Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Última actualización: 01:38 CET
Sociedad

Mariela y el tapadillo

Mariela Castro.

La señora Mariela Castro Espín, popular representante del nuevo patriciado criollo, sabe que no logrará tapar los desmanes machistas cometidos por tío y papá. Apenas nublar un poco los hechos. Aunque el propósito es otro.

La moral de "tapadillo" —quizás la leyera en alguna crónica neoyorkina de Martí— funciona a otro nivel: más astuto, más allá de aprovechar los ámbitos académicos como tribuna para su divulgación política.

La lenta aceptación de la diversidad sexual —respecto incluso de países latinoamericanos— tiene objetivos menos "históricos". No solo se trata de limpiar recuerdos de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), de represiones y depuraciones contra homosexuales, transexuales, bisexuales y demás. Para borrarlos está la desmemoria, el cansancio, el no vale la pena… Sobre todo el transcurrir ignorante en las generaciones emergentes.

Las últimas participaciones de la locuaz dama no dictan clases de historia antigua. El disfraz es pragmático. Ni siquiera le hace falta —en la segunda década del tercer milenio— hablar de tolerancia. Va por nuevas legislaciones: aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, legalizar herencias por cohabitación comprobada, penalizar discriminaciones laborales…

Lejos están los tiempos en que a los padres de un gay no se les ocurría intentar que su hijo entrara a la escuela Lenin o pudiera matricular carreras universitarias reservadas para compañeros "normales". Lejos las recogidas de la policía tras un concierto o en pleno carnaval.

Porque la moral de "tapadillo" va por otro rumbo. Y con una ganancia de premio mayor en la lotería: la gratitud. "Gracias a este Gobierno y a nuestra Hada Madrina, pronto seremos tan libres como los heterosexuales”". ¿Cómo hablar mal del benefactor? ¿Morderemos la mano amiga?

La señora sabe lo que hace. Muy bien instruida, intenta tapar lo esencial: la disidencia política. Y de paso procura tapar la discriminación racial, trágica realidad que el "hombre nuevo" arrastra como si fuera una carretilla llena de consignas deterioradas, discursos herrumbrados, lineamientos del Partido.

Sus acciones —dentro y de gira artístico-revolucionaria por fundaciones y universidades, siempre occidentales— quieren dar la impresión de que se trata de un fenómeno inherente a cualquier país democrático, donde se producen polémicas parlamentarias entre sectores conservadores y liberales, aperturistas o retardatarios. Nada más normal que esa disputa, típica de sociedades abiertas, de poderes autónomos, donde el estado de derecho se enriquece cada día.

Por ahí va, como si no fuera Cuba.

Su mamá, la guerrillera señora Vilma Espín de Castro, llamaba a las criadas de su casa y de la sede nacional de la Federación de Mujeres Cubanas, "compañeras de servicios". Mariela lo mismo. La hipocresía no se hereda. Pero como el sabio refrán alemán: "Lo que Juanito no aprende, Juan no lo sabe". Y Mariela sabe.

A sus 52 años, la pizpireta sexóloga dirige el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX) y su revista Sexología y Sociedad, como si fuera en Chile o Uruguay, casi como si estuviera en San Francisco o en Copenhague. Hay que leer sus textos e interiorizar que nunca contextualiza, que elude la dictadura familiar y el sistema totalitario, los escombros de un proyecto que ilusionó hace medio siglo a la mayoría de sus compatriotas.

La diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular —eso sí— nunca ha caído en contradicciones. Se las deja a los ingenuos que la aplauden. Coherente en la defensa del régimen y del clan familiar, apunta a que ella y sus hijos y nietos disfruten —como el patriciado que surgió en el siglo XIX— de los bienes y distinciones que supone ganados, luchados, arañados.

Los dividendos de la sexología permisiva son muy jugosos, visten en una casa italiana de modas, aunque caminen por una sociedad que parece Cuba en 1898, tras la guerra, como puede apreciarse al comparar las fotos de entonces con las de hoy, las crónicas y documentos.

Ella lo sabe y está consiguiendo manipular a las minorías sexuales —sin excluir a sus figuras mediáticas, como Miguel Barnet o Nancy Morejón— a favor de una transición que no aleje mucho del Poder a familiares y amigos, que les permita disfrutar las inversiones sin tener que emigrar.

Lo otro —los derechos de cualquier ser humano— es una simple tarjeta de crédito. "Maricón" y "tortillera" quedan para el vulgo, como un rezago poco elegante. La alta sociedad cubana de hoy analiza respuestas para epítetos más ofensivos, peligrosos, como "negro de mierda". Y el más temido por Mariela: "mercenario", a punto de desaparecer como calificativo de disidente político, porque cada vez son menos los que tragan sin masticar.

