Sábado, 18 de Noviembre de 2017
13:03 CET.
España

Cataluña, algo más que un Barça-Madrid

Un choque de trenes hace temblar los cimientos de la política española.

El sábado pasado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, convocó elecciones en Cataluña y dio los primeros pasos para la aplicación del artículo 155 de la Constitución, aprobada por el Senado el día anterior.

Estas medidas responden a la declaración de independencia, votada la víspera por el Parlamento catalán. Desde la instauración de la democracia en 1978, es la primera vez que este artículo es puesto en funcionamiento.

En lo inmediato, el dispositivo se traduce en la destitución del presidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, el cese de su gabinete y la disolución del Parlamento autonómico. A la vez, el Gobierno central asume la gestión de la administración regional, el control de la Policía, así como las competencias en materia económica y presupuestaria.

Esto es el resultado de la escalada de tensión entre la administración central y las autoridades catalanas desde que el Tribunal Constitucional, atendiendo un recurso del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, anulara parcialmente, en 2010, la ampliación del Estatuto de Autonomía que se le acordara a Cataluña en 2006.

La ausencia de diálogo desde la llegada del PP al poder en 2011 no ha hecho sino profundizar el abismo entre los independentistas y Madrid. La organización, por parte del Gobierno autonómico, de un referendo ilegal sobre la independencia de Cataluña el 1 de octubre, y la respuesta desmedida de las fuerzas del orden enviadas por el Ejecutivo nacional, simbolizan este impasse.

Crisis institucional

Cabe señalar que el contexto político y socio-económico de la última década ha contribuido a exacerbar el conflicto. La crisis económica que afectó gravemente al país entre 2008 y 2014 dejó al descubierto los límites de un modelo económico basado en la construcción y el turismo.

Una recesión que ha acentuado los efectos de "casi 40 años de desindustrialización especialmente vividos en la Cataluña interior", como destacara el sociólogo Emmanuel Rodríguez. La pauperización ha minado también las regiones más prósperas de la península, lo cual ha incidido negativamente en los equilibrios territoriales que sustentan el régimen de autonomías.

La principal consecuencia política de la crisis económica ha sido el desmoronamiento del bipartidismo, que había dominado el escenario político nacional de las últimas décadas, con la entrada en el Parlamento de Ciudadanos y Podemos.

Este proceso de fragmentación se debe además a la parálisis del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en resonancia con el resto de la socialdemocracia europea. Pero también a las múltiples tramas de corrupción por las que está siendo procesado el PP. Así como al uso partidario que, desde el poder, ha hecho de la Justicia.

Visto así, el conflicto catalán representa una crisis del marco institucional que rige la política española.

De ello es sintomático que sea justamente el Partido Demócrata Europeo Catalán el que encabece la coalición separatista. El PDeCAT es el heredero de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), el cual fue durante décadas uno de los pilares de la estabilidad política nacional, sirviendo de comodín a la hora de crear mayorías parlamentarias a los sucesivos gobiernos del PSOE o del PP.

Fuga hacia adelante

La adhesión del PDeCAT a los postulados independentistas se explicaría, en cierta medida, por la necesidad de frenar su pérdida de peso en el escenario catalán, debido a los sonados escándalos de corrupción de la dirigencia histórica de CDC y a las políticas de austeridad que implementara durante la última crisis.

En este sentido, el cara a cara entre declaración de independencia y artículo 155 responde a una fuga hacia adelante de ambos gobiernos (el nacional y el autonómico).

En el campo catalán, la alianza sui generis entre un partido de derecha agonizante, PDeCAT, la izquierda republicana institucional, ERC, y una izquierda radical, la CUP (que aspira a salir de la OTAN y del euro), solo puede sostenerse con el impulso soberanista. Sin este se disgregarían sus fuerzas.

Por su parte, el PP, siguiendo la estrategia esbozada el 1 de octubre, como señalara ya Enric Juliana en La Vanguardia, le estaría enviando "un mensaje de autoridad a su electorado de base", tradicionalmente reacio a las reivindicaciones de las autonomías. Además, respecto al 155 el Gobierno cuenta actualmente con un respaldo social que supera al de sus propios votantes.

