Viernes, 17 de Agosto de 2018
Última actualización: 01:32 CEST
Política

Nicaragua: la gota de más

Protestas en Managua. (ALFREDO ZUNIGA / AP)
Cartel en una manifestación en Managua. 23 de abril de 2018. (AFP)

"DENUNCIA. Se escuchan fuertes disparos, como de ametralladoras, en las cercanías del barrio La Estación, en Masaya. La población está aterrorizada. ¡CESE LA REPRESIÓN!", escribía en la noche de sábado a domingo, en su cuenta de Twitter, el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez.

Pocas horas antes había lanzado otra alerta: "La Universidad UPOLI en Managua asediada por fuerzas del Gobierno, sin luz ni agua, y están disparando sobre los muchachos".

Estos tuits dan idea de la violencia vivida en los últimos días en Nicaragua, a raíz de la ola de protestas contra las reformas del Seguro Social decretadas por el Gobierno, que se ha saldado al menos con una treintena de muertos.

Por lo pronto, el país parece sumido en un escenario catastrófico: escuelas públicas cerradas, restos de barricadas y de neumáticos quemados en las arterias de los centros urbanos, impresionante despliegue de la Policía y del Ejército en las principales ciudades.

Todo comenzó el lunes 16 de abril cuando el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) anunció un paquete de medidas destinadas a sanear su situación financiera.

Entre ellas se establecía un aumento tanto para los trabajadores (del 6,25% al 7%) como para las empresas y los empleadores (del 19% al 21%) de las contribuciones al INSS.

Además, se estipulaba que los jubilados aportasen el 5% de sus pensiones en concepto de cobertura por enfermedades.

Dos días después, de modo unilateral, el presidente Daniel Ortega selló el controvertido paquete de medidas mediante un decreto publicado en el diario oficial del Estado.

A partir de ese momento, marchas de protestas empezaron a ocupar las calles de Managua y de otras ciudades del país. 

En un principio, los manifestantes eran los principales afectados por las reformas, sobre todo ancianos (que verían sus prestaciones caer) y estudiantes (quienes se enfrentan a un mercado laboral en el que la tasa de desempleo de los jóvenes es superior al promedio nacional). 

Tanto va el cántaro a la fuente...

Sorprende, sin embargo, la magnitud que llegaron a alcanzar las protestas si se toma en consideración que la gestión de Daniel Ortega se ha caracterizado, en los últimos años, por un crecimiento económico que ronda anualmente el 4,5%.

Además de haber hecho hincapié en la implementación de toda una serie de programas sociales, basados en la distribución de viviendas y de bonos de ayuda a la alimentación, en la planificación familiar o aun en incentivos a la escolarización.

Esta conjunción de bonanza económica y políticas sociales ha logrado disminuir ligeramente la tasa de pobreza y propiciado el aumento de la clase media.

Aun así, Nicaragua sigue siendo, después de Haití, el país más pobre del continente. Y, por lo tanto, sus habitantes cuentan con un margen económico sumamente frágil —más de la mitad de los hogares, por ejemplo, vive en condiciones de hacinamiento—. 

En este contexto todo tipo de aumento tributario, por tenue que parezca, puede acarrear serias dificultades a amplios sectores de la población.

A esto se suma la desconfianza que ha ido generando Daniel Ortega y el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) por el secuestro de las instituciones democráticas.

Desde que llegó al poder en 2007, el oficialismo se ha empeñado en vaciar de contenido la división de poderes. Así, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo Supremo Electoral han sido convertidos en apéndices del Gobierno.

El sometimiento de la Justicia ha sido justamente de gran ayuda para sistematizar procesos electorales llenos de irregularidades y en los que la oposición se ve continuamente obstaculizada. Todo esto en beneficio del mandatario.

Por si fuera poco, la familia de Ortega y sus allegados controlan sectores importantes de la economía nicaragüense (empresas productoras de combustibles, canales de televisión, proyectos públicos de construcción).

En este sentido, el ucase de Ortega al oficializar las reformas pasando por alto la Constitución, que estipula que la modificación tributaria es prerrogativa del Congreso, ha sido percibido como el símbolo mismo de un poder ya sin freno.

¿La hora de la encrucijada?

Si al inicio las manifestaciones contemplaban ante todo los grupos afectados por las nuevas medidas, luego fueron engrosadas por el resto de la población que reaccionó indignada ante la estrategia adoptada por el Gobierno.

El corte de transmisión de las dos principales cadenas de televisión independientes del país ha sido acompañado por una campaña de descrédito de los manifestantes, asociándolos al narco o al terrorismo internacional.

Pero lo más chocante ha sido la cruenta represión llevada a cabo por las fuerzas del orden y grupos de choque afines al oficialismo. Por si fuera poco, existen sospechas de que el Gobierno ha organizado saqueos para justificar el despliegue del Ejército en las principales ciudades del país.

