Sábado, 19 de Agosto de 2017
01:47 CEST.
Opinión

El 18 Brumario de Nicolás Maduro

Dice Karl Marx que Hegel dice en alguna parte que todos los grandes sucesos y personajes de la historia universal se repiten, como si dijéramos, dos veces. "Pero", apostilla el panfletario renano, "Hegel se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa".

La frase da comienzo a un célebre ensayo sobre el golpe de Estado de 1851 en Francia, que Marx tituló El 18 Brumario de Luis Bonaparte, en alusión a la fecha en la que, medio siglo antes, el otro Napoleón, "el de verdad", había alcanzado el poder supremo. La esencia del libro consistía en demostrar que la dictadura del sobrino era un imperio de mentirita, una farsa burguesa sin gloria ni heroísmo, un pálido remedo del régimen impuesto por su tío en la estela de la Revolución de 1789.  

La descripción marxista del origen del Segundo Imperio francés le viene como anillo al dedo al golpe de Estado que Nicolás Maduro acaba de perpetrar en Venezuela el pasado 30 de julio. A pesar del lado trágico del asunto —los jóvenes manifestantes asesinados por la policía chavista y el riesgo de que el totalitarismo acogote definitivamente al país, con su secuela de muerte, prisión, miseria y exilio— el suceso y el personaje tienen un aire innegable de gran guiñol, de mojiganga tropical en la que, en cualquier momento, los personajes pueden despojarse de sus disfraces y desaparecer.

Por lo pronto, la maniobra certifica la defunción del "socialismo del siglo XXI", que tan cachondos ponía a algunos teóricos de la izquierda europea y estadounidense. Ese engendro, que Orwell seguramente hubiera abreviado con la sigla "socS21", fue el invento de Hugo Chávez para dominar el país y perpetuarse en el poder, manteniendo al mismo tiempo una fachada de legitimidad democrática que invalidara a críticos y opositores.

Mediante una combinación de autoritarismo, corrupción y trapicheo político, sabiamente engrasada con los dólares del petróleo y el narcotráfico, los revolucionarios bolivarianos obtendrían el control del ejército, el parlamento, la judicatura, la prensa, los sindicatos, la Iglesia y las demás agrupaciones de la sociedad civil. La estructura institucional se mantendría en pie, aunque vacía de contenido, como una escenografía de cartón piedra. El ejecutivo dispondría de una autoridad ilimitada e indefinida; los derechos y las libertades garantizados en la Constitución se volverían papel mojado. Y todo se lograría sin ejecutar ni encarcelar a demasiada gente, en contraste con lo que había ocurrido en Cuba medio siglo antes.

En realidad, el modelo no era tan novedoso como sus teóricos pretendían. La estrategia para implantar en Venezuela el socS21 se urdió en La Habana, cuyo gobierno auspiciaba desde finales del siglo pasado la carrera política de Chávez, y era una adaptación a la nueva circunstancia del método que Fidel Castro y sus secuaces había aplicado en Cuba en 1959.

En enero de ese año, pocos días después del triunfo de la insurrección antibatistiana, Castro instaló un Gobierno formado por liberales y socialdemócratas de probada solvencia democrática: el juez Manuel Urrutia, el abogado Miró Cardona, el catedrático Roberto Agramonte, el economista Rufo López Fresquet, la activista social Elena Mederos y el ingeniero Manuel Ray, entre otros. Pero el Consejo de Ministros deliberaba sobre temas intrascendentes y el presidente carecía de poder para tomar decisiones de fondo.

Como explica Tad Szulc en su biografía Fidel: A Critical Portrait, las leyes populistas que allanarían el camino al totalitarismo las redactaba secretamente en las afueras de la capital un equipo de dirigentes del Partido Socialista Popular (comunista) en colaboración con un reducido grupo de jefes del Movimiento 26 de Julio. Luego Castro las presentaba al Consejo de Ministros, no para que las discutieran o modificaran, sino para que estamparan sus firmas al pie del documento. Así se aprobaron la Reforma Agraria, la Reforma Urbana y un abanico de leyes y decretos confiscatorios que contribuyeron a la ruina del país y facilitaron la perpetuación de la dictadura marxista-leninista.

Pero Castro gozó de algunas ventajas que el chavismo no ha tenido, al menos hasta ahora. A la semana de alcanzar el poder ya habían desaparecido en la isla el ejército de la República, el Parlamento y los partidos políticos, y en el vacío jurídico creado por el cambio se instauraron a toda prisa los tribunales revolucionarios, que permitieron fusilar o encarcelar con visos de legalidad a todo el que estorbara. Lo demás fue un sangriento paseo de carnaval al ritmo de "paredón" y "pin pon fuera, abajo la gusanera".

Confrontado al fracaso del socS21 y a la insurrección popular contra el régimen, Maduro tratará ahora de reproducir en Venezuela el modelo que permitió en Cuba la entronización sine die del comunismo puro y duro: miles de fusilamientos, decenas de miles de presos políticos y más de un millón de exiliados. La fórmula original funcionó muy bien en la Isla, hasta el punto de que hoy, 60 años después, la misma familia sigue entronizada en el poder y el horizonte de los cubanos permanece tan sombrío como en el decenio de 1960. En cambio, el éxito de la copia tragicómica no está garantizado. Nada permite asegurar que en esta época Maduro y sus asesores cubanos puedan cometer con la impunidad suficiente el volumen de crímenes que una estrategia así exigiría.

