Viernes, 19 de Abril de 2019
Última actualización: 22:02 CEST
VENEZUELA

El chavismo dice que los militares desertores planean una incursión violenta

Miembros del Ejército de Colombia acompañan a dos agentes de la GNB que desertaron el pasado 25 de febrero de 2019 en una trocha en Cúcuta. (EFE)

—El chavismo dice que los militares desertores planean una incursión violenta en Venezuela: El Gobierno venezolano denunció este sábado que los más de 500 militares que han desertado en los últimos días al cruzar la frontera hacia Colombia planean una incursión violenta en el país con el apoyo de EEUU, reportó EFE.

"Denuncio y alerto al país, que el narco Gobierno de Iván Duque con la excusa del 'estatus de refugiado' que otorgó a los mercenarios y traidores que huyeron el pasado 23F, usa a la ACNUR en Cúcuta para cubrir logística de alojamiento", escribió en la red social Twitter el dirigente chavista Freddy Bernal.

El oficialista, que fue designado por el Gobierno de Nicolás Maduro como máxima autoridad en el estado venezolano de Táchira —fronterizo con Colombia—, se refirió así a las deserciones que comenzaron el sábado pasado en medio de las protestas antigubernamentales en esa región que se saldaron con 300 heridos.

Señaló que el grupo de desertores, que según Migración Colombia llega a 567, está liderado por el general retirado Cliver Alcalá, un antiguo defensor del chavismo, "y es un falso positivo para deslegitimar" a la Organización de Naciones Unidas (ONU) y a su agencia para refugiados ACNUR.

"Ellos pretenden en los próximos días efectuar incursiones violentas contra Venezuela con armamento comprado por EEUU en Europa del este", prosiguió Bernal.

El portavoz de la llamada revolución bolivariana pidió a la ACNUR pronunciarse y "hacer una revisión inmediata del uso que el narco Gobierno de Colombia hace de esta noble agencia y del estatus de 'refugiados' para estos mercenarios alojados en Cúcuta".

Los agentes que han abandonado Venezuela lo hacen en acatamiento de un llamado hecho por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, que juró asumir como presidente interino del país en vista de la usurpación que considera hace Maduro de la Presidencia, y cuenta con el respaldo de medio centenar de naciones, incluida Colombia.

—Honduras envía a Colombia más de dos toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela: El Gobierno de Honduras envió este viernes a la ciudad colombiana de Cúcuta más de dos toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela, entre elementos básicos de higiene personal y kits de asistencia para adultos mayores.

Así lo informó la Cancillería colombiana, que detalló en un comunicado que la asistencia contiene "insumos para recién nacidos como pañales, biberones, talco, toallas húmedas y sanitarias, cepillos para lavar biberones, vaselina, papel higiénico, jabón de ropa y baño, pasta y cepillos dentales, platos y detergente".

Esa ayuda humanitaria, agregó la información, llegó al aeropuerto Camilo Daza de Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, en aviones de la Fuerza Aérea de Honduras.

Según las autoridades, hasta el momento son más de 400 toneladas de alimentos, kits de aseo y suplementos alimenticios los que han llegado a Colombia y que están almacenadas en el puente fronterizo de Tienditas, que conecta a Cúcuta con la ciudad venezolana de Ureña.

—Padrino López entregará una lista de militares para 'facilitar' las sanciones de EEUU: El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, dijo este viernes que ordenó entregar al Departamento del Tesoro de EEUU la lista completa de generales y almirantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para "facilitar" las sanciones de ese país contra los militares.

"He ordenado pasar al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos la nómina completa de los oficiales generales y almirantes de la FANB para facilitar la tarea de 'sancionar' por cuotas a los revolucionarios defensores de la Constitución y de la soberanía nacional", dijo en un mensaje en Twitter.

Padrino López, que no añadió más comentarios, ha rechazado en reiteradas oportunidades las sanciones que EEUU impone a los militares y ha señalado que no le importan, precisó EFE.

El Departamento del Tesoro de EEUU anunció el viernes medidas económicas contra seis altos mandos "próximos" al gobernante Nicolás Maduro por estar implicados en el bloqueo de la ayuda humanitaria que se esperaba ingresara el sábado al país petróleo y que el chavismo considera que podía dar paso a una invasión.

Los sancionados son los generales Richard Jesús López Vargas, Jesús María Mantilla Oliveros, Alberto Mirtiliano Bermúdez Valderrey y José Leonardo Norono Torres; el comisario jefe de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), José Miguel Domínguez Ramírez; y el director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Cristhiam Abelardo Morales Zambrano.

A consecuencia de esta medida, quedan congelados los activos que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se prohíbe llevar a cabo transacciones financieras con ellos por parte de entidades de EEUU.

El Gobierno de Maduro reaccionó a estas sanciones mostrando su rechazo categórico y acusando al país norteamericano de intentar sobornar y de "amenazar directamente" a los militares del país.

Para la Administración de Maduro estas sanciones son parte del "propósito" del Gobierno de Donald Trump "de perjudicar a militares" que asegura defendieron "la integridad territorial" el sábado.

El senador republicano por la Florida Marco Rubio respondió al irónico tuit de Padrino López recordándole una supuesta "compra" de una propiedad que realizó el ministro en Costa Rica, cuyo dinero relaciona con el "tráfico de drogas".

