Lunes, 22 de Abril de 2019
Última actualización: 17:44 CEST
internet

¿Por qué se desnudarían los latinoamericanos en las redes sociales?

Desnudos en las redes sociales. (EL UNIVERSAL)

El 30% de los latinoamericanos estaría dispuesto a publicar una foto desnudo en redes sociales por dinero, de los cuales un 44% son hombres y un 17%, mujeres, asegura una encuesta.

En la región los argentinos están en primer lugar, con un 45%, seguido por los mexicanos (31%) y chilenos (27%). A continuación se encuentran Brasil (26%), Perú (25%) y Colombia (24%).

El dato surge de un informe que fue elaborado por la empresa de ciberseguridad Kaspersky Lab y la consultora Corpa; y que analiza la ciberseguridad en seis países de Latinoamérica: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú . El objetivo de este reporte es poner el foco sobre los riesgos a los que se exponen los usuarios de la web y redes sociales cuando actúan sin precaución.

Los hombres están más dispuestos que las mujeres a publicar imágenes sin ropa. En el caso de la Argentina la diferencia es de 58% versus 33%; en tanto que en el caso de los mexicanos la diferencia es del 48% frente al 16% de las mexicanas. En el caso de Perú, los hombres representan un 42% y las mujeres, el 12%.

El reporte se titula "Resaca Digital" porque compara lo que ocurre online con lo que sucede cuando se consume alcohol en exceso. "Se toma más de la cuenta, se entrega demasiada información personal y se tiende a confiar más de lo debido en desconocidos. Al día siguiente, esa resaca, de a poco, les recuerda los errores, imprudencias o deslices que cometieron, y ya no hay vuelta atrás", explicó Dmitry Bestuzhev, director del Equipo Global de Investigación y Análisis de Kaspersky Lab en América Latina.

La publicación de fotos, vídeos y contenidos son una puerta de entrada para acceder a datos personales que puede derivar en fraudes, usurpación de identidad o robo bancario. También, si no se toman las precauciones adecuadas, se puede ser víctima de sextorsión.

El 32% de los usuarios tiene perfil público en Facebook: el 37% de ellos tienen entre 35 y 50 años. En cuanto a las cuentas en Instagram, más de la mitad de los latinoamericanos tiene su perfil público, principalmente (39%) los jóvenes de entre 18 y 24 años.

"El riesgo de tener un perfil público recae en que la información personal puede ser vista por cualquier persona sin conocer las intenciones de quien visita el perfil y cuál será el uso que esta persona le dará a las fotos o datos publicados", destacó Bestuzhev.

Y el riesgo puede ser aún mayor si se tiene en cuenta que, en promedio, el 80% de los usuarios deja abierta sus sesiones de redes sociales en sus móviles.

Según se destaca en el informe, el 23% de los latinoamericanos se arrepintió alguna vez de compartir una publicación en redes sociales por contener imágenes "vergonzosas" suyas o de otras personas en fiestas o situaciones sociales.

Otro 19% dijo haberse arrepentido de algún post porque contenía información personal relacionada con su hogar, trabajo, familia, ubicación o cuentas bancarias y dinero. En tanto que un 18% se arrepintió de haber publicado comentarios negativos de otros usuarios haciendo referencia a su personalidad, género o raza.

Sin embargo, solo un 6% dijo arrepentirse de haber publicado fotos con poca ropa. 

A su vez, el 30% de los latinoamericanos admitió haber publicado o enviado fotos íntimas a parejas o amigos. El 40% de ellos son jóvenes entre 18 y 24 años. En tanto que el 43% de los encuestados dijo haber recibido alguna foto íntima de sus cercanos.

Muchas veces se cree que disminuyen los riesgos cuando se comparten imágenes de forma privada pero lo cierto es que ese contenido se puede viralizar fácilmente, ya sea por un descuido del receptor o incluso por su misma decisión de hacerlo, por ejemplo, como una forma de venganza.

Además, ese material podría ser accedido por hackers o por cualquier otra persona en quien se haya confiado el móvil. Según el informe, más del 70% de los encuestados guarda sus fotos y videos en el celular y el 40% ha compartido la contraseña de su móvil con alguien más, lo que podría llevar a una filtración de información.