Además, la torpeza con la que Maduro ha desempeñado sus funciones desde que llegó a la presidencia  y el carácter masivo y resuelto de la insurrección civil lo han colocado en una situación muy precaria. Responsable directo de más de cien muertes, repudiado por la comunidad internacional y puesto en solfa por un sector crítico del propio chavismo, no es descabellado pensar que los jerarcas de La Habana podrían darlo por amortizado e intentar sacrificarlo en aras de un acuerdo con la oposición para salvar los muebles.

El inefable guagüero aspirante a dictador vendría a ser así el buey expiatorio de un experimento —el socS21 con recursos menguantes— que no pudo sobrevivir a la muerte de su creador y a la caída de los precios del petróleo en el mercado mundial.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

No creo q la habana le retire el apoyo.aquello sera hasta q lA muerte los separe.masburro controla el ejercito.y el ejercito esta de lleno en el narcotrafico.se han cometido crimenes de lesa humanidad.hace falta q USA No le compre mas petroleo.el petroleo de venezuela es tan espezo q solo la tecnologia de Los USA lo puede procesar.ademas de q el pais entero se siente en lA calle y se paralyze el pais POr tiempo indefinido.sino quieren ser Cubazuela POr la eternidad.

Imagen de Anónimo

Si bien aún tienen la calle controlada, Venezuela no produce nada. Y gracias que se está manteniendo con las exportaciones de petróleo que cada vez representan menos ingresos, por los magros precios. Los militares venezolanos y cubanos que los asisten, están cada vez más concentrados en sus negocios, sobre todo con la producción, logística y comercialización de la droga en los territorios ocupados por las FARC colombianas.

Imagen de Anónimo

El articulo esta bueno , pero en relidad , fidel castro asesino , pudo mantenerse en el poder , por la ayuda ,que la felizmente desaparesida union sovietica , le dio , sin esa ayuda , sin la la intervencion del imperio sovietico, la tirania castrista no hubiera sobrevivido , ni horas , despues ,que el mismo se proclamara ,tirano en jefe del nuevo estado totalitario , anunciado en abril de 1961.El caso de Venezuela no guarda similitud con el cubano, son  tiempos ,totalmente diferentes, AUNQUE EL FIN ,DE MADURO Y DEMAS IDIOTAS, SI ES EL MISMO , ESTABLESER EL FEUDALISMO DE ESTADO MARXISTA LENINISTA.Venezuela no es una isla como Cuba .El imperialismo sovietico no existe y China Y Rusia , en realidad ,solo les interesa EL BILLETE...., LOS TIEMPOS DE "IDEOLOGIAS" ...., SE ACABARON. Solo los estupidos trasnochados ,marxistas de maduro y compania suenan , con esa fracasada ideologia, PERO COMO SERES HUMANOS AL FIN , NO HAN DEJADO DE ENRIQUESERSE ,Y DE ROBARSE EL PATRIMONIO NACIONAL VENEZOLANO.Maduro cae facilmente si USA ,deja de comprarle el petroleo , maduro cae facilmente ,si hay un esfuero combinado de varios paises suramericanos. Venezuela esta ya casi totalmente colapsada, el pais se vino abajo , maduro jamas podra mantener el poder , A NO SER QUE EL MUNDO ENTERO ,PERMITA QUE EL CHOVER DE GUAGUAS ,DEVENIDO ,TIRANO DE VENEZUELA ,CONVIERTA A VENEZUELA EN UN ENORME CAMPO DE CONCENTRACION ,EN UN ENORME LAGO DE SANGRE COAGULADA , EN UN ENORME CEMENTERIO SIN CRUSES ,LLAMADO VENEZUELA ..RENE LIBERTARIO.

Imagen de Anónimo

Señor es con lo acaba de suceder hoy, desgraciadamente hay Castrismo para rato en Venezuela.

Imagen de Anónimo

Lo que demuestra que las izquierdas dejaron bien atrás su época romántica para entrar de lleno en la época esquizofrénica. Válido para todas, viejas y nuevas.

Imagen de Anónimo

Sales, cito: “no es descabellado pensar que los jerarcas de La Habana podrían darlo por amortizado e intentar sacrificarlo en aras de un acuerdo con la oposición para salvar los muebles”. Pienso que ciertamente no es descabellado pesar eso, porque como he dicho numerosas veces al castrismo no se puede sobreestimar pero tampoco se puede subestimar, porque pensar que se va inmolar por un imbécil como Maduro es subestimarlo, COMENTARIO de Esopo.

Imagen de Anónimo

Excelente radiografia del proceso "bolivariano" que lo baja del pedestal propagandistico alcanzado y lo pone en contecto real.El desenlace final de ese entuerto del siglo XXI que hoy sacude a Venezuela seria feliz si como señala el articulista el casique de La Habana,que siempre ha proclamado no ceder un milimetro en sus principios,entiendase el poder absoluto, decide sacrificar al guaguero y pacta una salida no traumática con la oposición para alcanzar un acuerdo que salve al hermano pais del atolladero insostenible al que lo han llevado. 

Imagen de Anónimo

¡Brillante artículo! Nunca está de más seguir poniendo las cosas en su sitio, y "machacar" con estos temas, porque esa izquierda teórica y sentimental que aún pulula por Europa y Estados Unidos sigue sin aceptar el evidente fracaso de su ideología, y van por el mundo patéticamente defendiendo lo indefendible, con su puño en alto y sus camisetas del Che, como si el tiempo se hubiera detenido.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.