Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Entrevista de los lectores

Claudia Cadelo: «Me parece imprescindible que jamás llevemos a otro Fidel Castro al poder»

Claudia Cadelo, autora del blog Octavo Cerco, responde a las preguntas de los lectores de DIARIO DE CUBA.

Félix Mutiz: Hola Claudia, me pareces una de las voces más auténticas de la nueva juventud rebelde de Cuba. ¿Crees que la influencia de ustedes algún día se explaye al resto de los jóvenes? ¿De qué manera cree usted que pueda cambiar la situación y que los jóvenes empiecen a luchar y no sigan queriendo salir del país lo antes posible?

Pienso que eso que llamamos apatía no es más que una de las muchas máscaras del miedo. Los jóvenes, y me incluyo, tenemos dificultades para vislumbrar el futuro de un país diferente, democrático, sin "líderes históricos". Nacimos después de 1959, vimos la desintegración de la Unión Soviética y la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría y el derrumbe del comunismo. Mientras el mundo cambiaba, sin embargo, en la televisión cubana siguió hablando Fidel Castro. Sabemos que no somos el hombre nuevo que nuestros padres soñaron ni Cuba la tierra que nos prometieron. Entre el miedo a los aparatos represivos, la impotencia ante el muro del totalitarismo y el deseo de cumplir los sueños personales, emigrar se convierte en una de las mejores opciones.

Sin embargo emigrar no siempre es una posibilidad. Yo no soy la única joven cubana que ha decidido quedarse en Cuba. Confío en todos los de mi generación que estamos aquí. Un día lograremos cambiar las cosas. ¿Cuándo? No puedo saberlo.

Ignacio Peralta: Hola Claudia. Tú y Yoani me han devuelto las esperanzas de una Cuba mejor, además de por el enorme valor humano y valentía que demuestran, por el ejemplo de civismo, tolerancia y no violencia que están dejando para las generaciones presentes y futuras, muy distantes de las 'heroínas' de pistola en mano del castrismo. ¿Cómo podemos ayudar objetivamente los cubanos que estamos fuera a los blogueros independientes? Y no puedo desperdiciar la oportunidad de decirte que eres una hermosa mujer en todo el sentido de la palabra.

La blogósfera alternativa no funciona como un grupo: no tenemos liderazgo, ni plataforma común (excepto Voces Cubanas que sólo existe virtualmente). Hay blogueros periodistas, blogueros opositores políticos, blogueros estudiantes y blogueros artistas. Cada bitácora es el mundo personal de su autor reflejado en internet. Para ayudar, lo mejor es dirigirse personalmente a cada bloguero por email y preguntarle directamente. Yo no tengo potestad para hablar a nombre de ninguno de los espacios alternativos que desde la Isla se administran en la red de redes.

Pienso que la no violencia es el mejor camino para llegar a la democracia. Las heroínas de pistola en mano se ven bien en los comics, pero en 23 y 12 dan miedo.

Rantés: Claudia, no obstante la popularidad de tu blog (y a pesar de los trols), me da la impresión de que tu estilo es más bien retraído, como si haberte convertido en una de las voces más leídas de la blogósfera cubana fuese casi a pesar tuyo. ¿Seguirías siendo periodista en una Cuba democrática, en una Cuba donde la necesidad de gritar verdades ya no sea tu impulso diario?

Ya no hay casi trols en Octavo Cerco. Hace algunos meses los comentarios estaban completamente tomados, era un mitin de repudio permanente y decidí empezar a moderar. Siento que el foro ha ganado en calidad y en civismo. Sin embargo, tengo que reconocer que a veces extraño un poco a los trols, algunos eran muy graciosos.

En cuanto a lo que haré en el futuro, en la futura Cuba, no tengo la menor idea. Retraída nunca he sido, ni tímida, pero sí anónima. Hay días en que me falta la Claudia sin blog, sin embargo esa mujer ya no existe. A veces voy por la calle y reconozco los rostros de los que un día me insultaron, sobre todo durante la Novena Muestra de Jóvenes Realizadores. Es una sensación extraña, no me sostienen la mirada. Entonces yo los miro fijo a los ojos, para que no tengan dudas de que los reconozco. Uno es el resultado de las decisiones que toma, yo he tomado las mías y no me arrepiento.

