Viernes, 19 de Octubre de 2018
Última actualización: 15:14 CEST
Venezuela

Largas colas en los supermercados después de que el Gobierno obligara a bajar precios

Cola en un supermercado de Caracas. (AFP)

"La comida está impagable", dijo Domingo mientras hacía una larga fila frente a un supermercado en Caracas, uno de decenas de establecimientos obligados por el Gobierno de Venezuela a rebajar los precios en medio de una espiral hiperinflacionaria, reporta la AFP.

Desde la madrugada de este sábado, nutridas colas —custodiadas por militares con armas largas— se formaron ante supermercados caraqueños tras fiscalizaciones de la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDEE) a más de 200 establecimientos.

"Sabemos que esto es una catástrofe (...) pero ¿qué voy a hacer? El sueldo no alcanza", declaró a la AFP Domingo Mata, albañil de 45 años y padre de tres hijos, esperando comprar alimentos a precios rebajados hasta una quinta parte de su precio original.

El jefe de la SUNDEE, Willian Contreras, informó a la prensa que 214 supermercados de 26 cadenas fueron inspeccionados en Caracas y que unos 350 locales independientes serán fiscalizados en los próximos días en la capital y otras ciudades.

Un control de precios de alimentos básicos y un férreo control de cambios, con el cual el Gobierno monopoliza el acceso a divisas para importar productos y materias primas, rigen en el país.

Las fiscalizaciones llegan tras múltiples protestas por falta de comida y servicios básicos, como agua y electricidad, en el cierre de 2017.

Una mujer embarazada murió en la víspera de Año Nuevo en una zona popular de Caracas, herida de bala por un militar, cuando esperaba por pernil de cerdo —platillo tradicional en las cenas venezolanas de diciembre— a precios subsidiados en un programa gubernamental.

Empresarios señalan los controles como causas de la crisis socioeconómica, con una inflación proyectada en más de 2.300% para 2018 por el FMI, la más alta del mundo, y desabastecimiento de alimentos y medicinas. Según la patronal Fedecámaras, la industria funciona a solo un 30% de su capacidad.

Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro y el oficialismo culpan a una supuesta "guerra económica" del empresariado, la oposición y Estados Unidos para generar descontento popular.

"Las grandes cadenas estaban remarcando precios sin ninguna justificación", declaró Contreras al diario Últimas Noticias.

Varios venezolanos en las afueras del supermercado del este de la capital dijeron que las decisiones de Maduro son un desastre, pero debían aprovechar la rebaja de los precios y conseguir alimentos para sus familias.

"Mala política. Pero tenemos que comer", dijo bajo un sol abrasador Edgar Romero, un percusionista de 45 años que apoyó a Chávez, pero que está decepcionado con Maduro.

Ana García lamentó las fiscalizaciones. "Es terminar de destruir todo (...) Hoy te llevas unas galletas y una margarina. ¿Y mañana?", comentó a la AFP.

Según la presidenta del gremio de comercio y servicios, María Uzcátegui, el resultado de las fiscalizaciones será "anaqueles vacíos".

Tras las expectativas de poder hacer algunas compras, muchos salieron molestos de los mercados pues solo encontraron galletas y jabón líquido de lavar ropa.

"Con esto no sustento a mis niños", dijo Jesús Gudiño, de 29 años y padre de tres, señalando una pequeña bolsa plástica en su mano. "Estoy acá desde las 4:00 de la mañana. Esto es una burla", agregó.

Las autoridades reportaron operativos similares en mercados de otros tres estados; así como en comercios de ropa y calzado en Zulia (noroeste).

Maduro decretó un alza del salario mínimo, aunque a la tasa del mercado paralelo representa solo dos dólares por mes. La moneda venezolana, el bolívar, se ha debilitado alrededor de un 98 por ciento frente al dólar en el último año.

Los precios de los alimentos básicos aumentan casi a diario en un país donde ya muchos tasan en dólares su mercancía pese a que la población no tiene forma de comprar divisas debido al control de cambio del Gobierno.

4 comentarios

Imagen de Balsero

"Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDEE)"..... Después de leer esta estupidez digna de un totalitarismo mesiánico, no me queda otra que lamentarme profundamente por el estado de cosas en Venezuela. Creo que también tienen un "ministerio de la felicidad", tal vez porque el país se transformó en un circo y el dueño es un payaso.

Imagen de Anónimo

Robin Hood va a repartir lo que queda y despues que?..... Creo que los pocos duenos de mercados que van quedando se largaran de sherwood muy pronto y Robin Hood va a culpar al sherif de nottingham que es lo que mejor saben hacer estos comunistas ladrones!...... como no se pogan a producir o dejen que la gente produzcan, los veremos peor que somalia!

Imagen de Anónimo

Esas son las virtudes del socialismo,donde quiera que se enraiza ,el pueblo acaba pasando hambre y necesidades,andando rebuscando en los basureros y mendingando por las calles,esa es la forma de que el ciudadano no piense en política, en Cuba llevamos 59 años de hambre y miseria y las perspectivas son 60 años mas,///el bobo alipio*+

Imagen de Anónimo

Y cuando se vacíen los supermercados a comer de la basura!!! Así no es posible vivir, pero Maduro lo sabe muy bien porque lo aprendió muy bien en Cuba: ten a las gentes como loca por la comida y te dejarán el camino libre para tú robar!!!

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.