Martes, 19 de Febrero de 2019
Última actualización: 14:14 CET
MÉXICO

Suman 67 muertos y 75 heridos por la explosión de un oleoducto en México

Expertos forenses trabajan en el sitio donde explotó una toma clandestina de gasolina de Pemex en Tlahuelilpan. (EFE/STR)
Trabajos en la zona de explosión. (REUTERS)

La explosión de una toma clandestina en un oleoducto en México suma ya 67 muertos y 75 heridos y se convierte en una de las peores tragedias en décadas, reflejo del problema del robo de hidrocarburos, que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido seguir combatiendo.

"Aunque duela mucho, tenemos que seguir con el plan de acabar con el robo de combustible y con estás prácticas. No vamos a detenernos", declaró este sábado el mandatario en una rueda de prensa convocada.

El viernes por la tarde, un grupo de pobladores del municipio de Tlahuelilpan, en el céntrico estado de Hidalgo, reventó un oleoducto de hidrocarburos y empezó a sustraer, de una forma muy rudimentaria, la gasolina.

Tras unas dos horas, y pese a la presencia del Ejército, que poco pudo hacer para controlar a los centenares de personas que se acercaron a recoger gasolina, una explosión arrebató la vida a 67 personas, mientras que otras 75 continúan heridas, alguna de gravedad.

"Las llamas estaban consumiendo todo lo que había alrededor y había personas fallecidas y quemadas", describió el gobernador estatal, Omar Fayad.

El titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Luis Cresencio, subrayó que los militares intentaron disuadir a los pobladores de la zona, pero estos hicieron "caso omiso y se tornaron algunos de ellos un poco agresivos".

El fuego tardó varias horas en ser extinguido por completo y las imágenes del momento de la explosión, muchas de ellas grabadas por vecinos de la zona, eran desgarradoras, con gente con graves quemaduras pidiendo ayuda, o deambulando sin apenas ropa, consumida por las llamas.

Horas después, mientras decenas de heridos siguen siendo atendidos en varios hospitales del estado de Hidalgo y de la Ciudad de México, familiares y amigos continúan todavía en el lugar de los hechos con la finalidad de identificar algunos cuerpos.

En las cercanías de la "zona cero", decenas de garrafas para cargar combustible continúan desperdigadas, próximas a una hilera de militares que custodian la entrada, donde la tierra se ha ennegrecido a causa de la explosión y el incendio y aún se percibe el olor a gasolina, que acompaña a un sol sin piedad.

A la izquierda, se acumula un tumulto de familiares que esperan noticias. Preguntan, hablan entre ellos y siguen con la mirada a los agentes de policía. Después callan y agachan la cabeza, entre la desesperación y la tristeza.

"Espero saber algo pronto, lo antes posible", dijo a EFE Alfredo Guillermo Sierra, quien desde la noche del viernes aguarda saber algo de sus dos primos y de su tío.

La falta de información aquí ha hecho a su familia buscar en hospitales y lugares cercanos a la zona, sin encontrar hasta el momento respuesta.

Si este sábado el paisaje ya es desolador, horas antes las escenas eran macabras, con los cadáveres a la vista de todos. Cuerpos calcinados, algunos incluso hasta los huesos.

Después de eso, relata, llegaron excavadoras a mover toneladas de tierra. "Había personas todavía ahí y las taparon", aseguró, sumándose así a las críticas de otros familiares de desaparecidos.

Esta tragedia por explosión se sitúa entre las más mortales de las últimas décadas en México. Por el número de decesos, recuerda a los 73 muertos y 350 heridos en el estallido de una bodega clandestina de material pirotécnico en la central de abastos de Celaya, en 1999.

El 19 de noviembre de 1984 tuvo lugar la peor tragedia hasta la fecha, con la explosión de varios depósitos de gas de la compañía estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) en el barrio de San Juanico del estado de México, que causó medio millar de muertos.

La actual tragedia en Hidalgo coincide con el combate frontal lanzado por López Obrador contra el robo de hidrocarburos, que según cifras oficiales generó pérdidas para Pemex de 65.000 millones de pesos (unos 3.400 millones de dólares) en 2018.

Además del refuerzo de la vigilancia en los oleoductos con miles de efectivos, se cambió el modelo de suministro a las estaciones de servicio, al recurrir a camiones cisterna, lo que genera desde inicios de año problemas de desabastecimiento en varios estados por el cierre de gasolineras y las compras a raíz del pánico.

Casos como el de Tlahuelilpan evidencian la crudeza de esta lucha. De acuerdo con cifras oficiales de Pemex, el año pasado se detectaron 12.581 tomas clandestinas en oleoductos