El Lapón Libre: Saludos, estimada Claudia. La juventud que tiene más o menos tu edad, allá en la Isla, al parecer está preocupada más por la supervivencia y el disfrute de esa hermosa etapa de la vida que por reclamar sus derechos ante la anciana dirigencia gubernamental. ¿Podrías decirme cuándo fue que prendió en ti la chispa de la incomodidad y la decisión de que algo urgente había que hacer para denunciar tanto atropello? Con mucho cariño.

Era tan pequeña cuando creía en la llamada revolución cubana que no recuerdo ni lo que sentía al respecto. Desde que tengo noción de mi identidad no me identifico con la política ni con los políticos en el poder. La barrera que rompí no fue ideológica, fue de miedo. En el año 2008 arrestaron a Gorki Águila, líder del grupo punk rock Porno para Ricardo, del que soy big fan. Participé activamente en la campaña dentro de Cuba por su liberación y luego, ya nunca más pude callar el bichito inconforme que llevo dentro. Es difícil volver a la jaula después de haber sobrevolado la ciudad.

Octavo Cerco, sin embargo, nació el 16 de octubre de 2008. Mi idea inicial era hacer un periódico online y me tomó varios meses renunciar a ella. Era un proyecto demasiado grande e inviable desde Cuba, empezando por el acceso a Internet que es escaso y de mala calidad. Al final me lancé con mis propios post; fue reto casi peor, pues nunca antes había escrito, salvo unos poemas que me avergonzaba mostrar.

Gonzalo Valdés-Busto: ¿Crees que la oposición política en Cuba está lo suficientemente preparada para, en caso de que se produzcan protestas masivas como hoy ocurre en Egipto, puedan dar una solución diferente, coherente y bien argumentada para, en unidad con la sociedad civil, propiciar una transición pactada? ¿No sería ya hora de que se tome en serio la unidad de objetivos y que los blogueros, dado el respeto, el prestigio y la admiración que inspiran, coadyuven a la creación de un mensaje de unidad que sea tomado en serio por las diferentes fuerzas políticas? Gracias.

Creo que todos estamos preparados para la transición, excepto los que ostentan el poder, obviamente. No me gusta la palabra unidad, la he escuchado en demasía en todos los discursos y no hay nada más retrógrado que el unido Partido Comunista. No sueño una transición de corte monolítico. Sueño una transición pacífica, diversa, de debate, con diferentes fuerzas y que logre un equilibrio entre los diferentes actores de la sociedad cubana. Todos somos parte de un todo, y ese todo, es Cuba.

No sé si habrá protestas masivas. Me declaro incapaz de responder a esa pregunta. Lo que sí puedo decir es que mientras no las haya, yo pondré mi granito de arena para romper el monopolio estatal sobre la información.

Víctor: Claudia, a menudo sigo tu blog. Me gusta cómo, con un lenguaje simple, retratas esa realidad que día a día capta la pupila de los que habitamos la Isla. Te felicito por él y lamento que existan personajes que en los comentarios traten de distorsionar y confundir. Chica, ¿por que te empataste con el Ciro? Es un buen chico pero es que él no convence en nada salvo en uno que otro chiste. Lo admiro por mantener firme su posición contestataria; pero no va contigo. Saludos a los dos.

No me tomo en serio a los trols, confío en la suspicacia y la inteligencia de los lectores. Ellos saben discernir cuándo los comentarios son sinceros y cuándo son trabajo de oficina, porque desgraciadamente en este país se pagan salarios por boicotear la blogósfera alternativa.

Me empaté con el Ciro porque quise. Gracias a Dios no todas tomaron la misma decisión, si así hubiera sido no habría tenido muchas oportunidades de lograrlo. Lamento, además, no coincidir con usted en cuanto a lo que va conmigo: Ciro es una de las personas más especiales, valientes e inteligentes que he conocido.

