Domingo, 26 de Mayo de 2019
Última actualización: 03:36 CEST
VENEZUELA

EEUU estudia 'sanciones secundarias' a países que comercien con Maduro: John Bolton

Federica Mogherini y el canciller ecuatoriano, José Valencia, abren el GCI sobre Venezuela en Quito. (AFP)
Una refinería en Carabobo. (EFE)

—EEUU estudia "sanciones secundarias" a países que comercien con Venezuela: Bolton. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está considerando imponer sanciones a compañías de otros países que hacen negocios con Venezuela para cortar los ingresos al presidente Nicolás Maduro, dijo a Reuters TV el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

"Nos estamos moviendo exactamente en esa dirección", dijo Bolton cuando se le preguntó si Trump consideraría lo que se conoce como "sanciones secundarias".

"Incluso estamos viendo una serie de medidas adicionales que podríamos tomar", destacó Bolton en la entrevista.

El petróleo proporciona a Venezuela el 90% de sus ingresos por exportaciones. Washington impuso sanciones en enero a la estatal PDVSA, impidiendo que comercie con empresas estadounidenses a menos que los ingresos se destinen a un fondo disponible para la administración del presidente encargado, Juan Guaidó.

Maduro mantiene el control de las funciones estatales y la lealtad de los militares del país, pero Bolton dijo que no le preocupa que el impulso para expulsarlo esté perdiendo fuerza.

"Puedo decirles que hay muchas cosas bajo la superficie. La oposición está en contacto constante con un gran número de almirantes y otros partidarios dentro del Gobierno de Maduro", sostuvo Bolton. "Es una lucha contra un gobierno autoritario y, obviamente, va a tomar algún tiempo".

Trump está buscando opciones, incluidas sanciones, para responder a la creciente presencia militar de Rusia en Venezuela, dijo Bolton. Dos aviones de la fuerza aérea rusa que transportaron a casi 100 efectivos militares aterrizaron cerca de Caracas el sábado.

—Almagro: Ninguna acción del Derecho Internacional debe excluirse en Venezuela. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, afirmó este viernes en la Reunión de Medio Año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que la comunidad internacional no debe descartar ningún mecanismo para resolver la crisis de Venezuela.

"Ningún mecanismo del Derecho Internacional debe ser descartado, es contrario al derecho, sería inmoral con el sufrimiento de un pueblo, con las graves violaciones a los derechos humanos", manifestó Almagro en Cartagena (Colombia) al ser preguntado en un panel sobre la opción militar para Venezuela.

El secretario general de la OEA subrayó: "Descartar eso a priori es completamente contrario al derecho, además de inmoral e injusto con el pueblo venezolano", porque, según explicó, "los instrumentos del Derecho Internacional deben estar disponibles para estos casos".

Almagro, uno de los más fuertes críticos en la comunidad internacional del régimen de Nicolás Maduro, dijo que la OEA "tiene características institucionales" para actuar en los países miembros, "pero los mecanismos por los cuales se acababan las dictaduras en el siglo XX no son trasladables al siglo XXI" y por eso no se debe descartar ninguna opción.

Se trata, según dijo, de "abrir los instrumentos del Derecho Internacional", como los "que tiene el Consejo de Seguridad de la ONU y que la OEA no tiene".

Al referirse al régimen de Maduro, Almagro afirmó que es una "dictadura usurpadora" con "costo político cero" en la que por graves que sean las violaciones a los derechos humanos que se cometen, "no pasa nada".

"Es una dinámica de 'management' dictatorial muy cubano, mezclado con el crimen organizado", expresó en el panel "Venezuela sin chavismo: nueva oportunidad para el hemisferio", en el que también intervinieron el director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW) para las Américas, José Miguel Vivanco; el director del diario caraqueño El Nacional, Miguel Henrique Otero, y el de Migración Colombia, Christian Krüger.

Según dijo Almagro, con la presión diplomática y financiera que la comunidad internacional ejerce sobre el Gobierno de Maduro, "en los años 70 u 80 cualquier dictadura hubiera caído en América Latina".

Por eso añadió: "Una dictadura con esa característica no se va sola, no se va con lógica política y eso es uno de los temas de los que tenemos que ser conscientes al abordar la crisis política venezolana".

