Miércoles, 24 de Abril de 2019
Última actualización: 11:35 CEST
tecnología

¿Cómo será el sexo en la era de los vehículos autónomos?

Vehículos autónomos. (ANNALS OF TOURISM RESEARCH)

Los vehículos autónomos van a cambiar muchas cosas en la vida cotidiana. Serán incluso un lugar para ofrecer servicios sexuales ambulatorios, dice un estudio hecho por investigadores británicos y publicado en la revista Annals of Tourism Research (Anales de Investigación del Turismo) bajo el título de "Vehículos autónomos y el futuro del turismo urbano".

"Es una conclusión natural que el sexo en vehículos autónomos se va a convertir en un fenómeno", dijo al diario The Washington Post Scott Cohen, coautor del estudio, citando la conveniencia de que una pareja no tendrá chaperones en los demás asientos.

Cohen, profesor de Turismo en la Universidad de Surrey, trabajó con Debbie Hopkins, conferencista de temas de Transporte en la Universidad de Surrey.

Cuando llegue el momento en que los taxis y los servicios de Uber con choferes como los conocemos hoy sean cosa del pasado (algo que, por cierto, va a ocurrir dentro de diez años, según expertos de Silicon Valley), los fabricantes de automóviles se esforzarán por ofrecer vehículos más cómodos y espaciosos, con asientos de masajes o incluso camas, que podrían servir de "hoteles por hora".

"Imagínense el Barrio Rojo de Ámsterdam, pero móvil", escribieron Cohen y Hopkins en el texto, que aparecerá en la edición impresa de la revista en enero. Porque el sexo, dicen, juega un importante papel en muchas experiencias turísticas.

Según Cohen, las autoridades deben prepararse para eso. Aunque la prostitución es ilegal en todo Estados Unidos excepto en unos cuantos condados de Nevada, los investigadores pronostican que habrá gente interesada en violar las leyes para obtener una ganancia.

"Probablemente los vehículos autónomos tendrán sistemas de monitoreo para evitar el consumo de drogas y la prostitución, pero ese tipo de vigilancia pudiera ser neutralizada" por hackers, indican los autores en su texto.

También debe tenerse en cuenta el aspecto de la privacidad, porque los cristales oscuros no van a resolverlo todo, de acuerdo con una experta consultada por The Washington Post.

"Los vehículos autónomos serán capaces de recoger mucha información" de los pasajeros, dice Kate Devlin, autora del libro Encendido: Ciencia, Sexo y Robots. A diferencia de una habitación de hotel, tendrán sensores, cámaras y micrófonos.

La cuestión es también qué significará eso para las trabajadoras y los trabajadores sexuales.

"¿Será mejor, al poder proporcionar localización y otras informaciones que garanticen su seguridad?", se pregunta Devlin, "¿o podría ser información que se use legalmente contra ellos para incriminarlos allí donde la prostitución sea ilegal?"