Ernesto Gutiérrez Tamargo: Parte ineludible de la revolución cívica de la Plaza de la Libertad del Cairo la han protagonizado, con sus llamados contestatarios, los blogueros, a los que nadie ha podido parar. La pregunta es: ¿Es posible una convocatoria en Cuba a una 'parada cívica' para movilizar a los jóvenes? ¿Hay capacidad de convocatoria desde la blogosfera cubana, y de sus jóvenes protagonistas, para llamar a conciencias y espíritus contestatarios? ¿Te sientes acosada, perseguida o limitada en tus derechos a acceder, publicar, informar y/o divulgar libremente tus opiniones? Gracias.

Cuba es el país con menos conectividad en el hemisferio occidental. Este dato me parece fundamental a la hora de comparar la situación cubana con países como Irán, Túnez y Egipto. El gobierno cubano controla todos los medios masivos de difusión de información y nosotros nos las agenciamos con antenas de televisión ilegales y conexiones caras y alternativas, y esto último sobre todo en La Habana. En provincia, el siglo XXI aún no da los primeros pasos. Bajo estas condiciones me parece ilusorio tratar de convocar masivamente a nada. La chispa está en nosotros, un día se prenderá.

En cuanto al acoso, no me siento víctima sino liberada. Aunque no pueda entrar al cine o salir del país, aunque no tenga derecho a tener mi cuenta privada de Internet, aunque mis amigos sean acosados por la policía política y mi teléfono esté intervenido, todo eso no es más que la prueba de que he logrado ser una mujer libre en un país donde la libertad es una quimera.

Un exiliado: Estimada y querida hermana cubana, infortunadamente no es una pregunta la que traigo. Sólo una nota de agradecimiento. Si algún día vuelvo a caminar por mi Cuba bella, se lo tengo que agradecer a usted y a todos esos jóvenes que como usted luchan a diario por la libertad. A lo mejor esos escritos y esas rebeldías no significan mucho para usted, pero le aseguro que para aquellos que sufrimos en carne propia las garras de la bestia de los años 60 y 70, cada palabra de los que luchan significa que ni uno de los fusilados, ni uno de los minutos que pasamos en las cárceles fue en vano. Gracias. Y muchas más gracias de parte de todos esos que han muerto en el exilio sin ver a nuestra Cuba libre, independiente y democrática. Eso que ustedes hacen es amor verdadero al prójimo, porque lo mas fácil es hacer lo que muchos hacen, exiliarse. Los amos a todos, Cuba los ama. Que Dios siempre guarde un espacio en su corazón para los hombres y mujeres como usted.

Muchas gracias por tan hermoso comentario. Siento que no lo merezco. Todos hemos sacrificado un pedazo en este medio siglo que se nos escurrió, todas las generaciones tienen su hueco, sus tristezas, sus sueños rotos. Yo le agradecería a todos los cubanos también, ha sido mucho tiempo y aún estamos aquí, tratando de cambiar las cosas. Hemos andado por caminos sinuosos tratando de construir esta isla, todos hemos sufrido y sin embargo usted aún cree, al igual que yo, que no ha sido en vano.

Joan Martínez: ¿De dónde sacas tanta fuerza para desafiar esa dictadura que no distingue entre mujeres indefensas y animales para maltratar y vejar, cuando se trata de defender ese desgastado y desmoralizado proyecto?

Quizás la dictadura no sea tan brutal como tan bruta. Han pasado cincuenta y pico de años y a lo mejor eso que parece fuerza no sea más que cansancio. El deseo de tener el control de mi vida y de mis ideas. La necesidad de vivir en un país libre, de ver gente joven innovando en política, reconstruyendo el país.

Jesús Roque: Claudia, te felicito por tu valor y coraje. Ahora vas dos preguntas: ¿Le tienes miedo a Fidel? Y la segunda: ¿Tú que vives en Cuba, sinceramente se respiran vientos de cambio o es Cuba la misma piscina de leche condensada que era hace tres años cuando me fui, donde nadie avanza pero todos se mantienen a flote?

Supongo que si un día estoy durmiendo y se me aparece Fidel Castro en piyama me asusto, podría confundirlo con el Bu que aterroriza a los niños.

Cuba es la misma y no. No voy a ser clara en mi respuesta pero sí sincera: Hay días en que me parece que puede durar cincuenta años más, hay otros en los que me pregunto si ya no se terminó sin que nos diésemos cuenta.

