Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Última actualización: 14:00 CET
Venezuela

El oficialismo vigila la fidelidad de sus adeptos en la elección para la Constituyente

Seguidores del oficialismo hacen fila para votar en la elección para la Constituyente. Caracas, 30 de julio de 2017. (REUTERS)

A escasos metros de las mesas de votación, el oficialismo venezolano vigila mediante un sofisticado sistema digital la fidelidad de sus adeptos, controlando quiénes acuden a las urnas este domingo para participar en la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, reporta EFE.

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), desde toldos rojos que fueron instalados en los alrededores y a veces dentro de los centros de votación, lleva un control de los ciudadanos que participan en la elección. Ese registro es paralelo al del Consejo Nacional Electoral (CNE).

La agencia EFE dijo que constató la puesta en marcha de estos "puntos rojos" dentro y fuera de una decena de centros ubicados en el oeste de Caracas, un territorio tradicionalmente chavista y que ha acudido a las urnas por decenas, a diferencia del este capitalino, donde la oposición es mayoría y no se observan colas para votar.

El sistema es denominado por el oficialismo "Carné de la Patria" y fue creado a principios de año por el presidente, Nicolás Maduro, para llevar un registro de las necesidades socioeconómicas de los inscritos —unos 15 millones, según el Gobierno— y de los beneficios que han recibido de la llamada "revolución bolivariana".

Maduro, el principal impulsor de los comicios, pidió a sus simpatizantes pasar por los puntos rojos después de votar para escanear el código QR (de respuesta, rápida según sus siglas en inglés) que está inserto en los carnés y así saber quiénes respaldaron su propuesta de modificar la Constitución.

Mayeli Sanz, portavoz del PSUV en la localidad de Mamera, explicó a EFE que el punto rojo de esa zona empezó a funcionar a la misma hora que el centro electoral y se ubicó justo frente para atraer a los votantes después de que estos pasen por las urnas.

Dijo además que los chavistas que operan en este lugar están "debidamente autorizados" para orientar a los electores sobre cómo votar y por quién.

El presidente Maduro fue el primer votante de la jornada y también el primero en someter su carné al software de escáner que instalaron en sus teléfonos inteligentes miles de personas al servicio del partido de Gobierno.

Sin embargo, el canal estatal VTV mostró que el documento del mandatario arrojó un error que decía "la persona no existe o el carné fue anulado", lo que generó una estampida de burlas y conjeturas de la oposición venezolana y de los internautas en las redes sociales.

"Donde está la mano humana siempre hay error", respondió sobre este respecto y a modo de justificación Sanz, tras reconocer que en su punto también ha habido "fallas que posteriormente se han solucionado".

Cuando esas fallas persisten, explicaron varios coordinadores de los puntos rojos, se pasa al registro manual de los censados, una modalidad que fue implementada en una decena de centros del oeste de Caracas.

En el centro de votación de Maduro, ubicado en la parroquia Catia, el punto rojo corrigió la falla suscitada con su primer elector y echó a andar un sistema completamente digital por el que decenas de personas pasaron después de sufragar.

El coordinador en el sitio, Ender Urrutia, consideró que la fila de gente esperando para registrar sus carnés "habla mucho de la confianza que tiene el pueblo en el Gobierno venezolano y las políticas sociales".

"Esto es un jalón de orejas para atender más al pueblo", dijo tras recordar que el país atraviesa por una severa crisis económica que achacó a "ataques imperiales" pero que, afirmó, no ha significado la disminución de la inversión social.

Urrutia aseguró que este censo es "voluntario", pese a que en muchos casos se lleva a cabo en las puertas de los centros electorales, y que las personas que rechacen este mecanismo no sufrirán represalias por parte del Gobierno.

"Nosotros al final pudiésemos decir: la gente que tiene su Carné de la Patria y que cree en nosotros (que) participó en un proceso electoral y participó de tal manera", agregó.

Maduro requiere de una alta presencia en las urnas para dar legitimidad a la polémica elección.

Frente al discurso del Gobierno, opositores mostraron en las redes sociales centros de votación vacíos.

El líder opositor Enrique Capriles calificó de "monumental fracaso" la asistencia a las urnas.