Martes, 17 de Julio de 2018
Última actualización: 17:25 CEST
VENEZUELA

Dos jóvenes mueren en Caracas y más de 260 personas son detenidas durante el paro

Policías de la Guardia Nacional arrestan a un manifestante durante una protesta en la jornada de paro en Caracas. (AFP)

Dos jóvenes murieron el jueves en violentos disturbios durante el paro convocado por la oposición para exigir al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que frene la elección de su Asamblea Constituyente y abandone el poder.

Los fallecidos, de 24 y 23 años, protestaban en Los Teques, en las afueras de Caracas, y en Valencia (norte), precisó la Fiscalía, sin identificar a los responsables. Ambos incidentes dejaron una decena de heridos, reportó la AFP.

Con estas muertes —una por arma de fuego y la otra por causas aún en investigación—, suman 99 fallecidos en casi cuatro meses de protestas, que escalaron con el paro de 24 horas.

Durante la huelga, que concluye a las 10:00 horas del viernes, policías y militares lanzaron bombas lacrimógenas y perdigones para dispersar a manifestantes que trancaron calles con barricadas de escombros.

Los bloqueos continuaron la noche del jueves. Durante el día muchos comercios estuvieron cerrados, las calles desoladas, y no circularon muchos autobuses. Pero en barrios con fuerte presencia chavista, pocos se acogieron al paro.

Según la ONG Foro Penal, los choques dejan 261 detenidos en todo el país, principalmente en Caracas y en los estados Zulia y Nueva Esparta.

'Hemos vuelto a triunfar'

Dirigentes de la oposición venezolana estimaron en 85% el cumplimiento del paro. "Dimos una nueva señal contundente, el pueblo ha dado evidencia que no se pondrá de rodillas", dijo el opositor Henrique Capriles.

No obstante, Maduro aseguró que sectores clave de la economía estuvieron "al 100%". "Hemos vuelto a triunfar. Los únicos que pueden parar este país somos los chavistas", afirmó, y amenazó con cárcel a líderes de la huelga.

En Los Ruices, este de Caracas, manifestantes se enfrentaron con piedras a trabajadores de la televisora estatal VTV y quemaron una caseta policial, en lo que el mandatario denunció como un "intento de asalto" al canal.

Petrolera en marcha

El paro fue apoyado por gremios empresariales, sindicatos y transportistas; pero el gobierno controla la estatal petrolera PDVSA —fuente del 96% de los ingresos del país— y el sector público, con tres millones de empleados.

"Aquí está PDVSA, rodilla en tierra (comprometida), con nuestra Constituyente", declaró su presidente, Eulogio del Pino.

En un país petrolero, "es un pulso entre un empresariado y una población famélica y pauperizada contra un gobierno también quebrado, pero que controla los pocos recursos" del país, opinó el analista Luis Vicente León.

Marcela Máspero, coordinadora de la Unión de Trabajadores de Venezuela —una de las principales centrales obreras—, sostuvo que muchos empleados "están sometidos a presiones".

Colapso o salvación

Los empresarios, a quienes el presidente acusa de una "guerra económica" para derrocarlo, aseguran que la Constituyente empeorará la crisis.

Venezuela perdió el 70% de sus empresas en la última década, y las que quedan funcionan al 30%, según la patronal Fedecámaras.

"La Constituyente no es más que una manera de disfrazar la transformación de Venezuela a un Estado comunista", aseguró el presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal.

Si la tensión persiste, el PIB se contraería 9% en 2017 frente a una previsión original de -4,3%, precisó a la AFP Asdrúbal Oliveros, de la consultora Ecoanalítica.

Maduro sostiene que la Constituyente recuperará la economía, dará rango constitucional a los programas sociales, al control de precios contra la inflación —que según el FMI será de 720% en 2017—, y la distribución de alimentos subsidiados frente a la grave escasez.

La oposición rechazó participar en la Constituyente, argumentando que no fue convocada tras un referendo y que su sistema de elección es un "fraude" con el que el chavismo busca seguir en el poder con apoyo de los militares y los poderes electoral y judicial.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró este jueves nulo el proceso por el cual el Parlamento de mayoría opositora se dispone a nombrar nuevos magistrados este viernes.