Yuniel Jacomino (Cuba Democracia Ya!): Hola Claudia. Enhorabuena por tu blog y tu valentía, Dios te bendiga. En tu opinión ¿qué podemos hacer desde el exilio para facilitar la llegada de la democracia a Cuba? Gracias y un fuerte abrazo.

Romper el monopolio estatal sobre la información y no perder la fe.

Lucien: Claudia, Yoani Sánchez y otras personas han expresado su deseo de que ocurran manifestaciones pacíficas en Cuba que como las de Egipto, que pidan la renuncia del gobierno. ¿Crees que esta es la solución o te has planteado otras alternativas?

No me consta que Yoani Sánchez se haya pronunciado a favor de que ocurran manifestaciones pacíficas en Cuba. Además de la fuerza de las redes sociales online y el uso masivo de nuevas tecnologías para denuncias y organización de las manifestaciones tanto en Egipto como en Túnez, en el primer caso el ejército de Egipto emitió un comunicado para dejar claro que no atacaría al pueblo. Tengo dudas, muchas dudas, respecto a la actitud que puedan asumir las fuerzas militares cubanas. Supongo que haya muchos caminos diferentes para alcanzar la democracia y los tanques en la calle frente a una manifestación de jóvenes en el Malecón no me parece una opción de transición. Todos los días pido, y no soy una mujer de fe, que el cambio en Cuba llegue sin sangre y para que así sea haré todo lo que esté en mis manos.

Azote de Capistrano: Seguramente estás al tanto de que una parte de la blogósfera cubana en el exterior ha lanzado un llamamiento a la rebelión callejera en Cuba utilizando las redes informáticas como soporte, tal y como ocurrió en Egipto. ¿Crees que un plan como este, apartando las ganas comunes de que se expanda el efecto dominó hasta el Caribe, es materializable en la Cuba del momento, y si crees que lo fuese, qué pasó para que la convocatoria no emergiese de ustedes, los blogueros de dentro?

Soy una simple ciudadana que expresa sus opiniones en la red. No me siento en el derecho de decirle a nadie que salga a la calle a arriesgar su integridad física. Por supuesto que es una posibilidad que la gente se manifieste, ya sucedió en 1994, sin embargo las consecuencias no me parecen medibles y sí bastante arriesgadas. Si hay manifestaciones pacíficas en Cuba será porque la gente lo decida por sí misma y no porque yo los exhorte a ello. Se llama conciencia social y es un punto de responsabilidad cívica al que se llega individualmente. El compromiso con el futuro de un país no es una tarea del partido y no debe ser impuesto por otros ciudadanos. Por otra parte, como decía anteriormente, si la manifestación pacífica implica la posibilidad de violencia, de muerte y de caos, entonces yo prefiero esperar un poco más.

Considero que después de cincuenta años de monopolio estatal sobre la información y de propaganda política desde la enseñanza elemental, resulta importante crear y difundir una red de libre circulación de noticias, de materiales promotores de civismo, de empoderamiento ciudadano y de independencia del individuo del estado. La democracia es una fuerza de corte delicado y es importante que no reconstruyamos los patrones que hemos vivido en los últimos cincuenta años. Me parece imprescindible que aprendamos a desconfiar de los líderes, que aprendamos a discernir entre los diferentes poderes que mueven la dinámica de un gobierno, que jamás llevemos a otro Fidel Castro al poder. Quizás el camino sea mucho más lento, pero me resulta más seguro.

Juan Pérez Pérez: Hola Claudia... si tanto quiere a su patria y si tanto le interesa, ¿por qué en vez de seguir escribiendo artículos en su blog no convoca mejor a todos los medios internacionales con representación en la isla, al resto de blogueros independientes y a los periodistas nacionales que usted disponga en un lugar público, digamos la Plaza de la Revolución, hace un manifiesto y dice que se sacrifica como protesta por la situación imperante, se baña en gasolina y se prende fuego inmolándose? Así, con este tipo de acciones de sacrificio fue que se iniciaron las acciones que culminaron con la caída del dictador de Túnez y Mubarak en Egipto... ¿No le parece que un actuar así de su persona valdría la pena?

