Sábado, 21 de Julio de 2018
Última actualización: 02:34 CEST
Política

Consumismo ideológico

En fecha reciente se realizó el Festival de Radio y Televisión Cuba 2013 que, según la prensa oficialista, tuvo el objetivo de "reforzar la responsabilidad social de televisoras y radioemisoras públicas".

A la jornada inaugural asistió el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien "alertó a los más de 300 delegados sobre la necesidad de reforzar la responsabilidad social de televisoras y radioemisoras públicas, que constituyen alternativa a la prensa dominante, de intereses políticos y económicos al servicio de Occidente". El funcionario, además, convocó a "luchar contra la hegemonía mediática de las grandes transnacionales de la comunicación", y destacó el papel de los "medios alternativos (…) para continuar luchando contra la banalidad, el consumismo y la pseudocultura…".

Así, una vez más, un alto dirigente de un régimen que monopoliza la información se burló de los cubanos.

Si el Estado administra los medios públicos de comunicación —los únicos con que cuenta el ciudadano promedio de la Isla para mal informarse—, si no existen televisoras ni radioemisoras independientes, si es prácticamente inaccesible internet y la telefonía móvil es extremadamente cara, resulta obvio que la población no tiene posibilidad de elegir fuentes alternativas de noticias, opiniones o entretenimiento, y que la "prensa dominante" en Cuba es un monopolio al servicio de la ideología única con más de medio siglo de establecida.

No cabe duda de que se trata de un ejemplo de "hegemonía mediática", que ha servido para mantener a un reducido grupo de poder.

Díaz-Canel "olvidó" comentar que el férreo control oficial sobre las emisiones televisivas y radiales ha sido tal en Cuba que no fue hasta hace poco tiempo que se autorizaron transmisiones del canal Telesur, pese a ser éste un espacio afín a las políticas del Gobierno de La Habana. Antes de ese momento, solamente se daban a conocer resúmenes de noticias de la citada cadena ("Lo mejor de Telesur"), previa censura.

Pese a las continuas críticas a los medios de prensa "occidentales" (calificativo con el que los medios oficiales satanizan una cultura a la cual pertenecemos históricamente), en los noticieros y periódicos se suelen citar fuentes pertenecientes a las grandes corporaciones globales de la información, siempre que éstas enuncien críticas al orden mundial o a las administraciones de países democráticos.

La "política informativa" del régimen castrista incluye la descalificación de cadenas como CNN o Deutsche Welle, pero cita sus trabajos cuando los considera convenientes para sus intereses o para validar ciertas informaciones.

Un país que solo existe en la pantalla

En cuanto a la "banalidad", que según Díaz-Canel se debe combatir, la televisión cubana no podría ser más superficial respecto a su forma de tratar los graves problemas que afectan a la sociedad. Los noticieros reflejan una Cuba próspera y productiva que no existe, hablan de un "pueblo revolucionario" que realmente vive en la supervivencia, y divulgan solo opiniones favorables al régimen. Las telenovelas nacionales —de mal gusto y peor factura— muestran una realidad ajena a las carencias cotidianas del cubano común, una sociedad ficticia donde nadie habla mal, a menos que sea el personaje negativo, y en la que no hay desorden ni suciedad, un país que solo existe en la pantalla.

Por otra parte, muchas pseudoculturas han invadido los espacios mediáticos. La música cubana, por ejemplo, ha experimentado desde hace años un franco retroceso que se refleja en la adoración de la chabacanería y al mal gusto. Más que transculturación, lo que se observa es la imitación de valores artísticos foráneos, algo que no había sucedido con tanta fuerza ni siquiera en los años republicanos, considerando que la apertura de Cuba al mundo era mayor entonces.

Y una última acotación: el consumismo, señor Díaz-Canel, se refleja constantemente en los medios cubanos, solo que muchos "productos" de factura nacional que exhibe nuestra TV son muy diferentes a los de un país democrático: la "saga heroica" de los Castro, la tergiversación permanente de la Historia, el odio al "enemigo", el socialismo. Todo repetido una y otra vez, en formas cada vez más anacrónicas y ridículas; viejos eslóganes penosamente renovados. Consumismo, en fin, pero de signo diferente, al que hemos estado expuestos sin piedad en las últimas cinco décadas: consumismo ideológico.

Archivado en

10 comentarios

Imagen de Anónimo

Este es el Días Canel que muchos trasnochados vieron en él, el Gorbachov cubano, resulta ser que es otro estalinista más, COMENTARIO de Esopo. 

Imagen de Anónimo

Es que Díaz Canel es demasiado bruto, eso de definir los medios "occidentales" como si fueran de otra civilización diferente a la nuestra, me ha dado mucha risa.

Imagen de Anónimo

Yo vivo en Cuba y no me importa tanto la internet porque ... que voy a contar que la gente no sepa? ... y que me van a decir que la gente no me cuente?  Lo que si me interesa mucho es poder ver a TV Marti ahora cuando me gane el televisor a color cuando lleguen las Calendas Griegas esas como dice mi hija!!  Por cierto,... que son las calendas griegas?? Si, a lo mejor vale la pena tener internet pa preguntar por ahi.

Imagen de Anónimo

Luego hablan de terrorismo mediatico, término inventado por el Kagastro mayor, que nadie sabe lo que quiere decir. Todo lo que al gran líder del maratón del Moncada le moleste, todo eso le llaman terrorismo, palabrita en boca de los grandes  terroristas del universo de todos los tiempos, el hombre que quiso que la URSS disparara primero sus armas nucleares en la crisis de 1962.

Imagen de Robustianoellibre

Internet y libre navegacion por la red para el pueblo de cuba!!

Imagen de IMGMADRID

Al anonimo 7:49pm.....bueno, se te olvido el socialismo o muerte, viva fidel, te lo digo porque te pueden sancionar y quitarte la jabita de este mes....

Imagen de Anónimo

Bueno, algunos de estos blogs aunque contrarios a la Revolucion siempre tienen algo interesante e inteligente que decir y de lo que se puede aprender y reflexionar... lamentablemente este no es el caso...

Imagen de Anónimo

Todo sigue igual con-su-mismo programa, vivir ellos y los demas que sobrevivan como puedan. Dinero les hace falta para mantener la maquinaria que los sostiene en el poder.Creo que para esto no hace falta ideologia. O los delincuentes tienen ideologia?. Hemos confundido durante años una cuadrilla de bandidos con una ideologia de partido.

Imagen de Anónimo

Anónimo:     Este señor sólo trata de demostar su utilidad al régimen para justificar su cargo y utilidad a los que manejan el país. En ese sentido, se parece a los inquisidores de siempre, viven de inventar lo que no existe y tapan o disimulan lo que no les conviene. Libertad de información es lo que encesitan los cubanos y mejorar la calidad de la televisión una vez que esa libertad exista. De la prensa, mejor ni hablar, alguien dijo que al menos servía para ir al baño en Cuba... Es un país en el que tienen que cambiar muchas cosas no sólo en el terreno informativo, pero no será Díaz Canel el que cuente con la libertad para hacerlo de momento.

Imagen de Anónimo

Haz lo q' digo,no lo q' hago. HHPP.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.