Perspectivas

La convocatoria de elecciones autonómicas para el 21 de diciembre es un paso hábil de Mariano Rajoy.

Por una parte, da señales de que su objetivo no es eternizar la intervención de las instituciones catalanas. Por otra, pone en situación delicada a los partidos independentistas, obligándolos a dar volteretas retóricas para justificar su participación en unas elecciones convocadas por un Estado que, supuestamente, ya no reconocen.

Esta táctica parece, sin embargo, postergar decisiones cruciales. Las medidas tomadas por el Gobierno probablemente lograrán, en un primer tiempo, frenar el caos institucional generado por un referendo y una declaración de independencia sin visos de legalidad.

Aún así, como bien resume Iñigo Sáenz de Ugarte en Eldiario.es, "el problema es que las elecciones no son un gran mecanismo para resolver problemas políticos profundos que se remontan a años o décadas."

Los comicios corren pues el riesgo de convertirse en una vía de escape más. Reforzando así el ambiente de hinchadas de fútbol, arropadas con sus respectivas banderas, que ha ido adquiriendo el conflicto. La solución solo podrá encontrarse en una verdadera negociación entre las partes en pugna.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

 Mientras no se tomen medidas sobre el constante adoctrinamiento escolar que lleva 30 años entronizado en Cataluña (tras la creación de las “Autonomías”, idea nefasta que lleva a todos estos separatismos pacotilleros) con la narrativa inculcada a los niños de que “los catalanes somos superiores y España nos oprime y nos roba”, además de tratar de erradicar el idioma castellano -cerrando así la puerta a la comunicación con 500 millones de parlantes- cuando en realidad el idioma catalán sólo lo habla como nativo si acaso la mitad de la población de Cataluña y más nadie (se llega al colmo de ofrecer en todo caso inglés o hasta chino como idioma secundario en las escuelas pero se suprime el castellano), los brotes de independentismo supremacista seguirán ganando adeptos en la población adoctrinada. 

Imagen de Anónimo

Los votantes catalanes, según el censo, no son 7 millones. Sino algo más de 5. 7 millones es la población total. Si se mantiene la misma participación electoral, los resultados no variarán mucho y apuntan a un empate en votos aunque a una mayoría paralmentaria del independentismo. Si bien no sería una mayoría social que justificara la independencia. El cambio vendría si creciera la participación, que es lo que esta vez ocurrirá. Es hora de reformar la ley electoral en toda España. Una persona-un voto. De lo contrario, no habrá cambio ni regeneración posible. 

Imagen de Anónimo

Si no se conoce lo que significa una democracia entonces no se comprenden muchas cosas  y por que la situacion ha llegado hasta estos limites, es la debilidad de ella misma. Eso con Fidel seguro que no pasaba, por menos que lo que hizo el gobierno catalan Huber Matos cumplio 20 a;os. Por otra parte en catalu;a ahora sucede algo que ya aqui sufrimos, adoctrinamiento y enfrentameinto en la sociedad, extremismo y demagogia, una cortina de humo de los poderes frente a los problemas reales de la sociedad ¿No recuerdan? Eso ya lo hemos vivido nosotros.... 

