Miércoles, 24 de Julio de 2019
Última actualización: 01:51 CEST
Ecuador

¿El Gobierno de Lenín Moreno tendió una trampa a Julian Assange en Londres?

Julian Assange. (REUTERS)

Uno de los enigmas que ha despertado la detención de Julian Assange en la Embajada de Ecuador en Londres y la posterior revelación de imágenes suyas registradas en los espacios privados de esa sede diplomática es, ¿quién lo espiaba y cómo lo hacía?

Las grabaciones de vídeo hechas públicas después del arresto del fundador de Wikileaks lo muestran dentro de una cocina extendiendo y contrayendo sus brazos hacia delante, como si estuviera entrenando frente a un saco de boxeo. Luego saliendo hacia un pasillo, y finalmente, dentro de un cuarto montando una patineta, en pantalones cortos y camisilla, que apenas le cubren las piernas y el torso.

Tales grabaciones muestran cómo el australiano era monitoreado las 24 horas del día hasta en sus espacios más íntimos.

UC Global S. L., una empresa privada con presencia en varios países de Europa, Asia y América Latina, estuvo a cargo de la vigilancia de la Embajada de Ecuador desde 2012, fecha en la que el australiano llegó asilado, hasta 2018, refirió la agencia France 24.

"(El presidente Lenín) Moreno suspende el contrato con UC Global y contrata a Promsecurity, una empresa ecuatoriana sin ningún registro importante de trabajo de inteligencia o contrainteligencia ni seguridad en Ecuador. Aparece casi de la nada esta empresa para hacer el mismo trabajo que hacía UC Global", contó Fernando Villavicencio, periodista ecuatoriano.

Para Villavicencio es sospechoso que el Gobierno de Moreno haya confiado la vigilancia de Assange, objetivo primordial de los servicios secretos estadounidenses, a un empresa casi desconocida en el país.

El canciller ecuatoriano José Valencia aseguró que el cambio tuvo que ver estrictamente con el tema de seguridad de la embajada y ratificó que "no hubo ninguna cámara instalada en los tres espacios privados de Assange". Las grabaciones divulgadas, sin embargo, contradicen su versión.

"El caso es que toda la información, las escuchas, el espionaje y la vigilancia en todos los rincones de la embajada eran enviados al Gobierno de Moreno", aseguró Villavicencio, quien explicó que Promsecurity "es una fachada. Necesitaban el nombre de una compañía privada para ejecutar el trabajo de inteligencia y encontraron esta empresa. Queda claro que detrás de este nombre hay intereses de inteligencia del Gobierno de Moreno", sentenció.

Después de la detención de Assange el pasado 11 de abril, funcionarios ecuatorianos confiscaron sus artículos personales: su computador, dispositivos electrónicos, discos duros y documentos.

Valencia, que además dejó claro que no sabía si una tercera parte, además de Promsecurity, habría instalado algún dispositivo de vigilancia dentro de la embajada, aseguró que la Fiscalía de Ecuador había recibido una solicitud de asistencia judicial penal del Departamento de Estado de EEUU para incautar parte de las pertenencias que el Gobierno tenía de Assange, y que pudieran servirles en sus investigaciones.

El canciller aseguró que su país entregaría las pruebas a Washington, pero que no había que partir del supuesto de que eso "perjudicaría" al fundador de Wikileaks.

Por su parte, Villavicencio dijo que "hoy se entiende que Estados Unidos tiene mucha información del Gobierno de Moreno y su Gobierno está actuando sobre la base de esas presiones".

El propio Assange denunció, pocos días después de su arresto, a varios miembros de la misión diplomática del país andino en la que estuvo asilado por presunto espionaje.

"Sin ningún tipo de aprobación y de manera ilegal", indicó, el personal de la embajada sacó fotos suyas, violando "el "secreto profesional" porque "nunca deberían haber sido revelados".

Las cosas para el australiano se complicaron después de la filtración de los INA Papers, un escándalo en el que se acusó al presidente Lenín Moreno y a su familia de lavado de dinero, filtración que Moreno atribuyó a Wikileaks.

Desde entonces, el Gobierno de Ecuador atribuyó a Assange malos comportamientos dentro del recinto diplomático y otros motivos para entregarlo a la Justicia inglesa, que lo recluyó en la cárcel de Belmarsh, conocida como "la Guantánamo de Inglaterra", a donde llevan a quienes el Gobierno acusa de terrorismo.

"La consigna era hostigarlo, provocarlo para crear incidentes y justificar lo injustificable: terminar el asilo. Ahondando en supuestos inconvenientes dentro de la embajada", aseguró el excónsul de Ecuador, Fidel Narváez, quien recibió a Assange en 2012.

Assange deberá permanecer en la cárcel mientras se desarrollan sus audiencias. Inglaterra firmó los papeles de extradición para enviarlo a Estados Unidos, donde lo requieren por 18 delitos, entre ellos conspiración, espionaje y piratería informática. La Justicia sueca también reabrió un proceso por presunta violación de dos mujeres.

Aunque el australiano se niega a terminar en una cárcel norteamericana, aseguró que "debes pagar un precio por lo que crees".