En el panel, previo a la inauguración de la Reunión de Medio Año de la SIP, Almagro recordó que a pesar de las sanciones de países como Estados Unidos o la Unión Europea (UE) el régimen de Maduro sigue "golpeando" a su propio pueblo.

"Se llega a un punto en que se transforman en armas las violaciones a los derechos humanos y la salud de la gente", expuso en referencia a la crisis humanitaria que vive Venezuela y a la negativa de Maduro a permitir la entrada de ayuda humanitaria a su país.

Por eso, consideró que hasta que no se haga "algo concreto para que Maduro no le siga pegando al pueblo venezolano con la peor crisis de la historia" de ese país, la situación no cambiará.

"Tenemos que pensar en cuál es nuestra responsabilidad de protegerlos" a esos venezolanos que hoy carecen de alimentos, medicinas y servicios públicos, manifestó.

—HRW insta a Guterres a "tomar partido" ante la crisis humanitaria en Venezuela. El director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW) para las Américas, José Miguel Vivanco, dijo este viernes que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, "debe tomar partido" en la crisis humanitaria de Venezuela para activar los mecanismos de ayuda a la gente de ese país.

Vivanco, que participó en el panel inaugural de la Reunión de Medio Año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que comenzó este viernes en Cartagena (Colombia), aseguró que esa recomendación se le hará a Guterres en un informe de HRW que será divulgado el próximo 4 de abril en Washington.

"La principal recomendación que estamos haciendo en este informe es que el secretario general de Naciones Unidas debe tomar partido en esta crisis", afirmó Vivanco en el panel "Venezuela sin chavismo: nueva oportunidad para el hemisferio".

Vivanco subrayó el compromiso del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, participante en el mismo panel, con la búsqueda de soluciones al drama humanitario de Venezuela, pero afirmó que no ocurre lo mismo con Guterres.

"Lamentablemente no puedo decir exactamente lo mismo del secretario general de Naciones Unidas, que debe declarar de una vez por todas el caso de Venezuela como de emergencia humanitaria", expresó.

Según el jefe de HRW, esto "no es una cuestión solamente semántica" pues si el caso de Venezuela no se define "como una crisis humanitaria no es posible activar todos los mecanismos con los que cuenta Naciones Unidas y que no dependen del beneplácito de (Nicolás) Maduro".

Vivanco explicó que la ONU "tiene prácticas, políticas y principios que le permiten reaccionar en materia humanitaria con o sin consentimiento del elemento político que causa la crisis".

El informe que Human Rights Watch presentará sobre Venezuela fue elaborado por la Universidad Johns Hopkins, de Washington, y en él se examina la crisis humanitaria desde diferentes aspectos, como la falta de alimentos, la desnutrición, la falta de medicinas y vacunas, entre otros, precisó.

—La Cruz Roja lanzará en Venezuela una operación humanitaria "similar a la de Siria". El presidente de la Federación Internacional de las Sociedades de Cruz Roja y Media Luna Roja (FICR), Francesco Rocca, ha anunciado este viernes en rueda de prensa desde Caracas que en 15 días la FICR lanzará una operación humanitaria en Venezuela, "similar a la de Siria", con la que pretende ayudar a unas 650.000 personas.

Rocca ha indicado que la intervención humanitaria de la FICR es fruto de unas "negociaciones", de las que no ha dado detalles, amparándose en la "confidencialidad" de las mismas, reporto Europa Press.

Así, no ha aclarado si han sido con el régimen de Nicolás Maduro, con el presidente encargado, Juan Guaidó, o con ambos.

En cualquier caso, Rocca ha dejado claro que la FICR no aceptará ningún tipo de injerencia política en lo que ha subrayado que se trata de una acción humanitaria.

La operación se regirá por los "principios fundamentales" de humanidad, imparcialidad, independencia y neutralidad, ha recalcado.

Este mismo viernes, Guaidó anunció que en los próximos días recibirá "ayuda humanitaria" internacional para Venezuela, tras su fallido intento de ingresar donaciones de Estados Unidos el pasado 23 de febrero.

