Lunes, 27 de Mayo de 2019
Última actualización: 13:05 CEST
Ecuador

Lenín Moreno acusa del hackeo de su vida privada a WikiLeaks, que se defiende

El hacker Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres. (AP)

El presidente Lenín Moreno acusó el martes al portal WikiLeaks, cuyo fundador Julian Assange está asilado en la embajada ecuatoriana en Londres, de espiarlo y revelar en redes sociales fotografías de su vida privada y familiar, informa la AP.

En declaraciones a la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión, el mandatario dijo que ese portal ha realizado "intervención en teléfonos en conversaciones privadas, inclusive fotos de mi dormitorio, de lo que como, de cómo baila mi esposa y mis hijas y unas amigas".

Ante ello, dijo que presentó una demanda ante el relator especial sobre el Derecho a la Privacidad del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Joseph Cannataci, por la presunta violación a su privacidad y la de varios familiares.

Las fotos aparecieron la semana pasada en redes sociales como Twitter y Facebook. Algunos seguidores del expresidente Rafael Correa y críticos de Moreno también las compartieron, aunque la difusión no causó mayores reacciones políticas adversas contra el mandatario.

En algunas de las imágenes se ve a Moreno recostado en una cama y en una reunión de cumpleaños.

Moreno dijo que Assange ha violado repetidamente los términos acordados para su asilo en la embajada ecuatoriana en Londres, informó Reuters.

"Ya demasiadas veces el señor Assange ha redundado en sus violaciones al acuerdo que llegamos con él y con su procuraduría jurídica", dijo Moreno.

"No es que no pueda hablar libremente, no es que no pueda expresarse libremente, pero no puede mentir y, peor todavía, hackear o meterse en las cuentas o en los teléfonos privados", agregó.

Moreno no aclaró si su Gobierno tomará medidas para retirarle el asilo a Assange.

En un comunicado, WikiLeaks expresó más tarde que "si el presidente Moreno quiere terminar ilegalmente el asilo para encubrir un escándalo de corrupción en el extranjero, la historia no será amable". Mientras, en su cuenta de Twitter añadió que "en resumen, el Gobierno busca un falso pretexto para terminar con el asilo y la protección de Julian Assange".

El fundador de WikiLeaks ingresó a la embajada de Quito en Londres en junio de 2012 para evadir una orden de extradición a Suecia, donde era acusado de delitos sexuales, pero esa demanda prescribió el año pasado.

Para buscar una solución al prolongado asilo, Moreno dijo que Ecuador busca una salida a corto plazo, con la condición de que no ponga en peligro la vida del asilado. Señaló que Quito está en contacto permanente con el Gobierno británico y con la procuraduría jurídica de Assange. No dio otros detalles.

Aclaró que cuando deje su condición de asilado, Assange tendrá que rendir cuentas a la justicia británica, donde es requerido por violar los términos de su libertad condicional.

El hacker y sus abogados temen que si deja la embajada pueda ser extraditado a Estados Unidos, país del que reveló secretos militares y de Estado y donde la Justicia lo requiere para que responda por esas acciones.

En los últimos años, Assange opinaba con libertad sobre la política interna de países como Alemania y España, lo que causó tensiones a Ecuador.

En agosto, Quito le impuso un estricto protocolo de visitas y comportamiento que regula la permanencia del activista en la embajada en Londres. Desde entonces Assange ha denunciado que sus derechos se han visto afectados, pero las quejas no han prosperado en los tribunales de Ecuador ni en los internacionales.