La estrategia represiva se ha revelado, sin embargo, contraproducente. Nicaragua ha conocido en estos días las manifestaciones más importantes desde que Ortega volviera al poder en 2007. Y un frente de fuerzas heterogéneas, que abarca desde los estudiantes hasta el empresariado, parece no cejar en su movilización, pese a la revocación de la reforma del INSS.

Queda por ver si la arrogancia mostrada por el mandatario en los inicios de la crisis, cuando declaró que solo negociaría con "la empresa privada", terminará siendo el comienzo del fin de su fuga hacia adelante dictatorial.

"No veo condiciones para ningún diálogo con el Gobierno de Nicaragua. Hay que detener la represión, liberar a los jóvenes presos, restituir la transmisión del canal 100% Noticias y discutir la democratización del país con todos los sectores del país", zanjaba monseñor Silvio Báez en uno de sus tuits.

 

 

16 comentarios

Imagen de Anónimo

No falla... Cuando lo hacen «ellos» son patriotas, luchadores sociales y revolucionarios... Pero cuando son los «otros» entonces son criminales, lumpens y delincuentes...

Imagen de Anónimo

Ya convocaron los ciber-patriotas, artists y arengadores por el Tweetazo Mundial para arrancar en Cuba con este tipo de protestas o todavia estan haciendo circo con performance, videitos y otras boberias por las redes sociales????, ARRIBA DE PIE!!!!  AL MACHETEEEEEEE !!!!  

Imagen de Anónimo

9:35: ¿también llega desde washington las acusaciones de violación de Ortega y el exceso de fuerza que usa Ortega con su pueblo? No sea tonto al creer que nos engaña...

Imagen de Anónimo

9:35: te equivocaste de capital: todo viene desde LA HABANA. 

Imagen de Anónimo

Ano 9:35, ¿y la afectación a las jubilaciones de los nicaragüenses fueron también diseñadas en Washington? ¿La corrupción de la familia Ortega, marido y mujer en el poder, también fue diseñada en Washington siguiendo instrucciones de Sharp?

Imagen de Anónimo

hay la misma mano en las violencias desde 2002 hasta 2017 de venezuela  y en aquellas de nicaragua hoy: la habana. Los delincuentes hacen las mismas cosas: disparan contra las policias, los periodistas y los civiles. Todo organizado en la habana. No saben los delincuentes que sharp muriò y el golpe suave o militar es imposible.

Imagen de Anónimo

Alguien sabe si algun o alguna patriota que salio huyendo de Cuba por comida o por pendejitis a Fidel y Raul esta convocando por las redes socials con su ejemplo regresar a Cuba para hacer lo mismo que hacen esos valientes nicaraguenses????? 

Imagen de Anónimo

hay la misma mano en las violencias desde 2002 hasta 2017 de venezuela  y en aquellas de nicaragua hoy: los eeuu.Los delincuentes hacen las mismas cosas: disparan contra las policias, los periodistas y los civiles. Todo organizado en washington D.C.No saben los delincuentes que sharp muriò y el golpe suave o militar es imposible.

Imagen de R Carlos

Pues yo no tengo ninguna simpatia por los que protestan. Me parece que estos descontentos son mucho mas izquierdosos  que Ortega. Yo que quieren es un gobierno que los mantenga. No les interesa el estado financiero del pais. Ortega podria quitarselos de arriba como ha hecho Maduro: imprimiendo billete a diestra y siniestra y subiendoles los sueldos a todos con dinero inorganico. Luego podria culpar a la burguesia de la inflacion. Pero Ortega ha preferido actuar de manera responsable, subiendo los impuestos y rebajando beneficios para equilibrar las finanzas de gobierno. La gentuza socialista no entiende ni soporta oir hablar de responsabilidad financiera a ningun nivel. Lo que quieren son prestaciones ahora sin mirar el futuro. La economia de Nicaragua lleva muchos ańos creciendo al 4.5%. Alli se respeta la propiedad privada. La inversion extranjera ha fluido al pais. Ortega ha hecho lo contrario de Maduro y los resultados son palpables. Al igual que la primavera arabe, estas revueltas son impulsadas por gentuza populista. Nada bueno se puede esperar de estos. Los resultados serian los mismos si logran echar a Ortega del poder. Seria salir de Guatemala para entrar en Guatepeor.

Imagen de Anónimo

No tengo la menor duda, tanto Daniel Ortega como su mujer, y sus esbirros, son criminales de lesa humanidad. Nunca había visto tanta torpeza, como en cuba, Venezuela y ahora en Nicaragua, salvajes, burros, asnos, cobardes.

Necesita crear una cuenta de usuario e iniciar sesión para poder comentar.