"Hoy les anunciamos que la ayuda humanitaria es un hecho y que en las próximas horas, en los próximos días, estaremos recibiendo importantes apoyos médicos para contener esta tragedia", dijo Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países encabezados por Washington.

El jefe parlamentario no precisó, sin embargo, si la asistencia llegará directamente a Venezuela o a los vecinos Colombia y Brasil, donde permanecen los cargamentos que no pudieron entrar el 23 de febrero por impedimento del gobierno de Nicolás Maduro.

No obstante, aseguró que "esto es resultado de la ciudadanía, de la presión, de la exigencia", dando a entender que el acceso estaría garantizado.

"En las últimas horas hemos avanzado significativamente en hacer realidad este esfuerzo por salvar vidas", añadió el opositor en un vídeo difundido en sus redes sociales.

Más temprano, el Gobierno del presidente Maduro convocó a la prensa para cubrir el arribo, este viernes, de "medicamentos e insumos médicos descartables" provenientes de China, aliado del Ejecutivo socialista.

"El régimen reconoce su fracaso al aceptar la existencia de una emergencia humanitaria compleja que ellos produjeron", afirmó Guaidó, refiriéndose a la severa escasez de alimentos y medicinas en medio de la peor crisis del país petrolero en su historia moderna.

Refiriéndose a la "ayuda humanitaria" que él recibirá, el jefe legislativo llamó a ONGs, a la comunidad internacional y a la ciudadanía a "estar listos para ser contralores, para impedir que la ayuda humanitaria sea utilizada con fines corruptos y miserables".

"Debe ser un proceso limpio y transparente", sostuvo.

Maduro niega que en Venezuela haya una "crisis o emergencia humanitaria", como denuncian la oposición y varios gobiernos que lo desconocen como mandatario, y vincula el desabastecimiento con las sanciones de Estados Unidos para asfixiarlo económicamente y obligarlo a dejar el poder.

El gobernante sostiene que el ingreso de las donaciones del 23 de febrero era el pretexto para una intervención militar norteamericana.

—Grupo de Contacto sobre Venezuela condena la sanción contra Guaidó: El Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela, que encabeza la Unión Europea (UE), condenó la sanción que inhabilita políticamente al opositor Juan Guaidó, pero insistió en que la crisis en ese país debe ser resuelta de manera pacífica por los mismos venezolanos, reportó la AFP.

Reunidos en Quito, los representantes de esta iniciativa apenas consiguieron consensuar su llamado a elecciones libres en Venezuela "tan pronto como sea posible", pero sin avanzar en planes concretos para atender la grave crisis generada por la escasez y la hiperinflación en el país latinoamericano.

El Grupo de Contacto Internacional (GCI) emitió, sin embargo, una "condena" a la decisión del contralor general de Venezuela de inhabilitar a Guaidó para ejercer cargos públicos por 15 años.

Este tipo de decisiones "menoscaban aún más los esfuerzos para conseguir una solución pacífica y democrática a la crisis en Venezuela", señaló la agrupación en una declaración que fue leída en inglés y español al cierre de la reunión en Quito.

Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, expresó a la prensa que la "decisión política [de la Contraloría venezolana] es otra demostración de la urgencia de la restauración de la democracia, la separación de poderes y el Estado de derecho en el país".

Mogherini consideró también que las acciones de la Contraloría tienen "como objetivo socavar la búsqueda de un resultado democrático y pacífico" en Venezuela.

—Solución pacífica: El encuentro en Quito se celebró también en medio de tensiones por la reciente llegada a Venezuela de dos aviones de Rusia con personal y equipos militares, y con la crisis social en un nivel máximo a causa de un nuevo gran apagón en ese país.

Rusia acusa a Washington de intentar organizar un golpe de Estado en Venezuela, en tanto que la administración de Donald Trump ha expresado que "todas las opciones están sobre la mesa" para presionar por la salida del mandatario Nicolás Maduro.

El GCI indicó en su declaración que "la crisis múltiple que afecta a Venezuela solo puede tener una solución política, pacífica, democrática y entre venezolanos, excluyendo el uso de la fuerza", a través de elecciones presidenciales "libres, transparentes y creíbles tan pronto como sea posible".

