Viernes, 14 de Diciembre de 2018
Última actualización: 22:26 CET
Colombia

El ELN, dispuesto a un cese al fuego bilateral con el Gobierno de Iván Duque

Mesa de diálogo entre el Gobierno de Colombia y el ELN en La Habana. (Archivo. OFICINA DEL ALTO COMISIONADO PARA LA PAZ)

En Colombia, la continuidad de las conversaciones de paz entre el nuevo Gobierno y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) genera incertidumbre. El presidente Iván Duque, que tomó posesión el pasado 7 de agosto, anunció que evaluará las condiciones de la negociación en un término de 30 días. Los diálogos entre el ELN y el Gobierno saliente de Juan Manuel Santos, instaurados públicamente en febrero de 2017 en Quito, Ecuador, se trasladaron a la capital cubana en mayo de este año.

En entrevista para Agenda Propia, en alianza con DIARIO DE CUBA, Bernardo Téllez, miembro de la delegación del ELN, dijo que en la guerrilla están "dispuestos a acordar un cese al fuego bilateral", una de las condiciones de Duque para avanzar en los diálogos de paz.

Otra de las condiciones del nuevo presidente es que se libere a todos los secuestrados. Sobre el tema, el negociador del ELN aseguró desde La Habana que tienen "disposición de liberar lo más pronto posible a los uniformados y contratistas" que fueron retenidos en varias partes del país en los últimos días, para lo que han propuesto la conformación de una misión humanitaria. También esperan "que las fuerzas militares sean cautas y no intenten rescatarlos por la fuerza".

Señor Bernardo Téllez, el presidente Iván Duque anunció un plazo de 30 días para evaluar la continuidad de los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional. Para avanzar, declaró, es importante que "se genere un cese total de las acciones criminales del ELN". ¿Qué posición tienen al respecto?

Nos parece importante que el presidente Duque se entere bien del proceso de paz y de estos diálogos con nosotros. Estamos ante una oportunidad histórica para nuestro país. Hemos vivido más de un siglo de guerras continuas, y hoy se abre la posibilidad de entrar a una era de paz; existe una parte importante del país que clama por una "paz con cambios".

Lo anterior se reflejó en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Además, existe un acompañamiento muy importante de la comunidad internacional y, en nuestro caso, el apoyo desde el comienzo de la Iglesia Católica, la cual ha nombrado una Comisión de Obispos para acompañar la mesa de diálogos. Todo esto seguramente lo tendrá en cuenta el presidente en su evaluación.

Nosotros entendemos que existe un conflicto armado, que tiene causas y raíces muy profundas, donde las acciones armadas y las hostilidades son de lado y lado, así que el cese, según vemos, debe ser de ambas partes. Tampoco es prudente en una negociación que busca poner fin al conflicto armado exhibir condiciones o hacer exigencias unilaterales.

¿Están dispuestos a declarar un cese total de hostilidades para que se mantengan las negociaciones?

Estamos dispuestos a acordar un cese al fuego bilateral, temporal y nacional. El diseño de los protocolos para un segundo cese al fuego quedó bastante avanzado. En la Mesa de negociaciones hay dos partes, por lo tanto, la bilateralidad y la reciprocidad en los acuerdos siempre deben estar presentes. Recordemos que existe una experiencia anterior de cese bilateral que, aún con dificultades, fue muy positiva para el país, fue bien valorada por las partes, por la Iglesia, por la ONU y especialmente por las comunidades que más sufren el impacto directo del conflicto armado; esto está plasmado en evaluaciones presentadas en la Mesa por el Mecanismo de Veeduría y Verificación.

¿Qué quedó definido al cierre del sexto ciclo de conversaciones en La Habana? ¿Qué cambios planteará el ELN al nuevo Gobierno?

Al finalizar el sexto ciclo quedaron unas bases conjuntas avanzadas en más del 80% para un nuevo acuerdo decese al fuego bilateral, temporal y nacional. También se hallaron los fundamentos de diseño de un diálogo nacional. Es decir, hay unas bases desarrolladas para que se puedan concretar con el Gobierno de Duque nuevos acuerdos que darían un impulso importante al proceso de paz.

