Lunes, 22 de Abril de 2019
Última actualización: 02:00 CEST
nicaragua

Oposición de Nicaragua suspende diálogo con el Gobierno tras la represión de este fin de semana

Represión de las protestas en Managua este fin de semana. (REUTERS)

La oposición de Nicaragua suspendió este lunes su participación en el diálogo con el Gobierno en respuesta a "la violencia y represión" del fin de semana, cuando fueron detenidos y posteriormente liberados más de 100 manifestantes en Managua, reportó AFP.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) dijo en un comunicado que "condena enérgicamente la violencia y represión ejercida" el sábado, cuando opositores se preparaban para marchar en demanda de la liberación de detenidos por participar en las protestas del año pasado contra el Gobierno de Daniel Ortega.

La libertad de los manifestantes detenidos constituye el escollo de la negociación, con la que las partes buscaban poner fin a la crisis que se desató en el país desde el comienzo de las manifestaciones antigubernamentales que dejaron decenas de muertos y detenidos. La oposición plantea que la liberación debe ser un acto unilateral del Gobierno, pero el oficialismo insiste en que debe ser discutido junto a otros temas en la mesa de diálogo.

La delegación del Gobierno respondió en otro comunicado calificando como "inconcebible, contradictoria e insólita" la participación de miembros de la oposición en "una provocación y alteración del orden público", refiriéndose a la protesta convocada para el fin de semana.

Agentes de la Policí­a arremetieron el sábado contra opositores que se preparaban para manifestarse y detuvieron a más de 100 personas, entre ellas dos miembros de la alianza opositora. Los liberaron horas después por mediación del nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag.

La ACJD reclamó que el Gobierno "tiene a más de 700 presos políticos simplemente por defender sus derechos ciudadanos. Está en sus manos su liberación, el respeto absoluto a sus derechos, así­ como el cese de la represión".

El Gobierno negó esa cifra y anunció un informe del Sistema Penitenciario sobre el número de presos.

El Ejecutivo había prometido liberar la semana pasada a un grupo "apreciable" de reos como un gesto para facilitar el diálogo, pero el viernes liberó a 50 personas, lo que fue considerado "insuficiente" por los opositores.

En el reinicio de las conversaciones el 27 de febrero, el Gobierno excarceló con régimen de casa por cárcel a un centenar de manifestantes y el viernes sacó al segundo grupo de 50 personas bajo la misma figura.

EEUU no descarta la opción militar contra Daniel Ortega

Aunque "centrado en resolver la crisis mediante la acción política, económica y diplomática", Washington "no descarta ninguna otra opción", entre ellas la militar, según declaró este lunes en Madrid el embajador Todd Robinson, enviado especial de Estados Unidos para Centroamérica.

Robinson se reunió este lunes con representantes del Gobierno español, entre los que mencionó al director de Asuntos Económicos de La Moncloa, Manuel de la Rocha-Vázquez, como parte de sus contactos con los aliados europeos para analizar el conflicto interno en Nicaragua, reportó EFE.

Igual que hiciera la pasada semana en Bruselas, el representante del Departamento de Estado insistió en que EEUU apoya el diálogo en Nicaragua; en que continuará las sanciones contra el régimen que encabezan el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, y en que Washington pide "elecciones prontas, libres y justas".

Robinson consideró que, "sin embargo, el régimen de Ortega continúa optando por la represión y la violencia sobre los derechos humanos y las aspiraciones democráticas del pueblo nicaragüense".

El enviado especial de Washington acusó a Ortega de "plantear este conflicto como una clásica lucha ideológica entre Nicaragua y Estados Unidos. No es el caso. El conflicto de Daniel Ortega es con su pueblo y con los deseos de éste de vivir en democracia y en libertad".

EEUU, dijo, exige "la libertad de todos los presos políticos", que Robinson cifró entre 800 y 1.000, al tiempo que menospreció la reciente liberación de un centenar de ellos en la medida en que la inmensa mayoría "continúa bajo arresto domiciliario".

Preguntado en dos ocasiones sobre si, como en Venezuela, todas las opciones están sobre la mesa, incluida la militar, Robinson insistió en que EEUU está centrado en las vías políticas, económicas y diplomáticas pero "no puede descartar otras opciones".