Martes, 18 de Junio de 2019
Última actualización: 22:57 CEST
robótica

Henry, el robot sexual que recita poemas, revoluciona la industria del erotismo

Henry, el robot sexual de moda. (REALBOTIX.COM)

Aunque no son un invento de 2018, los robots sexuales han alcanzado un nuevo nivel este año, ya que no solo van adquiriendo un aspecto humano muy real, sino que ahora están potenciados por inteligencia artificial que hace que sus movimientos, expresiones, sonidos y actitudes sean muy similares a las de un ser humano.

Aunque muchos de estos ingenios sexuales son de apariencia femenina, también hay modelos masculinos para satisfacer las necesidades de quien lo necesite. 

Ese es el caso de Henry, que recita poemas y tiene el sexo del tamaño que desee su usuario. El mercado de robots para uso sexual está en auge, y sobre todo en el caso de las autómatas femeninas propone una experiencia cada vez más realista y personalizada. Pero esos avances ya existen también para ingenios del otro sexo. 

Henry es la última creación de Realbotix, mide 1,82 metros de altura, tiene labios carnosos y mirada penetrante, según lo describe la publicidad de la empresa

Sus diseño inteligente permite además programarlo a través de un app para que te diga cosas que el usuario quiere oír, puede recitar poesía o cantar la letra de una canción favorita.

Realbotix afirma que las mujeres buscan más compañía que sexo, así que este robot que permite interactuar puede ser la solución a la soledad. Se trata de un paso superior a la utilización de vibradores, aseguran los publicistas. Su precio rondará entre los 9.000 y 12.000 euros, dependiendo de su nivel de personalización.

El gerente general de Realbotix, Matt McMullen, aseguró que los robots cuentan con una personalidad única que el cliente puede elegir.

El mercado de los autómatas para el sexo va en aumento. En 2017, la compañía Abbys Creation vendió unas 600 unidades de sus muñecas realistas. 

Ante este nuevo avance en la robótica, la experta en sexualidad Karley Sciortino subió un vídeo a su canal de YouTube contando su experiencia de cómo fue tener intimidad con un robot. Incluso aseguró que es posible mantener charlas entre cigarros después del acto con los nuevos ingenios sexuales.