Viernes, 14 de Diciembre de 2018
Última actualización: 22:26 CET
Sociedad

Esto es lo que pasa cuando se solicita caca para experimentar

El Hospital de Saint-Antonie, en París. (AFP)

El Hospital francés de Saint-Antonie, en la zona este de París, ha vivido una experiencia desastrosa después de que una campaña de recolección de heces fecales para un estudio se le fuera de las manos.

Según varios medios de prensa, el centro médico anunció que quería investigar la eficacia del trasplante de microbiótica fecal y ofreció una remuneración de 50 euros a los posibles participantes.

Pese a que el hospital solo lo informó en carteles, algún paciente hizo una foto, la colgó en Facebook y el anuncio se hizo viral. El resultado fue un aluvión de heces.

Tanto el número de teléfono como el correo electrónico habilitados para la campaña se saturaron a las pocas horas de iniciar la búsqueda de muestras y muchos ciudadanos se desplazaron hasta el centro médico con sus heces para entregarlas.

"Es una catástrofe, es desastroso. La noticia saltó, recibimos miles de correos electrónicos, la gente vino directamente al hospital a dar sus heces… Pero esto no es así, hay que cubrir un cuestionario, hacer análisis de sangre", lamentó Harry Sokol, uno de los investigadores, en declaraciones a la agencia AFP.

El hospital se vio obligado a suspender la campaña.

"Hemos cancelado el llamamiento a donantes y paralizado el estudio puesto que era inmanejable", dijo Sokol.

El estudio consistía en administrar una solución de material fecal de un donante al tracto intestinal del paciente para cambiar la composición microbiana del receptor y mejorar su salud.

Este tratamiento, autorizado en Francia desde hace cuatro años, se realiza solamente en 30 hospitales.

Archivado en