Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Última actualización: 18:51 CET
VENEZUELA

Caracas dice investigar el 'suicidio' de un concejal opositor detenido, pero su partido denuncia 'asesinato'

Simpatizantes de opositores venezolanos presos se manifiestan frente al edificio del Sebin. (EFE)

La Fiscalía venezolana informó el lunes de que el concejal Fernando Albán, detenido por el atentado contra el presidente Nicolás Maduro, se suicidó en la sede del Servicio de Inteligencia (SEBIN) y de que abrió una investigación por el hecho, pero su partido, Primero Justicia (PJ), denunció un asesinato.

EFE reportó que el fiscal general, Tarek Saab, indicó que Albán, encarcelado el viernes al llegar a Venezuela proveniente de EEUU, se suicidó lanzándose desde el décimo piso del SEBIN en el centro de Caracas cuando iba a ser trasladado a tribunales.

Según el fiscal, Albán solicitó ir al baño "y estando allí se lanzó al vacío".

"Las causas por lo que lo hizo vamos a esclarecerlas en todas sus magnitudes", dijo, al tiempo que informó de que designó a "dos fiscales nacionales" para abrir una "exhaustiva investigación".

Contradictoriamente, el ministro del Interior, Néstor Reverol, señaló en Twitter que Albán se encontraba "en la sala de espera" de la sede del SEBIN y "se lanzó por una ventana de las instalaciones, cayendo al vacío".

Añadió que "un equipo multidisciplinario" adelanta la investigación "conjuntamente con el Ministerio Público para esclarecer este lamentable suceso".

El partido Primero Justicia ha rechazado las declaraciones de la Fiscalía, pues alegan que el concejal era una persona de "profundos valores cristianos", por lo que aseguró, en un comunicado, que el político fue "asesinado en manos del régimen de Nicolás Maduro".

Reclamo internacional

El Gobierno venezolano enfrentaba este martes el reclamo de la comunidad internacional para que aclare la muerte del concejal opositor.

El cuerpo de Fernando Albán, de 52 años, fue llevado a la sede del Parlamento —de mayoría opositora— para su velorio. Cubierto con una bandera de Venezuela, el féretro permanecía en los jardines del edificio, en el centro de Caracas, rodeado de políticos y allegados, precisó un reporte de la AFP.

Antes del arribo de la carroza fúnebre, varios diputados insistieron en que el hecho, ocurrido el lunes en los temidos calabozos del SEBIN en la capital, no fue un suicidio sino un crimen.

Enfatizando que el Estado tenía la "obligación de garantizar" la integridad de Albán, la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos reclamó una "investigación transparente" sobre su muerte.

Existen "informes contradictorios sobre lo ocurrido", declaró una portavoz del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani, en rueda de prensa en Ginebra.

El concejal estaba acusado de la explosión de un dron cargado con C-4 cerca de la tarima donde Maduro daba un discurso el 4 de agosto.

"¡Asesinos!", escribió en Twitter el diputado Julio Borges, fundador de Primero Justicia, partido de Alván. Borges también fue vinculado por el Gobierno al presunto atentado y está exiliado en Colombia.

Según el parlamentario, el cuerpo de Albán "fue lanzado sin vida desde el edificio del SEBIN".

Maduro no se ha referido al tema.

'Estaba sereno'

La Unión Europea (UE) se sumó a las exigencias de una "investigación exhaustiva e independiente para aclarar las circunstancias de la trágica muerte", la segunda de un opositor preso en el último año.

"Esperamos que el Gobierno venezolano respete los derechos humanos de todos los detenidos", indicó en un comunicado la oficina de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, que urge también a la liberación de "todos los presos políticos".

En tanto, la embajada de EEUU en Venezuela afirmó que la de Albán es una muerte "sospechosa" y constituye una violación de los derechos humanos porque el dirigente estaba bajo custodia estatal.

La Arquidiócesis de Caracas, a cuya labor social estuvo vinculado el concejal, también planteó dudas sobre la versión del suicidio.

"Hasta ayer (el domingo) se conoció que estaba sereno y tranquilo. Inclusive, envió directrices a su equipo para que se mantuviese trabajando en favor de los pobres", subrayó este lunes en un comunicado la Arquidiócesis, fuerte crítica del Gobierno.

El abogado de Albán, Joel García, dijo a periodistas que no pueden afirmar ni negar que se tratara de un suicidio.

El concejal del municipio Libertador, de Caracas, formaba parte de la treintena de detenidos por el presunto ataque contra Maduro, que dejó siete uniformados heridos.

El mandatario denuncia ese hecho como un "magnicidio en grado de frustración" y responsabiliza como autores intelectuales a Borges y al expresidente colombiano Juan Manuel Santos.

Albán había viajado a Nueva York la semana pasada para visitar a sus hijos y acompañó a Borges a Naciones Unidas.

'¡No es un suicidio!'

La muerte de Albán se suma a la del también concejal de Primero Justicia Carlos García, quien falleció en septiembre de 2017 por un accidente cardiovascular tras diez meses de detención en los calabozos del SEBIN en Guasdualito, estado Apure. El partido denunció que le negaron la atención médica.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, escribió en Twitter que la muerte de Albán es "responsabilidad directa de un régimen torturador y homicida".

La noche del lunes, decenas de personas con velas realizaron una vigilia frente al SEBIN para protestar por la muerte de Albán.

"Esto no es suicidio, esto es homicidio", gritaban, custodiados por agentes policiales.

En Venezuela hay unos 236 presos políticos, según la ONG Foro Penal.