Viernes, 14 de Diciembre de 2018
Última actualización: 13:50 CET
ciencia

¿La resurrección en manos de quien la pueda pagar?

Alcor es líder mundial en criopreservación. (GIZMONDO)

Preservar el cerebro o el cuerpo completo de una persona en nitrógeno líquido para resucitarla dentro de dos siglos, o cuando las posibilidades científicas y tecnológicas lo permitan, es lo que ofrece la Fundación Alcor, de Arizona.

Pero el servicio tiene que ser contratado y pagado en vida, a un costo superior a los 100.000 USD.

La idea es que, en el futuro, los adelantos de la ciencia permitan devolverle la vida de una forma u otra a esas personas, sometidas al llamado proceso de criopreservación, criostasis o biostasis.

En unos casos la decisión es una apuesta de riesgo: los optimistas que han visto demasiada ciencia-ficción convertida en realidad y confían en otro milagro de los avances científicos. En otros, porque una enfermedad hoy incurable pudiera no serlo en el futuro y, con dinero en el bolsillo, no hay nada que perder y sí mucho que ganar.

Están también los casos de personas conservadas por decisión de sus herederos, como el legendario pelotero Ted Williams.

Hasta el año pasado, Alcor tenía 1.618 miembros, 149 de ellos ya sometidos a la criopreservación. También ofrece los mismos servicios a mascotas.

El proceso comienza una vez expedida la certificación legal de que la persona ha muerto. Se la conecta entonces a un sistema que mantiene la sangre circulando, y se le administran 16 tipos diferentes de compuestos químicos para que las células no mueran.

Uno de los 1.618 miembros de Alcor es un hombre de 60 años que habló con el periódico británico de The Daily Star a condición de que lo identificaran solamente como David. No tiene hijos ni pareja, y a su edad no cree que eso vaya a cambiar.

"Sé que mucha gente pensará que estoy loco, pero ¿por qué no intentarlo?", dijo al diario. "No se me ocurre nada más excitante que invertir un poco de dinero y despertarme quizás dentro de 200 o 2.000 años y experimentar una nueva vida. El que no se arriesga no gana".

Como procedimiento de conservación, la biostasis es una práctica sancionada por DARPA, la misma agencia federal de Estados Unidos que desarrolló N3, un programa del Pentágono para crear máquinas controladas por el cerebro humano.

Alcor nació como una organización sin fines de lucro en California en 1972, y fue creada por Fred y Linda Chamberlain. Se autotitula líder mundial en el sector de investigación y de tecnología para criopreservación.

El primer cuerpo sometido a proceso de biostasis fue el del padre de Fred, aunque la idea de la conservación de cuerpos congelados ya venía rodando desde antes. Hibernatus, la comedia del francés Louis de Funes, por cierto, apareció en 1969, tres años antes de la fundación de Alcor.

Archivado en