Viernes, 15 de Diciembre de 2017
17:14 CET.
CHILE

Piñera gana con un margen escaso la primera vuelta de las presidenciales en Chile

El empresario Sebastián Piñera, al frente de la coalición Chile Vamos, ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales chilenas de este domingo, pero con un margen muy escaso y ahora deberá enfrentar un balotaje, reporta la AFP.

Piñera se impuso con el 36,64% de los votos y disputará el balotaje el próximo 17 de diciembre ante el candidato del oficialismo, el periodista Alejandro Guillier, con 22,7%. La candidata de la izquierda radical Beatriz Sánchez, por su parte, se encumbró con el 20% este domingo.

Los votos que obtuvo Piñera, sin embargo, son menos de los previstos por las proyecciones de analistas, que planteaban incluso su triunfo en primera vuelta. Menor también a la votación obtenida en la elección de 2009 frente al demócrata cristiano Eduardo Frei, cuando alcanzó el 44%.

Así, recontando los votos de todos los candidatos, Piñera, según analistas, quizás no tenga los votos suficientes para ganar en segunda ronda, lo que transforma este triunfo del domingo en una victoria escasa.

Si Piñera finalmente gana el balotaje, sería el único político de derecha en gobernar Chile en dos ocasiones desde hace casi un siglo, al final de un largo camino que siempre transitó conjuntamente con el manejo de sus negocios, que lo llevaron a tener hoy una fortuna valorada en 2.700 millones de dólares, según Forbes.

Piñera, que cumple 68 años el 1 de diciembre, ha transitado por una fina línea que se confunde entre la gestión de su patrimonio con los deberes de un hombre de Estado y ha debido doblegar un carácter impulsivo para ganarse la confianza del electorado de centro-derecha.

En las elecciones de este domingo votó el 47% de los electores, por debajo del 51% que se presentó a las presidenciales de 2013.

"La participación está bajando en Chile desde 1993, poco después de la recuperación de la democracia, pero fue en 2012 cuando se dispararon las cifras de abstención, cuando el voto pasó de obligatorio a voluntario. En las municipales de 2016 apenas participó el 36% de los habilitados", recuerda el diario español El País.

Tras una primera derrota contra Michelle Bachelet en 2005, cuatro años después Piñera logró romper dos décadas de hegemonía de gobiernos de centro-izquierda para alcanzar la presidencia de Chile tras ser senador, liderando, después del retorno de la democracia, la renovación de la derecha.

Sus promesas de una nueva forma de gobernar pronto se desmoronaron. La realidad se impuso: gobernar un país no es lo mismo que administrar empresas.

"Se dio cuenta que fue mucho más complejo de lo que pensaba. Su periodo en La Moneda lo hizo aprender que las cosas son más difíciles", según una de sus biógrafas, la periodista Bernardita del Solar.

Los tropiezos e incluso burlas públicas por los frecuentes errores en los que incurre al citar datos históricos, compilados por el semanario The Clinic en las llamadas "Piñericosas", llevaron a Piñera a cultivar la templanza en esta campaña para la reelección, trazada desde el mismo día en que dejó el palacio presidencial de La Moneda con un 50% de apoyo.

En medio de la caída de la popularidad de Bachelet tras el escándalo de corrupción que involucró a su hijo mayor, su imagen de hombre próspero volvió a embelesar al electorado chileno para permitirle encabezar este domingo la primera vuelta de la elección, aunque sin poder evitar un balotaje.

Por su parte, Bachelet, a la que aún le quedan unos meses de presidencia, dijo estar confiada en que con el tiempo se reivindicará su obra: "Será el Parlamento y los ciudadanos los que van a defender ese legado. Los ciudadanos me agradecen cada día por las reformas que hemos hecho en educación, en salud, en derechos civiles".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

El FA sacó el 20% de los votos y subiendo, más 5% de Ominami, todos ellos son de izquierda radical procastrista. Claro que Chile no llegará al primer mundo con esta gentuza, que va camino de ser mayoría sino es que ya lo son.

Imagen de Anónimo

Al primer mundo no se entra por designio de un presidente o un periosita sino porque se tiene una economia sólida y eficiente; es eso lo que precisamente está sucediendo en Chile y lo que los ha llevado a un nivel de vida muy superior al del resto de América Latina.

Imagen de Anónimo

Lo cierto es que mientras Chile progresa a pasos agigantados, los países que han adoptado el socalismo del siglo XXI se hunden en la miseria creada por su ineptitud. Si hay un ejemplo a seguir en América Latina, es precisamente el de Chile. Yo lo he visto, yo lo he vivido. Solo los incapaces y envidiosos pueden dudarlo, pero ellos no han sido capaces de crear algo mejor. Ganará uno y ganará Chile.

Imagen de Anónimo

El que redactó esto es izquierdoso porque habla con desprecio de Piñera. Por cierto, una vez más Montaner se equivocó, es prácticamente imposible que Piñera llegue a la presidencia; la izquierda se va a reagrupar en torno a Guillier. Así que, adiós primer mundo, adiós.

Imagen de Anónimo

El titular está mal: casi 14 puntos de diferencia no es un "escaso margen"...

Imagen de Anónimo

El verdadero ganador en Chile es la abstención. Gane quien gane, es obvio que la abrumadora mayoría del pueblo chileno no lo quiere. ¿Es esa la manera de entrar al Primer Mundo (Montaner dixit)?

Imagen de Anónimo

Y el jodio, " vasito de leche", simbolo de las mentiras y engaños de la dictadura facista cubana.Metanse la gorra de bola de churre, por donde les quepa, hp comunistas argentinos." no la queremos, no la necesitamos". 

Imagen de Anónimo

Chile es un ejemplo de democracia. Espero que gane el mejor para el país y que no gane un populista como Maduro o Evo...

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.