Nunca he tenido ideas suicidas y no sé si valga la pena. Sinceramente espero que la dictadura termine sin necesidad de que ciudadanos desesperados se den candela en las calles.

Bárbaro Rodríguez Bacallao: ¿Por qué la gran mayoría de la juventud cubana que vive en el exilio prefiere no inmiscuirse en los problemas que los obligó a salir de la Isla?

Cincuenta años es mucho tiempo para una sociedad. Para un individuo es, generalmente, más de la mitad de su vida. Los jóvenes se van porque no soportan la idea de tener que lidiar con la Mesa Redonda, el Granma, las necesidades, la falta de libertades y de perspectiva de vida, las mismas caras y los mismos uniformes, la misma ideología, la corrupción y el deterioro moral de la sociedad cubana. Es normal. Si cuando se van deciden no inmiscuirse en problemas, no puedo aseverarlo. Conozco a muchos jóvenes que, desde el exilio, hacen lo que está en sus manos para promover la democracia en Cuba.

Humberto Herrera Carles: Señorita Claudia, dice su presentación que ha recibido 'golpes' de la policía política, aunque físicamente parece muy frágil ¿ Hay exageración en ello? ¿Cómo puede mantener su blog sin premios, como Yoani?

Es cierto que nunca me habría presentado como "golpeada". No me siento ni víctima ni frágil mujer. Sin embargo no sé cuántas veces hay que ser sacudido para que se catalogue de exageración. La primera vez que me zarandearon fue en agosto del año 2008, antes del blog. Luego fui secuestrada por civiles, citada por la policía y perseguida a veces por las calles.

Pero considero que dentro de la larga lista de vejaciones físicas que la Seguridad del Estado ha cometido contra opositores y actores de la sociedad civil, yo he sido de las menos afectadas. Unos jalones de pelo y unos gritos de mercenaria se atomizan cuando me levanto por la mañana con ganas de contar mi realidad, de compartir mis incertidumbres, de dar mi pequeño pasito para vivir mañana en una Cuba diferente.

Mi blog lo mantengo sobre todo con mis ideas, evidentemente. Si se refiere a cómo me conecto a internet, cómo vivo, de qué me alimento y cómo me visto, pues soy profesora particular de lengua francesa.

José M González: ¿Qué opinaría usted de la escalada de provocaciones, injerencia y manifestaciones de violencia que algunos grupos de intereses que hoy están en el exilio asumían con el pretexto de devolver a Cuba su libertad al triunfo de la revolución, siendo incuestionable el apoyo masivo del pueblo a sus lideres y proyecto?

En 1959 había en Cuba una dictadura, y una guerra civil. No comprendo bien la pregunta, pero en cualquier caso, estoy en contra de todo tipo de violencia y, por supuesto, de toda guerra. Tenemos que encontrar la manera de construir nuestras sociedades sin necesidad de armamento. Sueño con un mundo cien por ciento desmilitarizado. Sin ejército, sin militares. Todos tenemos una utopía, esa es la mía.

Gabriel Delpino: Querida Claudia, antes de nada quiero mostrar la admiración que siento por tu labor, tan imprescindible. ¿Podrías contarnos con el máximo detalle posible cómo experimentaste los acontecimientos del 6 de noviembre de 2009, donde acompañaste a Yoani justo antes de que fuese secuestrada y agredida por agentes de la Seguridad del Estado? Esa es una pequeña parte de la historia de Cuba que debe registrarse con precisión para las generaciones futuras.

Los muchachos que organizaron la marcha de la No Violencia, cuyos nombres no puedo revelar porque así ellos lo han decidido, vinieron a mi casa a invitarme y a pedirme que invitara a todos los blogueros que yo conociera para que cubriésemos la noticia.

En aquel momento estábamos en pleno curso de la Academia Blogger en casa de Yoani Sánchez y salimos ella, Orlando Luis Pardo Lazo, su novia y yo para 23 y G. En G y 27 un carro negro chapa particular se parqueó a nuestra izquierda y cuatro hombres muy fuertes se bajaron. Nos dijeron que nos metiésemos en el carro con ellos y Yoani les pidió identificación.

