Martes, 23 de Julio de 2019
Última actualización: 15:40 CEST
arabia saudita

Google y Apple, en el centro de la polémica por una app que vigila a las mujeres en Arabia Saudita

Mujeres sauditas. (RT)

Arabia Saudita rechazó las críticas contra una aplicación móvil disponible en el reino que permite a los hombres, según han denunciado organizaciones de defensa de los derechos humanos, vigilar los desplazamientos de las mujeres.

El Ministerio de Interior "condena con vehemencia la campaña sistemática que busca acusar a los servicios (de Absher, nombre de la aplicación) disponibles en los celulares", indicó la agencia de prensa oficial SPA en un comunicado, reportó la AFP.

La aplicación permite "a todos los miembros de la sociedad (...) entre ellos las mujeres, los ancianos y las personas con necesidades específicas" acceder "a más de 160 servicios diferentes", defendió el Ministerio.

La aplicación permite a los usuarios pedir la renovación de un pasaporte o de una visa, por ejemplo.

Sin embargo, organizaciones de defensa de los derechos humanos, como Amnistía Internacional o Human Rights Watch, recuerdan que la aplicación también permite a los sauditas vigilar los desplazamientos de las mujeres.

La aplicación también fue criticada en el extranjero.

Los diputados europeos denunciaron recientemente los "servicios gubernamentales en línea utilizados por los hombres para vigilar a las mujeres", que permite a los "tutores" recibir una notificación durante sus desplazamientos fuera de las fronteras sauditas.

"Es inadmisible que GoogleApple faciliten a la geolocalización de las mujeres y (permitan) controlar cuándo y cómo viajan. Esas empresas no deberían permitir esas prácticas abusivas contra las mujeres en Arabia Saudita", estimó por su parte el lunes el senador estadounidense demócrata Ron Wyden en Twitter.

Arabia Saudita, reino ultraconservador, aplica una versión rigurosa del Islam y concede pocos derechos a la mujeres, a pesar de una serie de reformas recientes, como la de junio de 2018 que las autorizó a conducir automóviles.

Como recordó el diario The New York Times, las leyes de custodia sauditas les otorgan a las mujeres una situación jurídica similar a la de los menores de edad en muchas áreas de su vida. Todas las mujeres sauditas, sin importar su edad, tienen un "tutor" varón, por lo general su padre o su esposo, algunas veces su hermano o su hijo, quienes deben darles permiso para obtener un pasaporte, viajar al extranjero, someterse a ciertos procedimientos médicos o casarse.

Un vocero de Google, citado por el medio neoyorquino, confirmó que la compañía está evaluando la aplicación (Absher, traducido más o menos como "Sí, señor") para determinar si cumple con sus políticas.

La represión hacia las mujeres sauditas ocupó titulares el mes pasado cuando una chica saudita de 18 años, Rahaf Alqunun, se encerró en una habitación de hotel en el aeropuerto de Bangkok para evitar que la regresaran con su familia. Había escapado de su familia durante unas vacaciones en Kuwait y abordó un avión a Tailandia, pero fue detenida en el aeropuerto. Posteriormente, se le otorgó asilo en Canadá.

Otra mujer saudita que había salido del reino con destino a Australia describió cómo usó en secreto el teléfono de su padre para tener acceso a Absher y darse el permiso de viajar y poder salir del país sin ser detectada.

Hala Aldosary, una investigadora y activista saudita que reside en EEUU, señaló que el retiro de la aplicación por parte de Apple y Google podría enviar un mensaje importante a dirigentes como el príncipe heredero, que han buscado formar sociedades con empresas globales de tecnología con el fin de mejorar sus economías.

"Sería muy significativo que las empresas de tecnología dijeran: 'Son unos opresores'", comentó Aldosary.

Sin embargo, retirar la aplicación no eliminaría las leyes de custodia del país, afirmó, y los hombres de todas maneras podrían cambiar la situación de sus familiares mujeres en línea o en las oficinas gubernamentales.

"Esta aplicación es un medio para un fin, pero no es el fin en sí", señaló. "No obstante, sí facilita la vida de los tutores".