Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Última actualización: 02:28 CET
BRASIL

Un juez vuelve a ordenar la liberación de Lula y sume a Brasil en la confusión

Seguidores de Lula en las afueras de la cárcel donde está preso en Curitiba. (AFP)

¿Libre o preso? El expresidente Lula da Silva, que cumple una pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción, quedó en el medio de un embrollo judicial este domingo con órdenes y contraórdenes para su liberación que dejan a Brasil en una confusión total, reportó la AFP.

El líder de la izquierda, favorito para las elecciones presidenciales de octubre pese a que su candidatura debería ser invalidada, podría salir de la cárcel a la brevedad después de que un juez de apelaciones volviera a emitir una orden para su liberación que previamente fue cancelada.

Sin claridad sobre si hace falta una nueva anulación, la orden que en estos momentos "está valiendo" es la del juez Rogério Favreto, de guardia este domingo en el TRF4, la corte de apelaciones de Porto Alegre (sur) que en enero ratificó y amplió la condena del expresidente (2003-2010) dictada por el juez Sergio Moro en julio de 2017, dijo la asesoría de prensa del tribunal.

Después de haber sorprendido a los brasileños esta mañana con una orden de liberación que acabó siendo anulada por el juez relator del caso en TRF4, Favreto volvió a la carga y pasadas las 4:00PM ordenó "el inmediato cumplimiento de la medida de liberación en el plazo máximo de una hora".

Sin embargo, ese plazo se cumplió sin que se conociera que Lula hubiera salido de prisión.

El juez ordenó la liberación del expresidente al aceptar una demanda de Habeas Corpus presentada el viernes por varios diputados del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), al que la prensa asegura que estuvo afiliado de 1991 a 2010.

"¡Lula Libre ya!", se leía la cuenta en Twitter del exmandatario, mientras unos 500 seguidores se concentraban a las puertas de la sede de la Policía Federal en Curitiba (sur) donde está preso, exigiendo su salida.

También empezaron a concentrarse manifestantes en su bastión en el cinturón obrero de Sao Paulo.

Moro, sin descanso

La nueva orden de liberación se dio después de que el juez Joao Pedro Gebran Neto, encargado de la operación anticorrupción Lava Jato en el TRF4, emitiera un despacho que anulaba la primera y emplazaba al juez de guardia y a la Policía Federal de "abstenerse de practicar cualquier acto que modifique la decisión colegiada" del tribunal tomada en enero.

Gebran Neto actuó después de ser interpelado oficialmente por el juez Sergio Moro, que está de vacaciones, pidiéndole que como "relator natural del caso" tomara cartas en el asunto para "revocar" la medida.

"El juez federal de guardia, con todo el respeto, es una autoridad absolutamente incompetente para sobreponerse a la decisión del colegiado" del TRF4 y también "del plenario del Supremo Tribunal Federal", que ya negó la liberación de Lula recientemente, adujo Moro en su despacho.

La Fiscalía General también pidió a la corte de apelaciones suspender la concesión del Habeas Corpus por considerar que el juez Favreto no tiene competencia para liberar a Lula y que no hubo ningún acto "ilegal" en la orden de prisión decretada por Moro.

'¡Lula libre!'

Las bromas ante toda esa confusión no se hicieron esperar.

"Después de ser suelto, preso, suelto y preso de nuevo en tres horas, la Policía Federal instala una puerta giratoria en la celda de Lula", ironizaba el portal humorístico Sensacionalista.

Entretanto, los mensajes de júbilo de figuras destacadas del PT en la mañana pasaron a ser de descalificación de los jueces "de vacaciones" una vez suspendida la orden y, ahora, de exigencia del cumplimiento de la liberación.

"Y ahí, Policía Federal?! Vas a cumplir el mandato o vas a continuar haciendo enredo, coludida con ese escarnio judicial? ¿Con ese ataque a la democracia y al estado democrático de derecho?! Tienen menos de una hora", proclamó la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, en Twitter.

Lula fue condenado como beneficiario de un apartamento en el litoral paulista ofrecido por la constructora OAS, a cambio de mediaciones para obtener contratos en Petrobras.

La defensa de Lula había multiplicado los recursos en el STF para reclamar su liberación, sin éxito.

El expresidente, imputado en otros seis casos, niega que ese apartamento sea suyo y considera su condena parte de un complot de las élites para evitar que pueda volver al poder.

Aunque fuera liberado, la candidatura de Lula debería ser invalidada por el tribunal electoral al estar condenado en segunda instancia, según la ley brasileña.

Figura icónica de la lucha anticorrupción en Brasil, Sergio Moro ha tenido varios reveses en las últimas semanas con la liberación el pasado 26 de junio de José Dirceu, el que fue el hombre fuerte del gobierno de Lula, por orden del Supremo Tribunal Federal (STF) y la absolución reciente por la misma corte de Gleisi Hoffmann, también acusada de corrupción.

Los abogados del expresidente, de 72 años, consideran que Lula debe seguir en libertad hasta que se agoten todos los recursos, pero el STF decidió en abril aplicar una jurisprudencia que estipula que todo condenado en segunda instancia debe ser encarcelado.

5 comentarios

Imagen de Anónimo

Cuanto le habran prometido a juececillo corrupto para liberar al sindicalista millonario?

Imagen de Anónimo

Coño, pero eso no es un juzgado es un relajo. Eso es un tipo "no me voy a quedar dao"

Imagen de Anónimo

Detrás seguramente están los castros y su tropa de narcotraficantes para revertir el desastre en el foro de Sao Pablo. 

Imagen de Anónimo

Como debe estar corriendo el billete detrás de esos jueces tranfugas... 

Imagen de Anónimo

Los de la izquierda son mil veces más delincuentes y corruptos que los de la derecha. 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.