Uno hablaba mucho, nos amenazaba, los otros se apostaban alrededor en posición de gato frente a ratón. Nos agarramos pero ellos eran más fuertes. Recuerdo que durante unos instantes tuve a Yoani sujetada por la cintura mientras alguien me alaba a mí por las piernas. Aún no me perdono haberla soltado.

Mandé un tweet segundos antes de que arrastraran a Orlando para el Geely [auto de fabricación china]. La gente en la parada de la guagua, repleta por supuesto, no pestañaba. Era como si el tiempo se hubiera paralizado para el resto de la humanidad.

Llegó una patrulla y una mujer policía me hizo una llave de inmovilización y puaf, caí en la parte de atrás de un Lada de la PNR. Ahí me dejaron unos instantes mientras ayudaban a meter a Yoani de cabeza en el carro de la seguridad. A la novia de Orlando la trajeron a empujones y la sentaron a mi lado. Llamé a media agenda telefónica pero sólo respondió Juan Juan Almeida. No tengo la menor idea de lo que le dije. Mandé otro tweet, completamente incoherente. Cuando el carro de la seguridad iba a arrancar con Yoani y Orlando dentro, salió un móvil volando por la puerta trasera, era el de Orlando. El policía lo recogió y me lo entregó cuando se montó en el carro. Sonaba sin parar pero yo no atinaba a contestar. Arrancó. Me dejó seguir llamando.

Pararon en Zapata y C y el seguroso que no paraba de hablar se bajó de un Geely igual al anterior, pero sin mis amigos dentro, y se metió con nosotras en la patrulla. Me prohibió hablar por teléfono. Me estuvo insultado un rato. Nos dejaron en la esquina de casa de Yoani. Había apagón.

Caminamos tambaleándonos la novia de Orlando y yo. Juan Juan nos recogió en un punto de Nuevo Vedado. Salimos sin rumbo a buscar a Orlando y a Yoani, hasta que ya caída la noche escuché su voz en el teléfono, estaba llorando. Los recogimos en 17 y Paseo, en el Vedado, muy golpeados los dos.

Gabriello: Mi querida cubana, te habla un hombre que fue muchas veces a tu país, y que siempre se preguntó por qué, por qué los cubanos soportan todo esto. Buena suerte para tu pueblo. Resistan.

Es la pregunta de medio siglo. ¿Por qué? Creo cada cubano se la ha hecho al menos una vez. Cuando los ciudadanos se encuentran solos frente al enorme aparato estatal se sienten impotentes. Quizás la referencia parezca excesiva, pero en las novelas de George Orwel se evidencia este tipo de amputación social. Uno se siente abandonado por el resto, incapaz de cambiar las cosas siendo un granito de arena en el mar del monopolio gubernamental, el bombardeo ideológico y la oscuridad noticiosa. Se pierde el camino de la sociedad, se llega a olvidar que somos un pueblo y que un día nos quisimos. La paranoia reemplaza la solidaridad y empieza uno a ver informantes en cada rostro, miedo en cada mirada y soledad, mucha soledad.

Yaquelín Rodríguez: Estimada Claudia. Me sorprende cómo pueden golpear a mujeres indefensas, tanto en La Habana, como en Banes, como en Baracoa. La policía política ya retoma las andanzas de La Cabaña en el 1959 y las UMAP un poco más tarde. Quisiera ante todo darte alientos, mucha fuerza desde este párrafo para que tu vida no corra peligro. ¿Cómo pueden aún artistas e intelectuales cubanos defender al régimen? He visto mucho a Kcho que pasea por La Habana en un gran Jeep con matrícula del MININT, también hay otros con muchos privilegios, pero ¿y la moral estética, la ética humanista?

Un intelectual supone ser una persona de una ética y una moral que superan al resto. Un hombre o mujer cuya inteligencia y capacidad de análisis sirven para el crecimiento de la sociedad en la que vive y trabaja y que contribuye al patrimonio cultural de su pueblo. ¿Dónde está el límite entre un artista o un científico y un intelectual? Cuando una persona sacrifica su ética y miente para alcanzar intereses individuales, dejo de considerarlo un intelectual.