El documento de la agrupación fue suscrito por Francia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, España, Suecia, Reino Unido, Ecuador, Costa Rica y Uruguay. Bolivia, que asistió a la cita y es aliada de Venezuela, no consta entre las naciones que apoyaron la resolución.

La agrupación, que volverá a reunirse a principios de mayo en Costa Rica, hizo también un llamado a la "inmediata e incondicional liberación" de "presos políticos".

—Sin fecha para elecciones: Desde el Palacio de Najas, sede de la cancillería ecuatoriana en Quito, el GCI encomendó a sus grupos sobre asistencia humanitaria y elecciones continuar con sus gestiones, sin fijar una fecha para obtener resultados.

En la primera cita de la agrupación realizada en febrero en Montevideo, el GCI había establecido un plazo de 90 días para promover comicios presidenciales como una salida pacífica a la crisis política en Venezuela.

La agrupación se ofreció para acompañar en un futuro proceso electoral en el país sudamericano.

De acuerdo con un informe interno de la ONU obtenido el jueves por la AFP, casi un cuarto de la población necesita ayuda humanitaria urgente.

El GCI expresó su preocupación por el "rápido deterioro" de las condiciones de vida de los venezolanos y se comprometió a movilizar asistencia humanitaria al país.

En la cita de Quito participó el canciller chileno, Roberto Ampuero, quien acudió al encuentro para ser un "puente" entre el Grupo de Lima, que su país integra junto a otros países regionales, y el GCI.

El canciller ecuatoriano, José Valencia, celebró la participación de su par chileno y manifestó que "una de las fortalezas del Grupo Internacional de Contacto es esa apertura para llegar, para alcanzar, para tomar en cuenta a todos los actores dentro y fuera de Venezuela".

El miércoles, el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, confirmó contactos con México y Noruega para analizar el futuro de Maduro, cada vez más asediado por la comunidad internacional.

Noruega y México se han ofrecido a negociar el fin de la crisis venezolana.

—Rusia y Venezuela abordarán la próxima semana un aumento de suministro de crudo: Los Gobiernos ruso y venezolano abordarán la próxima semana en Moscú un posible aumento del suministro de petróleo venezolano a Rusia, indicó el ministro ruso de Energía, Alexandr Nóvak.

"Pienso que sí, lo discutiremos, por supuesto. En el marco de las ofertas recibidas de nuestros colegas" venezolanos, dijo Nóvak a los periodistas en los márgenes del Foro Económico de Krasnoyarsk, que se celebra del 28 al 30 de marzo, según recoge la agencia Interfax, citada por EFE.

El titular ruso de Energía se reunirá la próxima semana con el ministro venezolano de Petróleo, Manuel Quevedo, quien dijo recientemente en Bakú, con motivo de una reunión ministerial de la OPEP y sus aliados, que Caracas puede redirigir el suministro de crudo originalmente destinado a EEUU, a Rusia y a otros países.

Rusia es uno de los principales aliados del Gobierno de Nicolás Maduro, que anunció además en marzo pasado que trasladará a Moscú la oficina de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en Lisboa.

Según afirmó en su visita a Rusia la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, "Europa no da garantías de respeto" a los activos venezolanos.

EEUU, que junto a una cincuentena de otros países reconoce al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha impuesto sanciones a Caracas para presionar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, a abandonar el poder.

Así, el Departamento del Tesoro de EEUU impuso a finales de enero sanciones a la petrolera estatal venezolana Pdvsa, que gestiona la principal fuente de ingresos de Venezuela.

Las sanciones afectan a 7.000 millones de dólares en activos de PDVSA y provocarán otros 11.000 millones de dólares en pérdidas a la petrolera a lo largo del próximo año, aseguró entonces el asesor de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton.

–Pence dice que EEUU no cejará hasta que Venezuela recupere la libertad: El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, aseguró este jueves en Florida que EEUU mantendrá su cerco a la "dictadura" del gobernante Nicolás Maduro y no cejará hasta que la "libertad y la democracia sean restauradas en Venezuela".

En una conferencia no abierta al público en la católica Universidad Ave María, en la pequeña población homónima del suroeste de Florida, Pence cargó contra el "brutal régimen" de Maduro y su "Gobierno socialista", responsable, dijo, de que nueve de cada diez venezolanos vivan sumidos en la pobreza.

