Miércoles, 22 de Mayo de 2019
Última actualización: 11:16 CEST
Corea del Norte

Pyongyang disparó al menos dos nuevos misiles de corto alcance

Disparos de misiles en Corea del Norte. (REUTERS/KCN)

Corea del Norte disparó este jueves al menos dos misiles, según indicó el ejército surcoreano, coincidiendo con la visita a Seúl de un enviado de Estados Unidos para intentar desbloquear las negociaciones sobre la crisis nuclear entre Washington y Pyongyang.

Este lanzamiento se produce además días después de un ejercicio militar norcoreano en el que se lanzaron el sábado varios proyectiles, entre ellos un misil de corto alcance.

El país "disparó lo que podrían ser dos misiles de corto alcance" desde la provincia de Pyongan del Norte, indicó este jueves el jefe del Estado mayor surcoreano en un comunicado.

Agregó que los misiles, que recorrieron 270 y 420 kilómetros, respectivamente, son objeto de análisis por parte de militares surcoreanos y de sus aliados estadounidenses.

Estos lanzamientos tienen lugar también horas después de que el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, llegara a Seúl para mantener conversaciones con representantes surcoreanos sobre el enfoque a adoptar en las negociaciones nucleares con Pyongyang.

Es la primera visita de Biegun a Seúl desde que el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un terminaran sin acuerdo sus negociaciones en su segunda cumbre en Hanoi, en febrero pasado.

El sitio de Sino-ri, una base de misiles que tiene décadas de antigüedad, se encuentra a 75 kilómetros al noroeste de la capital Pyongyang. El lugar alberga al equivalente de un regimiento y está equipado con misiles Nodong-1 de medio alcance, según el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales.

Cualquier lanzamiento efectuado desde Sino-ri en dirección este debería haber atravesado la península coreana antes de alcanzar el océano, según los expertos.

El lanzamiento únicamente sirve para "aumentar la tensión", advirtió este jueves Naciones Unidas, que pidió seguir adelante con el diálogo entre Estados Unidos y el país asiático.

El portavoz Farhan Haq dijo que la ONU está al corriente del ensayo llevado a cabo en las últimas horas y que el secretario general, António Guterres, está siguiendo los acontecimientos.

Stephen Biegun se entrevistó con su homólogo surcoreano Lee Do-hoon este jueves, durante un desayuno, pero su agenda política completa no ha sido divulgada.

Se sabe que el emisario estadounidense prevé entrevistarse el viernes con los ministros surcoreanos de Exteriores y de Reunificación.

Los dos países aliados trabajan juntos en la estrategia negociadora ante Pyongyang. Con el disparo de este jueves, "Corea del Norte está enviando un claro mensaje de que no quedará satisfecho con una ayuda humanitaria" procedente de Seúl, según Hong Min, investigador del estatal Instituto coreano para la unificación nacional.

Pyongyang "está diciendo: queremos garantías de seguridad a cambio de un proceso de desnuclearización", agregó.

En la histórica cumbre con Donald Trump en junio de 2018 en Singapur, Kim Jong Un se comprometió a "trabajar por la desnuclearización completa de la península coreana". Pero el escepticismo aumentó con la ausencia de progresos concretos y ante el fracaso de la última reunión entre los dos mandatarios, en febrero pasado en Hanoi.

Entonces Kim pidió que se levantaran las sanciones que padece su país, a cambio de iniciar una desnuclearización, que el presidente estadounidense consideró demasiado tímida.

A inicios de la semana pasada, Pyongyang advirtió a Estados Unidos de un "resultado indeseable" si no ajustaba su posición para finales de año, después de tres meses de parálisis en las negociaciones sobre el programa balístico y nuclear de Corea del Norte.

Estados Unidos, por su parte, insiste en que las sanciones solo se levantarán después de que Corea del Norte haya eliminado completamente sus programas armamentísticos.