No me gusta el ataque personal por lo que me abstengo de calificar a intelectuales y artistas. Cada ser humano es responsable de su propia ética, cada cual debería conocer los límites del bien y del mal. Y si estamos hablando de intelectuales, pues a priori serían ellos los que llevarían la vanguardia de los valores positivos de una nación, ¿no?

Pascual Fundora: Hay una cosa que me llama grandemente la atención, el régimen, hace algunos años, criticaba que 'los disidentes' eran unos camajanes, vivebién, gusanos, analfabetos, traidores, etc. Pero cada día que pasa comienzo a ver nombres que critican abiertamente al régimen. También veo cómo cada día se suman voces contestatarias con mucho valor ético y profesional. Pienso en tu caso, en Francis Sánchez, Luis Felipe Rojas, Orlando Luis, Santiesteban, etc, etc. ¿Está en manos de la intelectualidad el cambio en Cuba?

Sin dudas el papel de los intelectuales será determinante en la transición hacia la democracia. Ellos representan el patrimonio "inteligente", por decirlo de alguna manera, de un pueblo. No sé si en sus manos esté el cambio, pero en sus manos sí está que el cambio sea el mejor posible, el más justo, el menos violento, el más cívico y el mejor para todos los cubanos.

En mi caso personal, no me considero una intelectual, pero haré lo posible por estar a la altura de los acontecimientos por venir, sean cuales sean.

En cuanto a las campañas de desacreditación que el gobierno promueve en contra de todos los que se atreven a poner en duda la "viabilidad" del proyecto de Fidel Castro, me parece que no han cambiado demasiado. Todos somos mercenarios, o ciber-chancleteros (este me gusta mucho), o marionetas del Imperio. No importa cuán diferente sea la crítica, cuán diferentes sean aquellos que critican, para el gobierno todo es harina de un mismo costal. Creo que la prueba de eso último está en la conferencia filtrada hace poco donde Eduardo Fontes, oficial de la Seguridad del Estado, da inicio a su charla mencionando a Los Aldeanos y a Fariñas. Para mí fue toda una revelación que para el gobierno un grupo de rap y un disidente en huelga de hambre que casi pierde la vida, estén en la misma agenda de peligrosidad.

Abigail Rodríguez: ¡Cuánto placer me da conversar con una estrella de la cibercontrarrevolución! Luego de ver ese vídeo tan soez no me queda más que preguntar: ¿Por qué aquí en Miami, en donde hay tanta 'mafia cubanoamericana' dejamos que publiquen carteles por la liberación de los espías de la Red Avispa, mientras que en Cuba patean a jóvenes como tú, que nunca chivatearon a nadie para que tumbaran avionetas desarmadas? Si no tienes respuesta, ¿podrías preguntarle a Lázaro Barredo o a Taladrid o a Randy de parte mía? Muchas gracias por tu valor. ¡Adelante! ! Cuídate de esos fascistas, a quienes sólo les falta por decir 'el trabajo los hará libres'.

Muchas gracias, confieso que a mí también me gusta esto del ciber-chancleterismo entre otros demonios de la ciber-disidencia. En Miami publican carteles pidiendo la liberación de los cinco oficiales del MININT en misión secreta en Estados Unidos porque ustedes viven en un país con libertad de expresión, lo cual me parece perfecto. Yo aspiro un día a poner carteles pidiendo la liberación de los presos políticos y de conciencia cubanos frente al Comité Central.

Me disculpo de antemano y declino la propuesta de preguntarle en privado a Lázaro Barredo o a Taladrid. Lo que sí aceptaría es participar con ellos en una Mesa Redonda de debate sobre el tema, es una pena que no quieran invitarme. ¿Por qué será?

Anonimatus: Claudia, ¿qué te hizo perder el miedo ante la asesina dictadura cubana?

Esta pregunta está respondida antes.

Yor: Claudia, ¿te ha pasado por la mente irte de Cuba? Te pregunto porque si es así te daría alojamiento, comida y otras facilidades. Eres la bloguera más atractiva de la blogosfera, ¡así que ven sin Ciro! Ahora en serio: ¿por qué crees que no existe una coordinación y aglutinamiento entre el movimiento disidente antiguo por un objetivo común, como el que existe entre los blogueros y otros integrantes de este nuevo movimiento que integras?