Denunció que más de tres millones de venezolanos han dejado ya el país "huyendo de la brutalidad del régimen" y tuvo, a continuación, palabras de elogio para Fabiana Rosales, esposa del líder opositor venezolano Juan Guaidó, quien en enero pasado se proclamó presidente encargado de Venezuela y ha sido reconocido como tal por más de medio centenar de naciones.

El presidente Donald Trump se reunió este miércoles por sorpresa en Washington con Rosales, donde ella denunció que temía "por la vida" de su marido y que en Venezuela la población se muere de hambre y falta de atención médica en los hospitales.

"Fabiana, con solo 26 años de edad, ha mostrado su coraje y valor" y Trump le ha dicho que EEUU "continuará estando a su lado hasta que la libertad y la democracia sean restauradas" en esa nación bajo el Gobierno de Guaidó.

En ese contexto, el vicepresidente expresó el compromiso de su Gobierno en los "esfuerzos" para asfixiar a la "dictadura de Maduro económica y políticamente" en el ámbito internacional.

En el marco de su gira por varios países de América, Rosales ya visitó Nueva York esta semana y se reunió este miércoles con Pence y Trump en Washington.

Tenía previsto además una reunión el jueves con la primera dama, Melania Trump, en el club privado de Trump en Florida, conocido como Mar-a-Lago.

El sábado la esperan en Miami en una jornada de recolección de ayuda para el pueblo venezolano en la que sus promotores confían en reunir "centenares de toneladas" de alimentos no perecederos, medicamentos, vitaminas, insumos ortopédicos y hospitalarios y pastillas potabilizadoras de agua y desparasitadoras.

—American Airlines suspende indefinidamente sus vuelos entre EEUU y Venezuela: La aerolínea estadounidense American Airlines anunció hoy su decisión de suspender "indefinidamente" sus vuelos entre EEUU y Venezuela, que ya había interrumpido de forma temporal desde el pasado 15 de marzo alegando "motivos de seguridad".

"Hemos tomado la difícil decisión de suspender indefinidamente el servicio a Venezuela", señaló en un comunicado la compañía, con sede en Fort Worth (Texas), y detalló que la medida es efectiva de inmediato.

American Airlines, que volaba desde Miami a Caracas y a la ciudad de Maracaibo, argumentó que desde el pasado 15 de marzo, cuando dio a conocer la suspensión temporal de operaciones hacia el país petrolero, estuvo trabajando para restablecer el servicio.

"Continuaremos supervisando la situación y trabajando también con los miembros de nuestro equipo, los líderes sindicales y otras partes clave interesadas a reiniciar los servicios cuando las condiciones sean las adecuadas", apuntó la aerolínea, aunque indicó que "ahora mismo" no han fijado un periodo de tiempo.

Para la aerolínea, que ha operado durante más de 30 años en Venezuela, "esta fue una decisión difícil" no solo por su larga historia en ese país, sino por los más de 70 integrantes de su equipo que "viven y trabajan" allí.

"Estamos trabajado estrechamente con el equipo para asistirlo durante este momento difícil y buscar otras oportunidades", agregó la declaración.

La medida del pasado 15 de marzo se dio a conocer poco después de que el sindicato de pilotos de American Airlines recomendara a sus afiliados no viajar a Venezuela luego de que Washington informara de que todos sus diplomáticos habían abandonado el país caribeño.

"Hasta próximo aviso, si les son asignados o reasignados enlaces con Venezuela, rechacen el encargo", dijo en ese entonces la Allied Pilots Association, que representan a cerca de los 15.000 pilotos de la compañía en un comunicado difundido por medios locales.

American Airlines era la única gran aerolínea estadounidense que mantenía sus vuelos a Venezuela desde Miami, después de que United y Delta suspendiesen el servicio en 2017.

El pasado 23 de enero, el Gobierno de Nicolás Maduro rompió relaciones diplomáticas con EE.UU. y dio un plazo de 72 horas para que el personal diplomático abandonara el país.

Maduro se pronunció después de que la Casa Blanca reconociera al líder opositor Juan Guaidó, quien se proclamó ese día presidente encargado de Venezuela, decisión que ha sido respaldada por más de 50 países.