-RUZ y demas integrantes de tan nefasta casta de satrapas. Pero....el dia cero, la hora cero, y el minuto cero para tan abominable dictadura, YA VIENE LLEGANDO.......ABAJO FIDEL, RAUL Y SUS SEGUIDORES EN ESTAS REDES SOCIALES.

Imagen de Anónimo

El anónimo de la 1.32:

usted debe de ser el que le carga los palos de golf a Alejandro Castro, esclavo doméstico vive mejor que los otros esclavos, como en el siglo XIX. 

Imagen de Anónimo

La Habana es la segunda ciudad en importancia del estado de la Florida...lo demas son áreas verdes.

Imagen de Anónimo

Se soltaron los egos! Cuba no significa mucho. 54 años de dictadura han hecho una autofagia de todo lo que se creó antes de 1959. Todos esos valores son agua bajo un puente. Lo natural no es que Cuba sea anexada a EEUU, lo natural es que Cuba y Haití se unan en una confederación de pobreza e incapacidad.

Imagen de Anónimo

Muy buen articulo y seguro que levanta ronchas por la poca capacidad de autoanalisis, ese rasgo del cubano lo uso cara de coco a su favor para hacernos creer los mejores y todavia hay muchos que se lo creen. Cuando se sale al mundo real se da cuenta que Cuba es un pais como otro cualquiera, o mas bien peor que los otros...

Imagen de Anónimo

No hay mejor medicina para un enfermo mental que escribir sobre algo que no existe, no ha exisitido ni existira nunca en este mundo, no es que yo lo diga por decir algo, sino que la vida es mas rica que las palabras, del hombre o la mujer mas educado o educada de este mundo.

Cuba ha dado, da y dara lo poco que tiene a otros menos beneficiados por las politicas neoliberales, antidemocraticas, castrenses y miserables del Imperio del Norte Revuelto y Brutal, enviando medicos, enfermeras, tecnicos de la salud, maestros, entrenadores deportivos, y mucho mas, y en la mayoria de los casos sin recibir un solo centavo por esa ayuda honorable, humilde y sobre todo sin propaganda de tipo alguno.

Si usted hace el bien y no lo publica con voz de trueno y si lo mantiene callado y sin algarabia alguna, usted esta haciendo una labor humana, digna, ejemplar y sobre todo revolucionaria, esa que no necesita de reconocimiento alguno para que llegue al corazon de los que reciben esa ayuda, por tanto este articulo es el reflejo del odio y la frutracion de aquellos que no resiten que a Cuba se le admire y respete por sus principios humanos, politicos e ideologicos.

Continuara

Imagen de Anónimo

Los exiliados tampoco se han librado del ombliguismo, muchos creen que en Washington estan pendientes. Mexico es mas importante. Venezuela por el petroleo. Y asi. Cuba queda para los cubano-americanos.

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 12 Dic 2013 - 7:31 pm.

Cuba deberia ser anexada a Hialeah...

Respuesta: ya lo es. Toda la isla es una zona especial de Seccion 8, todo lo que tienen es enviado de Jayalia como ayuda a los pobres.

El Mongo

Imagen de Anónimo

Excelente trabajo, los cubanos tenemos mucho que aprender del mundo  Otro ejemplo de ombliguismo de los Castro, es estar dispuesto a hablar con la administracion norteamercana "de igual a igual", mas sin embargo no quieren sostener un dialogo con los opositores cubanos, puesto que nos consideran inferiores. Yo siempre estuve en desacuerdo con el embargo, puesto que somos los que lo sufrimos, pues ahora al final del regimen voto en contra de cualquier levantamiento del embargo, se imaginan lo que dirian los Castro??? y no habra beneficio alguno para los cubanos de a pie, todo lo contrario, los generales-gerentes se enriqueceran mas y nos seguiran pisoteando.