Miércoles, 17 de Julio de 2019
Última actualización: 17:24 CEST
VENEZUELA

Encapuchados atacan una concentración de Guaidó en Caracas

El artefacto lacrimógeno afecta a la concentración. (REUTERS)
Las ex miss universo venezolanas Dayana Mendoza (d) y Stefania Fernández (c) reciben donaciones este domingo, en Bogotá. (EFE)

—Encapuchados atacan una concentración de Guaidó en Caracas. El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, pronunciaba un discurso en el barrio de San Bernardino cuando la concentración fue atacada con gases lacrimógeneos.

Guaidó hablaba ante una multitud al noreste de Caracas, horas después de que el Tribunal Supremo de Justicia pidiera que se le levante la inmunidad parlamentaria. Antes de subir a la tarima, un grupo de encapuchados detonó una bomba lacrimógena en las inmediaciones y efectuaron disparos al aire para provocar que la gente se disperse.

En las imagenes se puede observar a adultos mayores y niños afectados por los efectos de los gases mientras intentan alejarse de la tarima.

A pesar de la acción, los ciudadanos se mantuvieron en el sitio para el recibimiento del mandatario interino.

Ante el ataque, Guaidó aseguró que lo único que le queda al régimen "es usar la violencia en contra del pueblo de Venezuela, para perpetuarse en el poder."

Acerca de la orden del Tribunal Supremo de Justicia, que ha pedido retirarle su inmunidad parlamentaria, con lo cual dejaría la puerta abierta a su detención y encauzamiento, el presidente interino dijo: "No hay ningún tipo de inhabilitación, porque no tienen ninguna competencia para hacerlo. Vamos a seguir en la lucha de la Operación Libertad".

El Supremo venezolano pide levantamiento de la inmunidad de Juan Guaidó. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela pidió este lunes el levantamiento de la inmunidad del jefe del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino del país por unos 60 Gobiernos.

El presidente del TSJ, Maikel Moreno, leyó ante periodistas una decisión de la Sala Plena que será remitida a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) "a los fines del allanamiento a la inmunidad parlamentaria del referido ciudadano Juan Gerardo Guaidó".

El fallo del alto tribunal declara además el "desacato" de Guaidó por haber burlado una prohibición de salida de Venezuela que le había sido dictada y que, pese a ello, el político realizó una gira de casi dos semanas por cinco países de Suramérica.

En consecuencia, el TSJ acordó imponer al opositor la multa de 200 unidades tributarias, unos tres dólares, y ordenó remitir copia de estas medidas a la Fiscalía "a los fines de la continuación del procedimiento para el enjuiciamiento de alto funcionario", indicó Moreno.

El Supremo ratificó las medidas cautelares dictadas contra Guaidó en enero, que consisten en prohibición de salida del país sin autorización hasta tanto se culmine la investigación en la que está incurso, así como la prohibición de enajenar y gravar bienes de su propiedad.

Además, se reiteró la orden de bloquear e inmovilizar las cuentas bancarias del jefe parlamentario y de cualquier otro instrumento financiero que tenga en el territorio venezolano.

El fiscal general, Tarek William Saab, lleva a cabo una investigación contra Guaidó luego de que se juramentase como presidente interino del país el pasado 23 de enero.

Guaidó asegura tener un plan para resolver la crisis eléctrica en Venezuela. El presidente encargado Juan Guaidó, dijo este lunes que tiene un plan para resolver la crisis eléctrica del país y acusó al Gobierno de Nicolás Maduro de aplicar "terrorismo de Estado" en las protestas por agua y luz.

En un acto de la plataforma Frente Amplio Venezuela Libre, que agrupa a opositores, disidentes del chavismo, religiosos, sindicatos y otros gremios, el líder opositor indicó que su Gobierno de transición solucionará la crisis eléctrica y con ello la del suministro de agua.

Detalló que primero explicaría en qué parte de la principal hidroeléctrica del país se generó la falla y que buscaría los repuestos para las termoeléctricas que tiene Venezuela y que no trabajan al total de su capacidad por la falta de mantenimiento, según expertos.