La hipocresía de la nueva clase se parece a cuando el viejo patriciado presentaba a la pareja de Gabriela Mistral como su secretaria. O decía que Siboney —la canción de 1929— no estaba inspirada en un mulatón amante del compositor, sino en un enamorado de la hermana… Pero Ernesto Lecuona desvistió el tapadillo de hoy, al ordenar que sus restos no regresasen hasta que Cuba se librara de los Castro.

35 comentarios

Imagen de Anónimo

 A ELLA LO QUE LE ENCANTA ES SER FAMOSA. CUALQUIER DIA SE POSTULA PARA MISS UNIVERSO CON LA AYUDA DE OSMELL SOUZA.

Imagen de Anónimo

Esta mujer es solamente un instrumento de propaganda, para dar publicidad al régimen. EEl sexo se practica, de manera satisfactoria o no estaríamos aquí, hace millones de años inclusive por trogloditas y analfabetos; no se necesita que un gobierno sin recursos los gaste en esto.Si le hubiera dado por criar tortugas la propaganda sería igual, solo q el organismo se llamaría CENETORT.

Imagen de Anónimo

     Ya llegara el dia del juicio final para todos estos  hp,ya tendran q salir huyendo aunque tienen garantizado su futuro tendran q emigrar ,y sabran como es vivir como un inmigrante y no poder regresar a su tierra ,estos dos viejetes no van a pasar por eso pero sus hijhos y nietos tendran su exilio forsoso,el tiempo no los dira...

Imagen de Felipe Jorge Gonzalez

Y pensar que esta cosa, nacida de la Raúla haya tenido reconocimentos por ahí.Y que ahora tras tanta humillación y escarnio pretenda ser Abanderada da nada..Puedo prometer y Prometo "Adolfo Suarez dixit".. Que esto es para vomitar de verdad..

Imagen de Anónimo

perdoneme el anonimo 10.53 am.....pero el comunismo si es anti-gay, odia el homosexualismo, y cualquier otra manifestacion de las personas que no se avengan con el llamado HOMBRE NUEVO.....eso lo sufri yo en carne propia en Cuba, y mas Marxista que el Dictador FIDEL CASTRO, hay que mandarlo a fabricar, o NOOOOOO mejor nunca mas se logre que nazca ninguno parecido a semejante monstruo

Imagen de Anónimo

Nancy Morejon la tiene peor que Miguel Barnet, porque ademas de lesbiana es negra y de origen humilde: Que pensara de la nueva moral de "tapadillo"?

Imagen de Anónimo

Mariela Castro sabe que se juega el futuro de su permanencia en la isla y buscó alguna actividad que le permitiera salir del país, ganar dinero y de paso, lavar su imagen.Está casada con un testaferro de la familia Amorim, de origen portugués y conocida por su amistad con FC y RC. O sea: en Cuba este grupo inversor tiene bandera de corso, y además, su representante pertenece a la familia Castro. Lo cierto es que Paolo Titolo (el príncipe consorte) era fotógrafo profesional y viajaba a Cuba frecuentemente, hasta que su vínculo sentimental le permitió escalar posiciones en diferentes niveles empresariales, con pocos conocimientos y mucha audacia, ya que dirigió una empresa mixta agrícola, con cooperantes italianos, previo a su llegada al Grupo Amorim.Para hablar en forma clara, la hija del dictador de turno colocó a su esposo en un lugar de privilegio para hacer negocios y sacar dinero del país

Imagen de Anónimo

Que quede en claro que esta persona no defiene los DDHH ni la democracia en Cuba. Intenta hacer creer en el extranjero que su padre es un presidente elegido por el pueblo (quién lo votó?) y que su tío es una especie de Martí viviente, que escribe sobre cualquier cosa.

Imagen de Anónimo

     Con el cuento de la diversidad sexual quiere destronar al padre y convertirse la comandante en jefe de la Orgia Revolucionaria. Ese es su mas grande ambicion.

Imagen de Anónimo

Nunca podre entender cual es el placer que obtiene este diario en publicar la foto de la hija de el dictador de turno en nuestro pais asi tan sonriente, como si esa señora no representara tambien la represion, las golpizas a mujeres en las calles, los asesinatos politicos. Diario de Cuba, a que viene esa foto de la infanta Mariela, sobrina del satrapa, burguesa petulante, tan sonrriente?

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.