Martes, 12 de Diciembre de 2017
11:00 CET.
Política

Mugabe, ¿el último rey?

La alegría en las calles de Harare, capital zimbawense, era apoteósica. Tras 37 años de férreo control sobre todas las instituciones del país africano, los militares y los civiles expresaban con bailes, música, desenfreno en general, la abdicación del hombre que la mayoría había conocido como único presidente.

¿Cómo es posible tanta celebración si, según los medios oficiales, las más recientes votaciones, y la mayoría del parlamento del país africano hasta hace unas semanas "apoyaba" a quien fuera uno de los emblemas de la independentismo colonial? Una alegría, por cierto, ignorada en La Habana por la prensa oficial y otros medios de comunicación.  

Robert Mugabe, como muchos otros, no es el "rey" de pacotilla que llega chorreando sangre, traicionando a sus amigos, coaligándose con sus enemigos. Al escribir la historia de la independencia africana del colonialismo europeo, y el apartheid de las minorías blancas, Mugabe tiene un lugar entre los líderes más importantes como Nelson Mandela, Sam Nujoma, OIiver Tambo, y Lumumba. Fue maestro primario, y estudio Economía; hecho prisionero varias veces, en la cárcel se doctoró en Derecho por la Universidad de Londres. Su visión, estrategia y carisma político fue fundamental para lograr la verdadera independencia de la antigua Rhodesia del Sur. Es un católico practicante.

¿Cómo un hombre así se convierte en dictador? Es difícil admitir que se trata de una historia trillada, común. Thomas Jefferson, quizás uno de los hombres más renacentistas entre los padres fundadores de EEUU, dijo que no había un rey que, teniendo la fuerza suficiente, no estuviera siempre dispuesto a convertirse en absoluto. Precisamente, aquellos hombres visionarios impidieron con su ejemplo que en Norteamérica se diera, como advirtió José Martí en carta a Máximo Gómez, un "régimen de despotismo personal".

Las monarquías europeas parecen haber resuelto su supervivencia quedando como figurantes para revistas del corazón y algún que otro pronunciamiento sobre el cambio climático. Es interesante cómo las excolonias africanas, asiáticas y americanas no han podido renunciar a tener "reyes": hombres, no instituciones, aferrados a un poder de estructura vertical, y cual antiguas monarquías, heredables por sangre o pactos cortesanos. Como en los feudos, las órdenes de palacio son correas de trasmisión a una corte única —partido político— que la hace ejecutable hasta por el último siervo, sin chistar. Poco importa la economía del reino; lo esencial para seguir existiendo como realeza es tener un enemigo, una batalla por dar.

Viendo la inmadurez de nuestras naciones, el padre Félix Varela advirtió hace 200 años del peligro de la independencia sin suficiente madurez social y política. Las raíces del dilema podrían estar en los "países" creados por el poder colonial. No existen en la mente de muchos africanos países diseñados por los colonialistas llamados Angola, Sudáfrica, Zimbabue y Namibia; existen las tribus mursi, zulú, masai, dinka. Al quedar huérfanos del rey blanco, los pueblos buscaron nuevos monarcas negros, tan o más despóticos y sanguinarios que los antiguos reyes de las metrópolis. José Eduardo dos Santos, Obiang Nguema Mbasogo, Mobuto Sese Seko y Robert Mugabe tomaron sus puestos, y solo la muerte o las estupideces de la senectud los ha separado del poder absoluto.

Los méritos de Mandela en Sudáfrica, y de George Washington en su época, fueron destronar para siempre las monarquías, no con balas, que es lo más fácil, sino con sus propias ejecutorias políticas. Un tiempo prudencial al mando fue suficiente. Como dijera el general Charles de Gaulle en una entrevista, nadie es imprescindible en este mundo porque de imprescindibles está lleno el cementerio de París.      

Con sus diferencias, el llamado "golpe de Estado cortés" sucedido en Zimbabue nos coloca en la geografía latinoamericana y caribeña. Hay evidentes intenciones por parte de los llamados líderes del Socialismo del Siglo XXI de perpetuarse en el poder, de hacer traspasos de mando sin anuencia popular y torciendo las leyes a su favor. El conflicto sociológico es similar al africano o el asiático: ciertos pueblos, inmaduros política y socialmente, necesitan de ese "rey" que promete, a la vieja usanza colonial, resolver todos los problemas —hoy se le llama populismo—. Solo la sanidad de las instituciones, espejos de la madurez de las naciones, pueden cortar el paso a las realezas de nuevo tipo.  