El opositor aseguró que estas plantas pueden proporcionar electricidad al centro y occidente del territorio venezolano.

Además, dijo que detallaría cuáles serían los estados y en qué tiempo se aplicaría el racionamiento eléctrico, mientras se solventan las fallas.

"Reto al régimen hoy a que sea serio y diga algo similar pues, a que se deje del cuento (...) ¿y saben por qué el régimen no va a decir esto? porque no tienen ni idea", afirmó, asegurando que deben dinero a proveedores de Alemania, Japón y países vecinos como Colombia o Brasil.

Indicó, en ese sentido, que ya se había puesto en contacto con ellos.

Guaidó también aprovechó para acusar a Maduro, de aplicar "terrorismo de Estado" en las zonas populares en las que el domingo se registraron protestas demandando el servicio de agua y luz, a donde, dijo, fueron enviados "paramilitares armados" y organismos de seguridad del Estado a reprimir.

"La mejor respuesta a eso debe ser más protesta", apuntó al tiempo que dijo que llegó el momento de "avanzar rápido" en la ruta que ha establecido para desalojar del poder a Maduro, a quien considera un "usurpador" por ganar unos comicios tachados de fraudulentos.

En el país se registran desde inicios de marzo recurrentes apagones que han afectado el suministro de agua y la situación llevó a cientos de venezolanos el domingo a protestar para exigir el restablecimiento de los servicios, que se han visto afectados, según el Gobierno por "ataques" de EEUU y la oposición.

—Inmigrantes venezolanos temen ser expulsados de Bolivia por protestar contra Maduro. Decenas de venezolanos que llegaron en los últimos meses a Bolivia en busca de una vida mejor tienen miedo de ser expulsados de uno de los pocos países de la región que apoyan a Caracas, por haber protestado contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

A mediados de marzo, un grupo de venezolanos denunció la violación de derechos humanos en su país y protestó frente a la embajada de Cuba en La Paz, lo que puso a los manifestantes bajo la lupa del presidente socialista Evo Morales, un leal aliado político de Maduro y de los Castro.

El 17 de marzo, la Policía boliviana detuvo a 14 venezolanos que fueron identificados como líderes de unas protestas de dos días antes: seis de ellos fueron deportados y ocho quedaron en libertad, pero cinco decidieron, posteriormente, huir a Perú por temor a nuevas medidas.

Los manifestantes vestían camisetas con el mensaje "Libertad para Venezuela" y demandaban a gritos el fin de una supuesta injerencia de Cuba, a la que responsabilizaron de la crisis que atraviesa el país caribeño.

"Tengo un poco de miedo a que me expulsen, porque ya expulsaron a venezolanos (...) Migración junto con INTERPOL buscaron en la casa de un inmigrante y lo sacaron del país", declaró Nelson, un ingeniero civil de 43 años que prefirió que no se difundiera su apellido para evitar represalias.

El Ministerio de Gobierno de Bolivia emitió un comunicado para explicar las circunstancias de la detención de los migrantes venezolanos.

"Se identificó que dichos ciudadanos no tienen oficio ni actividad económica lícita para su permanencia en el país" y que "confesaron estar involucrados en acciones conspirativas y participar en actividades políticas que afectan el orden público, a cambio de dinero", señaló el comunicado oficial.

Pero la directora para Las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, pidió recientemente al Gobierno boliviano a través de la red Twitter que "deje de detener, perseguir y expulsar arbitrariamente a los refugiados venezolanos que necesitan protección internacional".

Según datos de la Organización de Estados Americanos (OEA), en 2018 al menos 3,4 millones de venezolanos dejaron su país y la mayor parte se encuentra en Colombia, Perú, Chile, Ecuador, Argentina y Brasil.

"En Venezuela soy ingeniero civil, trabajé muchos años como chofer de autobuses, góndolas. En mi país también hice obras, pero ya no hay trabajo, comida, seguridad, medicina. Cada día la situación se agudiza más, es más difícil, era venirme o morirme de hambre, literalmente, en Venezuela y decidí con mi esposa e hija salir del país", relató Nelson a Reuters.