Nosotros creemos que, si no perdemos tiempo con el Gobierno de Duque, podremos llegar a un acuerdo final. El presidente tiene las condiciones políticas necesarias para este propósito. Por ahora estamos esperando que haga su evaluación y nombre su delegación de diálogo.

También es bueno manifestar que esta Mesa ya tiene un buen tiempo andando, una agenda concertada, arquitectura propia y unas lógicas de las negociaciones, por lo que hacer muchos cambios tomaría mucho tiempo.

¿Cuáles fueron los principales acuerdos que se lograron con el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos?

El principal es que quedó asentado el 50% del acuerdo de paz, la agenda de conversaciones pactada el 30 marzo de 2016, la Hoja de Ruta. Definir esto tomó cuatro años de negociaciones confidenciales.

Ahora, en la fase pública de diálogos, se lograron entendimientos importantes, como un cese al fuego bilateral, temporal y nacional que duró 101 días, que fue histórico; antes se estableció un marco de referencia común que recoge el Derecho Internacional Humanitario como el paraguas de acuerdos,acciones y compromisos humanitarios que se desarrollarán durante las conversaciones de paz. También se concertó un desminado humanitario para el departamento de Nariño, y una consulta a la sociedad colombiana sobre el tema de la participación, que se conoció como las Audiencias de Tocancipá y Bogotá, desarrolladas entre octubre y noviembre de 2017.

Se estableció un mecanismo de "pedagogía y comunicación conjunta para la paz", para el cual se conformó un equipo compuesto por representantes de ambas partes. También el de crear el Grupo de Países de Apoyo, Acompañamiento y Cooperación (GPAAC), integrado por Alemania, Holanda, Italia, Suecia y Suiza, que aportaron un fondo de financiación para la delegación del ELN y para acompañar la mesa de diálogos.

La Mesa dio un respaldo positivo al esfuerzo de la gente del Chocó para avanzar en acciones humanitarias para esa región. Por último, quedaron prácticamente establecidas las bases conjuntas para un cese al fuego, así como los puntos para lograr una participación de la sociedad en un gran diálogo nacional. Los anteriores son los más significativos de un total de 19 puntos conseguidos.

¿Qué mensaje les ha dado la cooperación internacional y los países garantes, entre ellos Cuba, sobre la continuidad en el acompañamiento de las conversaciones de paz?

La comunidad internacional ha mantenido la disposición de acompañar este esfuerzo con el ELN y la implementación de los acuerdos con las FARC, que tienen un compromiso serio con la paz de Colombia. Los países garantes que acompañan la Mesa esperan que el Gobierno convoque el séptimo ciclo de conversaciones para seguir cumpliendo su papel, que reconocemos como fundamental. Recientemente, el presidente del Ecuador manifestó su voluntad de volver a incorporarse como país garante.

Hace pocos días se registró en los departamentos de Chocó y Arauca el secuestro de varios militares y civiles por guerrilleros del ELN, ¿qué acciones humanitarias se están generando para liberarlos?

En comunicados públicos de nuestra Delegación de Diálogos y en recientes entrevistas de algunos de nuestros comandantes, hemos manifestado nuestra disposición de liberar lo más pronto posible a los uniformados y contratistas detenidos en varios departamentos de Colombia.

Para ello hemos propuesto la conformación de una Comisión Humanitaria donde estén los garantes, la ONU, la Iglesia, el Gobierno, el Comité Internacional de la Cruz Roja y el ELN. Esperamos que las fuerzas militares sean cautas y no intenten rescatarlos por la fuerza, pues esto sería riesgoso para los prisioneros. También es necesario que las partes elaboren un protocolo humanitario para esa pronta liberación.

2 comentarios

Imagen de Zoyla Bárbara Sosas Pérez

Duque debería sacar las conversaciones de Cuba. Los tratados serios y responsables se hacen en zonas neutrales y Cuba no es neutral, es el lugar donde nació el ELN, FARCS, EZLN y cuanta guerrilla hay en América Latina...

Imagen de Juan

Si yo fuera el presidente de Colombia y no lo soy, lo primero que harías es mudar las reuniones en la Habana a Quito, Ecuador. Y estoy seguro que eso es unos de los consejos que le están dando. Todavía siguen secuestrandos personas y en sus mayorias nada tienen que ver con el conflicto. Cuidado Sr. Duque! 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.