En la petición de renuncia a Robert Mugabe, y para evitar derramamientos de sangre, le recordaron el legado histórico, a pesar de los crímenes cometidos o permitidos en cuatro décadas. Ni los militares ni el pueblo aceptaron una trasferencia del poder por vía genital. A cambio, prometieron respeto a su vida y la de su esposa —¿impunidad?—. La renuncia no asegurará la democracia en el país. Pero abre un camino de esperanza a los zimbabuenses, lo primero que se pierde en un régimen totalitario.    

En nuestra Isla se avecinan momentos de cambios. Cambios cosméticos, pero cambios al fin. Por 60 años, que es bastante tiempo, la población ha conocido un solo apellido, un solo partido. Para cualquier ciudadano libre de este mundo eso es una barbaridad —de bárbaro, nunca mejor adjetivo—. Las semejanzas con los reinos medievales y del Renacimiento no son meras coincidencias. Está por ver si el pueblo cubano aceptará la sucesión dinástica y a dedo del poder real; si un partido, el comunista, podrá sobrevivir cual corte única e inapelable, y cuya función histórica ha sido la infelicidad de millones de cubanos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Me encanta su artículo señor Almagro

Imagen de Hermenegildo Menéndez

 Mnangagwa congénere de Mugabe. Noviembre del 2017 Viví por períodos más o menos prolongados en tres países africanos. He seguido a través del tiempo la trayectoria de una buena parte de aquel mundo sometido durante siglos a la explotación colonialista. La segunda mitad del siglo XX fue el escenario de su descolonización, y en una parte no despreciable de ella, como aliados, colaboradores o combatientes directos, Cuba, tuvo una presencia y en algunos casos lo suficientemente importante como para “proponer” “sostener ”, y “apoyar” liderazgos, cuya posterior trayectoria poco tiene que ver con los principios, los modelos sociales y políticos y mucho menos con las hipótesis de desarrollo económico y la honradez administrativa , que supuestamente nuestro país consideraba esenciales e ideales. Excepto Nelson Mandela _ personaje insólito en la extensa gama de los liderazgos políticos y en particular de ese continente, que no solo consiguió un éxito razonable frente a los colonizadores, sino que lo culminó con la decisión inaudita en ese contexto de renunciar a su continuidad, como Paladín y a los sustanciosos réditos que generalmente lleva implícitos, no conozco ningún “Caudillo africano” que al sentarse en el Trono no hubiese transitado el mismo camino trillado, (que la Ética más elemental condenaría en sus dictámenes), y no replicara las hazañas de su predecesor e incluso, exagerando un poco, las de su colonizador Cuando con la contribución biológica que convive con el senil adalid, sumada a la ambición de poder y riqueza de sus hasta ahora copartícipes, Mugabe termina su ciclo, no soy para nada optimista en el sentido de lo beneficioso que resulte para el país, o al menos para aquellos, constituyentes de las clases menos favorecidas, en ese Universo, con mucho las más numerosas, que pasaron a lo largo de su historia desde la vida tribal de sus orígenes, bajo la tutela del Cacique y el hechicero, los cuales, motivados entonces por el alienígena conquistador a través de sus canonjías se convirtieron en sus aliados, para que finalmente, la novedosa oleada de patriotas apoyada en las coyunturas de la historia y la geopolítica le exigieran, primero su contribución en una lucha que costó millones de vidas y sacrificios, para finalmente retrotraerlos a la condición, de un nuevo tipo de siervo, esta vez bajo la dirección de un político, con el estereotipo clásico, arraigado e indiscutible de la infalibilidad, la megalomanía y un ego insaciable, persuadido con marcadas intenciones pragmáticas de que resultaba insustituible. De veras siento que mi modesta experiencia personal me induzca a conclusiones tan poco edificantes, pero si en el universo moderno, desarrollado y exitoso, con la cultura histórica que le precede, con una pléyade desbordante de sabios y pensadores, que durante siglos han contribuido con su aporte, y un desarrollo científico y tecnológico impresionante, aun arrastramos el fardo histórico de una desigualdad, potencialmente solucionable con la posibilidad factible de un empleo razonable de los réditos, evidentemente, para ese otro mundo la lucha será más larga y prolongada y la realidad de su consecución tiene el formato de una utopía. Pericles   

Imagen de Anónimo

La historia está llena de perros muertos mientras que la rabia continua. 

Imagen de Anónimo

Muerto el perro, se acabó su rabia.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.