Imagen de Anónimo

Sinceramente, Diario de Cuba me decepciona profundamente en este tema. No sé quién escribe este Editorial pero es bastante parcial; quien lo haya hecho, parece muy cercano a las tesis de Podemos y los llamados "equidistantes"; esos que dicen que el problema es que hay dos partes que no quieren dialogar, repiten el discurso victimista del nacionalismo catalán (sin añadir ninguna otra cuestión), y proponen su "mágico" referendum pactado (en el que tampoco aclaran, por cierto, qué apoyarían); tesis en la que se ignora, completamente la "sustancia" de la que está hecha el nacionalismo. Llamativa es la apelación en el Editorial, en exclusiva, a noticias y puntos de vista de periódicos como eldiario.es, cercano a Podermos, o La Vanguardia, periódico nacionalista, y ninguna a El País o a El Periódico. ¿Tiene su sede todavía Diario de Cuba en Madrid o acaso se ha mudado a otra parte? ¿Sabe realmente lo que está sucediendo en España y en Cataluña? ¿Y tiene idea de lo que supone el discurso nacionalista e independentista catalán y a lo que apela? ¿Sabe lo que son la ANC, Omnium Cultural o la CUP? ¿Y no le merecen ni el más mínimo comentario en su Editorial? ¿Es consciente DDC o ha oido hablar de esa labor del nacionalismo catalán de  tantos años (desde mucho antes del Estatut mencionado), de ese callar al diferente, al que no piensa como ellos y de la enorme fractura generada en la Sociedad catalana? ¿Esa Cataluña contra Cataluña (no contra España) que decía Joaquín Sabina? ¿Sabe de ese nacionalismo absoultamente excluyente que ha hecho que intelectuales y artistas como Albert Boadella o Félix de Asúa se hayan tenido que marchar de Cataluña como exiliados? ¿Ha leido lo que dice del nacionalismo catalán un perseguido de ETA como Fernado Savater? ¿Y nada de eso le suena a DDC?; ¿a pesar de ciertas mínimas, pequeñas, cercanías con el caso cubano, con todas las distancias que se quieran, estas cuestiones no le merecen siquiera un pequeño comentario en su Editorial? ¿Ni tampoco les merece ningún crédito lo que dicen del nacionalismo catalán personas como Josep Borrell, Jiménez Villarejo o Francisco Frutos? Es triste, en fin, y muy desalentador, que DDC escriba un Editorial como este, dirigido a cubanos exiliados, para explicar el "problema de Cataluña".

Imagen de Anónimo

"Y a vosotros Catalanes, que os han envenenado con doctrinas infames, que os hicieron maldecir a Espana, si lo hicisteis enganados por los falsos propagandistas, os traigo tambien el perdon, porque Espana es grande, fuerte y puede perdonar. Y a esos que os enganaron, nuestro desprecio, porque la Espana de Franco tiene un corazon muy grande y no sabe odiar".General Juan Yague Blanco. Barcelona, 26 de Enero de 1939.

Imagen de Anónimo

Para completar la información, me parece que conviene informar que aunque no ha habido una consulta para conocer cuantos catalanes quieren la independencia y cuantos seguir perteneciendo a España, - en las votaciones del 1 de octubre de más de 7 millones de posibles votantes, votaron a favor de la independencia 2 millones - hay basatante coincidencia de a día de hoy. los independentistas no son mayoría.  Leanse las declaraciones que sobre el particular hizo el sábado Ada Colau, alcaldesa de Barcelona , en París. 

Imagen de Anónimo

¿Dónde está el "choque de trenes"? ¿Y por qué se equipara bajo el extraño rótulo de "fuga hacia adelante" dos reacciones muy diferentes: un golpe de estado inconstitucional y la aplicación del constitucional artículo 155? ¿Por qué DDC no empieza por defender la Constitución española, ejemplo de democracia, que todos los cubanos deberíamos saber valorar?

Imagen de Anónimo

Buen resumen, ahora esta por ver qué pasará a partir de ahora.

Imagen de Anónimo

Eso de querer crear un país independiente por la vía  del sufragio no ha sucedido con frecuencia en la Historia.La Historia indica que para que una nación pueda crear un estado independiente tiene que ir a una guerra y ganarla.Así que no sé porqué los independentistas catalanes han perdido tanto tiempo en peleas verbales y declaraciones de independencia que no van a conducir jamás a la formación de un estado independiente de España. En fin, ganas de dar una perreta y de perder el tiempo.AAA

Imagen de Anónimo

Estoy siguiendo hace tiempo la problemática catana y este es un análisis, que a mi modo de ver,  realista y ponderado, COMENTARIO de Esopo

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.