Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 23:37 CET
Política

¡Fuera, nicas!: La crisis nicaragüense pone a prueba la tolerancia en Costa Rica

Manifestación xenófoba en San José. (JEFFREY ARGUEDAS/EFE)

"Fuera, nicas", "asaltantes", gritaban cientos de personas este sábado en las calles de San José, la capital de Costa Rica. Entre ellas había quienes ostentaban esvásticas tatuadas o en la ropa. También se encontraban varios integrantes de hinchadas de fútbol conocidas por su violencia. 

La protesta degeneró en agresiones físicas cuando los manifestantes llegaron a La Merced, un parque donde suelen reunirse ciudadanos nicaragüenses, dejando un saldo de 44 detenidos y el decomiso de una decena de armas blancas y de cócteles molotov.

Desde el inicio, en abril, de la crisis política en Nicaragua, al menos 20.000 nicaragüenses han solicitado refugio en Costa Rica, sumándose a una comunidad de más de 350.000 compatriotas. Lo cual representa aproximadamente el 7% de la población tica.

Este flujo ha causado un rechazo en parte de la sociedad y los medios costarricenses. Así, en las redes sociales es frecuente la referencia a una "invasión". 

La hostilidad hacia la inmigración nicaragüense no es algo nuevo en la sociedad costarricense, aunque la magnitud de los incidentes del sábado es algo inédito. Desde la década de los 80, época del conflicto armado en Nicaragua, Costa Rica ha registrado un aumento continuo de los ciudadanos nicaragüenses establecidos en su territorio.

Por lo general, estos desempeñan labores de mano de obra no calificada (agricultura, construcción, trabajo doméstico, etc.). 

Con niveles de instrucción y socioeconómicos, en promedio, inferiores a los de la población local, los nicaragüenses sufren de una descalificación social latente. Ya sea por medio de los chistes populares, por ejemplo, en los que la figura del tonto les es asociada o bien en la cobertura mediática donde el estigma de la delincuencia recae sobre ellos.

Además, los diferendos fronterizos, que en la última década han llevado a ambos países a presentar demandas ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, han propiciado cierto brote nacionalista en los dos lados de la frontera.

Fake news

Pero, sobre todo, la oleada reciente de refugiados nicaragüenses coincide con un momento nada fácil para los vecinos ticos.

En comparación con los índices regionales, el desempeño de la economía costarricense es notable: la inflación no supera el 2%, el crecimiento económico ronda el 4% y las exportaciones se mantienen a buen ritmo. Aun así, las finanzas del Estado atraviesan una fase delicada. El déficit fiscal y la deuda pública superan respectivamente el 6% y el 50% del PIB. Asimismo, el desempleo se sitúa en un 9,3% y la pobreza afecta a la quinta parte de la población.

Como colofón, el año pasado terminó con la tasa de homicidios más alta de la historia reciente del país.

En los últimos días las diatribas xenófobas encontraron un nuevo impulso después que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicara que un nicaragüense indocumentado sería el responsable del asesinato de una turista española en la localidad caribeña de Tortuguero. 

Por si fuera poco, una serie de noticias falsas, propagadas en las redes sociales, contribuyó a alentar el clima de animosidad. 

Estas se hacían eco de la quema de una bandera costarricense por parte de nicaragüenses recién llegados —las fotografías usadas corresponden, en realidad, a jóvenes ticos en un concierto punk de hace dos años—. 

O bien ventilaban supuestos privilegios concedidos a los nicaragüenses para la obtención de ayudas sociales.

Tierra de asilo

La resonancia que han tenido estas falsedades da cuenta del grado de sospecha ante la inmigración nicaragüense que prevalece en ciertos sectores de la sociedad costarricense. 

Como bien insiste un informe de la Universidad de Costa Rica (UCR), "contrario a lo que se piensa, los hogares con inmigrantes tienden a beneficiarse muchísimo menos de las transferencias sociales del Gobierno que los hogares sin inmigrantes, son menos propensos a visitar los centros de salud de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS); es mucho menos probable que tengan contratos laborales formales, o que se beneficien de cualquier tipo de prestaciones de protección social como salud y pensiones".

Por lo pronto, los incidentes de este fin de semana se han topado con un amplio repudio. El Deportivo Saprissa, el club de fútbol más importante del país, anunció que prohibirá la entrada a su estadio a quienes hayan participado en las agresiones xenófobas. 

Asimismo la Federación Costarricense de Fútbol reprobó el uso de la camiseta de la selección nacional en "actividades que promuevan valores negativos en la sociedad".

La Nación, el diario de mayor prestigio en el país, publicó un editorial sin ambages: "Condena total a la xenofobia".

El excandidato a la presidencia, el predicador evangélico Fabricio Alvarado, hizo un llamado a detener la violencia contra "nuestros hermanos nicaragüenses".

Por su parte, el presidente Carlos Alvarado pidió "no caer en provocaciones o llamados al odio" y precisó que el país contaba con los recursos para garantizar un control migratorio seguro.

Y el día mismo de los sucesos había asegurado que Costa Rica seguía su tradición histórica de ser un refugio para quienes lo necesitan y que continuaría el esfuerzo por registrar a la mayor cantidad de inmigrantes.

Una tradición que confirman las estadísticas. Costa Rica es el país latinoamericano con el más alto porcentaje de población extranjera (alrededor del 10%).  

7 comentarios

Imagen de elmedicodelmongo

 las invasiones son de nicas ,venezolanos,y cubanos.q raro parece q hay algo en comun entre estos pueblos.

Imagen de el viejo capao

Socialismo y MIERDA es lo mismo!!! Los comunistas son todos unos DELINCUENTESSSSSS!

Imagen de Dr. Juan Marcos

La cosa mas graciosa es que segun los defensores del socialismo, ese es el "paraiso" pero el exodo de Cubanos, Nicaraguenses, Venezolanos habla por si solo.

Imagen de Zoyla Bárbara Pérez Sosa

Papuayo, nadie se refiere a la insolidaridad con origen en Cuba, sino al desastre que genera Cuba en Latinoamerica con su socialismo del siglo XXI que generan éxodos y rechazos y demás. Los venezolanos han sido expulsados de su país y sometidos a terribles tratos por culpa del castrismo que radica en Cuba. Igualmente es cierto que Venezuela recibió miles de migrantes, pero no en avalancha como desafortunadamente tienen que suceder ahora con los venezolanos gracias al castrismo y sus proconsules en Venezuela.

Imagen de Papuayo

La insolidaridad no tiene ninguna raiz en Cuba, cuando Venezuela era rica y prospera, miles y miles de trabajadores de America Latina iban allí a buscar trabajo y ahora a los pobres Venezolanos nadie los quiere!!!....Pobre país donde cae la plaga de los Castros acaba con todo.....

Imagen de Zoyla Bárbara Sosas Pérez

Así mismo es, Sr. Joshua Ramir. Todo eso sale de La Habana. Lo triste es que pueblos pendejos como el mexicano terminan votando por el socialismo del siglo XXI cuando en Nicaragua, Cuba, Venezuela y Argentina la cosa fue de mal a peor, o como dicen los ahora compañeros mexicanos, de la chingada!!!

Imagen de Joshua Ramir

y pensar que la raiz de todo esto esta en La Habana...

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.