—Plan de racionamiento eléctrico durante 30 días: Los masivos apagones en Venezuela, acentuados desde el 7 de marzo, obligaron al Gobierno de Nicolás Maduro a activar un plan de racionamiento eléctrico durante 30 días, informó la AFP.

"El plan de 30 días de administración de carga ya entró en vigencia este domingo 31 de marzo", dijo Maduro durante una cadena obligatoria de radio y televisión, sin precisar cómo funcionará.

La chispa del malestar por los recurrentes apagones se reflejó en manifestaciones dispersas en Caracas, varias de las cuales fueron reprimidas por grupos civiles armados afines al Gobierno socialista conocidos como colectivos.

"El Gobierno bolivariano ha decidido mantener suspendidas las actividades escolares y se establece una jornada laboral diaria hasta las dos de la tarde en instituciones públicas y privadas", informó más temprano el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, al leer un comunicado oficial.

El texto oficial no precisó por cuánto tiempo se prolongará la reducción de la jornada laboral ni la suspensión de clases, aunque Maduro estimó que las actividades escolares podrían restablecerse "entre martes o miércoles" de la semana que viene.

La medida se asemeja a las aplicadas durante los años 2016 y 2018 por Maduro aduciendo la reducción del caudal en la hidroeléctrica Guri, que genera un 80% de la energía al país, por efectos de la sequía.

El sonido de cacerolas irrumpió en la capital venezolana. Con pitos y banderas, decenas de habitantes salieron espontáneamente a las calles formando pequeñas protestas agobiados por las fallas eléctricas y la severa escasez de agua, pero muchas fueron contenidas por los colectivos.

Previamente, el presidente había dado luz verde a estos grupos de civiles armados para contener las protestas.

"Colectivos paramilitares al servicio de la dictadura de nuevo reprimen las protestas de los sectores populares. Cumplen la orden de Maduro de reprimir las protestas sociales por derechos", denunció la ONG de derechos humanos Provea.

—'Colectivos agredieron a mi papá': Brian Vargas narró que su papá, un comerciante de 62 años, fue atacado por colectivos en la avenida Fuerzas Armadas adyacente al palacio presidencial de Miraflores en el centro de Caracas.

"Los colectivos agredieron a mi papá, le dieron con un tubo y le dispararon a quemarropa, una bala le rozó en la cabeza (...) Los colectivos estaban agrupados con la policía", describió Vargas a la AFP.

Otra joven de 18 años también recibió un disparo en una pierna, "pero afortunadamente está fuera de peligro", afirmó Vargas.

Luego que un nuevo apagón dejara a oscuras la capital y varios estados la noche del sábado, el ministro de Comunicación reiteró que se trataba de otro sabotaje.

"El Gobierno bolivariano se dirige al pueblo de Venezuela y al mundo y denuncia la infame y brutal perpetración de dos ataques programados y sincronizados contra el sistema eléctrico nacional para obstruir de manera criminal y homicida los inmensos esfuerzos del gobierno revolucionario (...) para estabilizar el servicio de energía eléctrica", sostuvo Rodríguez.

Tras sumarse a las protestas, que se replicaron en varios sectores de la capital venezolana, Dina de Ornella clamó ayuda a la comunidad internacional.

"La comunidad internacional que se dedique a nosotros, porque nosotros nos estamos muriendo, la gente se está muriendo en los hospitales, abandonan a los niños en la calle porque no hay alimentos, por favor, ayúdennos, se lo pedimos, por favor", sostuvo.

—Noches de insomnio: El opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por unos 50 países, había pedido durante una concentración el sábado salir a protestar cada vez que se produjeran fallas eléctricas y de agua, en severa escasez.

"Señores de la FANB (Fuerza Armada) los ciudadanos protestan porque TODOS, ustedes y sus familias incluidos, estamos sufriendo por culpa del colapso que generó el régimen. Deben protegerlos de los colectivos", escribió este domingo en Twitter.