No acostumbro a hospedarme en casa de desconocidos, pero gracias por la amabilidad. No pretendo vivir fuera de Cuba. Fue una decisión que tomé cuando tenía alrededor de veinte años y no ha cambiado. Además tengo negado el permiso de salida, así que ahora me lo tomo con más calma. Sin embargo es probable que Ciro sí pueda viajar, quizás a él le interese más que a mí el ofrecimiento.

Contrariamente a usted, yo creo que sí existe armonía entre el movimiento disidente tradicional y los blogueros. De hecho, no los dividiría de esta manera, ya que entre los opositores hay políticos, pero también activistas de derechos humanos, bibliotecarios y periodistas independientes y blogueros. Todos somos parte de la sociedad civil, y es una suerte que no estemos aglutinados en un partido único.

Me parece que esa visión separatista de la sociedad civil tiene mucho de mito. No sé si es la mano larga de la Seguridad o el rezago de tantos años de "unidad monolítica". Hay una fuerte red solidaria entre nosotros, yo recibo noticias de toda Cuba por sms, sé lo que pasa en Guantánamo, en Santa Clara, en Pinar del Río. Estoy en comunicación constante con las Damas de Blanco, con Pedro Argüelles Morán, con Guillermo Fariñas, con Elizardo Sánchez, con Silvio Benítez y con una lista interminable de opositores, periodistas, activistas y blogueros.

Quizás me equivoque, pero tengo la sensación de que todos queremos una Cuba democrática. ¿No es eso un objetivo común?

Daniel Blanco: ¿Cuáles serían las repercusiones de un movimiento al igual que el de Egipto? Ya sabemos que los cuerpos represivos en Cuba no respetan ninguno de los acápites de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero ellos también tendrían conocimiento de sus responsabilidades. Hoy por hoy, lamento no estar en la Isla del apóstol José Martí; ahora conocemos diferentes formas y medios para obligar a la dictadura a tomar el camino que más nos convenga. Mis hermanos dentro de la Isla tienen mi más fuerte y leal respaldo.

Creo haber expresado mis aprehensiones con respecto a la convocatoria para manifestaciones pacíficas en Cuba en las respuestas anteriores. Estoy de acuerdo con usted, pienso que los cuerpos represivos del gobierno cubano no respetan ninguno de los acápites de los derechos humanos. Esto último a pesar de ser Cuba signataria de los pactos de la ONU en dicha materia desde 2008, aunque la firma no ha sido ratificada.

Alfredo de J. Viso: Hola Claudia, muy agradecido a DIARIO DE CUBA y a ti por la oportunidad. Soy un expreso político. ¿Cómo afrontas tu labor de ciber-disidente, de denuncia constante del régimen y la dureza de la vida cotidiana, con la amenazadora presencia constante de los agentes represivos? ¿Qué esperas que suceda en el caso particular de los valientes blogueros cubanos, después de los sucesos en Egipto? Muchísimas gracias, admiro tu valor.

Soy yo la que admira a todos los que han sufrido el presidio político, mis respetos para usted. Han sido varias las estrategias del gobierno para callar las voces que lo contradicen. No han pasado ni diez años desde la Primavera Negra, la última gran ola represiva contra los inconformes. Aún hay periodistas en las cárceles. Es por eso que las nuevas tecnologías y las redes sociales, que han permitido el flujo alternativo de información, nos protegen. Es a esa protección, a la solidaridad, a lo que teme el gobierno. A la inevitable llegada de internet a Cuba y a la libertad que el acceso a las nuevas tecnologías implica en sí misma.

No me siento una persona valiente, tengo los mismos temores que el resto de los cubanos. Cuando he estado en mítines de repudio, cuando he visto las cosas que la policía política es capaz de hacer, he temblado como cualquier ser humano ante la fuerza del poder absoluto.

Juan Esteban: Tú, que tienes un blog donde publicas artículos, expresas ideas, etc, pero también participas en reuniones, protestas..., en fin, que llevas a cabo un activismo; ¿cómo defines lo que haces?

Soy una ciudadana independiente, un poco activa.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.