"No olvide incluir en la lista a su novia en Costa Rica y al rancho que le compró con el dinero que hizo de los pagos de narcotraficantes", escribió Rubio en Twitter.

—Las fronteras de Venezuela, sin indicios de apertura: Las fronteras de Venezuela cumplieron una semana cerradas, y sin indicios de apertura, pese a que miles de personas se han visto afectadas por esta medida ordenada por el Gobierno de Nicolás Maduro para impedir el pasado sábado el ingreso de la ayuda humanitaria acopiada en Brasil, Colombia y Curazao, reportó EFE.

La mayoría de los afectados están en ciudades venezolanas fronterizas con Colombia que fueron escenario de enfrentamientos el fin de semana anterior, cuando sus habitantes exigían a las autoridades permitir el ingreso de las donaciones hechas por varios gobiernos del mundo ante la escasez de medicinas y alimentos.

Muchas de estas personas cruzan a diario a Colombia para comprar alimentos o medicinas, trabajar, estudiar o recibir atención médica, y, aunque trabajadores, estudiantes y enfermos se han acercado a los puentes que conectan a ambos países, esperando que se les permita el paso, las autoridades han impedido su tránsito.

Los funcionarios de seguridad colocan cada vez más obstáculos en los puentes fronterizos para cumplir con la orden de Maduro, quien considera que las donaciones son un "show político" con el que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, busca desalojarle del poder tras proclamarse presidente interino de Venezuela y desconocerle.

Una fuente del Gobierno del estado venezolano de Táchira, vecino del departamento colombiano de Norte de Santander, dijo a EFE que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) no ha hecho excepciones ni siquiera para el paso de pacientes crónicos que reciben tratamiento en la ciudad colombiana de Cúcuta.

La prohibición ha sido también tajante esta semana para "los más de 5.000 niños que estudian" del lado colombiano y viven en Táchira, algunos de los cuales han intentado sin éxito persuadir a los militares que custodian los cuatro puentes binacionales ubicados en esta región.

Varios residentes de esta zona aseguraron a la agencia española que el cierre de los pasos es total, al punto de que no ha entrado un solo camión de los que hasta la semana pasada ingresaban cada noche desde Colombia con mercancías de variada índole.

Sin embargo, los caminos ilegales que siempre han existido a lo largo de esa porosa frontera registran estos días mayor presencia de peatones que van de un lado al otro, en algunos casos ante la mirada anuente de las fuerzas del orden del Gobierno de Colombia y Venezuela.

Mientras tanto, los poblados cercanos a los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, en San Antonio y Ureña, respectivamente, no recuperan al 100% la normalidad en sus calles a raíz de los intensos enfrentamientos suscitados el fin de semana pasado.

Las escuelas dependientes del Gobierno regional estuvieron cerradas y permanecerán así al menos hasta el próximo miércoles cuando acabe el asueto de carnaval que fue extendido por el chavismo desde el jueves en medio de la tensión que hay en el país.

Los vecinos de estas localidades esperan reclamar el próximo lunes el restablecimiento del paso peatonal para los estudiantes a través de un "corredor" que autoridades eclesiásticas de esa entidad regional han preferido llamar "fraterno" y no humanitario, según una convocatoria a la que tuvo acceso EFE.

—Vázquez dice que Uruguay no es neutral ya que optó por la paz venezolana: Uruguay "no es neutral" respecto a la crisis de Venezuela, ya que siempre optó por la paz, afirmó su presidente, Tabaré Vázquez, durante un discurso en el que hizo un balance de su gestión.

"Fomentamos siempre desde el principio el diálogo en la resolución pacífica a la crisis que experimenta Venezuela (...) No somos neutrales, porque cuando hubo que optar entre la paz y la guerra, optamos por la paz", subrayó el mandatario uruguayo en un acto celebrado en el estadio Antel Arena de Montevideo.

En este sentido, reiteró que su país ha tomado una postura determinada e hizo mención a la novela Don Quijote de la Mancha del español Miguel de Cervantes diciendo: "no nos duelen prendas".

Las palabras de Vázquez hacen referencia a las diferentes acciones que ha tomado Uruguay con respecto a la situación venezolana, que incluyen la formación del Mecanismo de Montevideo y la participación en el Grupo Internacional de Contacto (GIC).

El GIC acordó el pasado 7 de febrero en Montevideo enviar una misión técnica a Venezuela y volver a reunirse en marzo para seguir trabajando en un proceso que permita llegar a una "solución venezolana" del conflicto y evitar así un escenario aún más crítico.

"Cuando muchos sacudían tambores de guerra aumentando la violencia que ya hay en Venezuela, nuestro Gobierno apostó por la paz, por el dialogo, por la salida pacífica y democrática en busca de elecciones", subrayó Vázquez.

Asimismo, sostuvo que lo principal es fomentar el diálogo entre los venezolanos ya que sus problemas deben resolverlos los propios ciudadanos y "no desde afuera".

"No aprobamos ningún tipo de injerencia externa porque somos fieles a lo que ha sido el Uruguay y sus gobiernos a lo largo de la historia, defendemos la autodeterminación de los pueblos, la soberanía de los pueblos, la no intervención en asuntos internos de los pueblos, la solución pacífica de las controversias y hoy felizmente vemos que esta causa sigue ganando adeptos", concluyó.