En opinión de Miguel Lara, gerente de operaciones del sistema eléctrico venezolano hasta 2004, "esto se veía venir" producto de la corrupción, impericia y falta de mantenimiento al sistema eléctrico.

Para Lara "el (fenómeno climático) Niño nunca fue un problema para la generación eléctrica y eso quedó en evidencia (...) El que fracasa normalmente lo que tiene son excusas".

"Llevamos seis noches completas sin luz, estamos como en la era de las cavernas", se quejó Chiquinquirá Bermúdez, habitante de Los Puertos de Altagracia, adyacente a la capital Maracaibo (Zulia).

En la ciudad petrolera, caracterizada por temperaturas sobre los 40 grados, sumaban este domingo 48 horas corridas sin energía eléctrica con algunos períodos de dos horas de servicio diarias desde el lunes.

"Desayuné cereal, almorcé pan y cené pan", dijo a la AFP Daniela Pirela, habitante del sector La Pomona de Maracaibo. "Además nos quedan 15 litros de agua y estamos tratando de rendirlos", remarcó.

—Más movilizaciones este lunes: Desde la Asamblea Nacional, Guaidó llamó a nuevas concentraciones este lunes y anunció que estará presente en la Avenida Carlos Soublette, en San Bernardino.

"Así que mañana nos vemos en las calles. Nosotros no nos escondemos como el dictador. Ponemos el pecho con ustedes y junto a ustedes. No podrán con nosotros", escribió el líder opositor este domingo en Twitter.

—Dos miss universo venezolanas recogen ayuda en Bogotá para sus compatriotas: Las modelos venezolanas Dayana Mendoza y Stefanía Fernández, ganadoras del concurso Miss Universo en 2008 y 2009, respectivamente, recogieron este domingo en Bogotá ayuda para paliar la hambruna que vive su país.

El objetivo es el de ayudar a los colombianos retornados tras años viviendo en Venezuela, a los migrantes que se han visto obligados a dejar atrás el país y a los afectados por el apagón de tres días que se vivió en toda la nación, explicó Mendoza a EFE.

La jornada se prolongará durante siete horas y, según explicó la miss universo 2008, necesitan "ácido fólico, vitaminas para mujeres embarazadas, pañales, toallitas húmedas para bebés y fórmulas lácteas".

Además, explicó que venden camisas con el logo de "Healing Venezuela", la organización que organizó la colecta y que une la bandera de su país con la de Colombia "como símbolo de agradecimiento".

Colombia ha recibido a cerca de 1.200.000 venezolanos que se han asentado en el país, al que además cruzan cerca de 35.000 personas diarias, algunas para emigrar de manera definitiva y otros para comprar medicinas y alimentos.

En este sentido, Mendoza explicó que con la venta de cada camiseta pueden alimentar a un niño en Venezuela durante 15 días.

"Es muy importante que podamos contar con su apoyo, la meta la vamos a lograr si contamos con ustedes", dijo Mendoza a los residentes en Bogotá a través de EFE.

La mayoría de quienes se acercaron a hacer donaciones fueron ciudadanos venezolanos residentes en Bogotá, si bien entre quienes respondieron al llamado de las "misses" también hubo varios colombianos.

Eran ciudadanos como David Zuluaga, colombiano esposo de una venezolana, que explicó que ambos en el matrimonio hacen "donaciones cada vez que" pueden para ayudar a los venezolanos que padecen "este Gobierno, si es que se le puede llamar Gobierno".

Por eso, consideró que deben "hacer todo lo necesario para" que se acabe el régimen del gobernante Nicolás Maduro y que Venezuela "vuelva a ser el país tan hermoso, próspero y bendecido" que era antes porque "lo merecen".

"Trajimos cinco tarros de leche para (niños) de cero a tres meses y de tres a seis meses y pañitos húmedos. En otras ocasiones hemos donado dinero, hemos apadrinado un bebé venezolano, y le estamos mandando dinero cada vez que podemos", subrayó Zuluaga.

Sin embargo, subrayó que "la mejor donación es este mensaje de resistencia y apoyo de un hermano colombiano".