Domingo, 19 de Noviembre de 2017
21:53 CET.
Venezuela

Cubazuela, Raúl y Leopoldo

¿A qué responde la nueva condición de preso domiciliario concedida a Leopoldo López en la actual coyuntura política venezolana?

Es importante tener presente que tanto su arresto, condena y condiciones de encarcelamiento en una prisión militar respondieron a órdenes emanadas de Raúl Castro y acatadas por la elite criminal que desgobierna Venezuela en su nombre. Esta otra decisión también. La pregunta entonces es: ¿por qué ahora la salida de prisión?

En primer lugar, esto no representa una claudicación respecto al objetivo totalitario del proyecto Cubazuela, ni una dejación de su decisión de hacer uso de la fuerza para imponerla. Es una táctica diversionista, un repliegue al que se ha visto obligada la cúpula gobernante cubano-venezolana al enfrentarse a circunstancias cada vez más complicadas. Leopoldo no ha sido liberado. Lo tienen ahora en su casa, como rehén y con un grillete electrónico, hasta ver como les va con esta nueva maniobra.

¿Cuáles son sus esperanzas? En lo interno, revivir viejos recelos protagónicos que resquebrajen la actual unidad entre las fuerzas opositoras y confundir a la opinión pública al lanzar la desinformación de que López pactó su liberación a cambio de apaciguar a la ciudadanía.

Dentro de esa ecuación se incluye la intención de reanimar la comprensible animadversión de Leopoldo y sectores de la oposición contra la fiscal Luisa Ortega. Ella, sin duda, contribuyó a la condena de López y de muchos otros. Qué mejor asesinato de la reputación de la ahora rebelde Ortega que el que pudiere provenir de las filas de la oposición, cuyos derechos constitucionales intenta valientemente proteger la fiscal en esta hora dramática.

Con esta supuesta flexibilidad ante un preso político de la envergadura de López, además se buscan potenciales adeptos para la campaña de la Constituyente.

En lo externo, se busca dar aliento a la desmovilización internacional apelando al falso juicio de que el Gobierno ha cambiado de rumbo y hay que darle tiempo para ver cuánto más podría estar dispuesto a conceder. Y, por supuesto, conectada con esa línea desinformativa, se procura revivir el funesto equipo de seudodiálogo —bendecido por Castro, Maduro y el papa Francisco—, compuesto por los expresidentes Zapatero, Fernández, Torrijos y Samper.

Para reanimar la credibilidad del equipo más desprestigiado de la historia de resolución de conflictos, ya han echado a rodar la versión, incluso entre los familiares de Leopoldo, de que a ellos se debe esta trasferencia temporal a su casa del preso político más famoso del hemisferio occidental. Canjear presos por el mejoramiento de la imagen exterior es una vieja treta de los Castro que ahora ponen en práctica en Caracas.

Lo que no está detrás de la prisión domiciliaria de Leopoldo López es —por el momento— el deseo de Raúl Castro de negociar una salida bilateral con EEUU a la crisis venezolana. No porque sea cierto el mito de que "La Habana nunca negocia principios y mucho menos bajo presión". Lo han hecho antes. Pero Raúl Castro —por ahora— prefiere aquello de que más vale pájaro en mano que cien volando. Entregar a sus socios mafiosos de Caracas le supone a la familia Castro y sus allegados un riesgo mayor que perder el subsidio petrolero: pueden perder los cuantiosos ingresos que obtienen de su colaboración en actividades criminales, para terminar siendo encausados por la DEA y perseguidos por Interpol. Eso tendría poco glamour ideológico en un sector de la izquierda internacional que los apoya hasta hoy.

La libertad de los venezolanos nacerá de su lucha interna y la presión internacional, no de una ruptura castrista con sus amigos del Cártel de los Soles. No es que dejen de hacerlo por razón de principios. Es que no pueden prescindir de ese nexo. Mientras tanto, la salida de Leopoldo de la prisión Ramo Verde es un triunfo de su idea original: el cambio para Venezuela está en la calle. 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 12 ]

Imagen de Anónimo

Magnífico artículo de Blanco, como siempre. Lopez es rehén de Raúl Castro. Cuando el viejo dirigente comunista tenga otra fuente de financiación a la vista, de tamaño similar a Venezuela, y crean que la está buscando, abandonará el régimen chavista y no se apiadará de Maduro. Lo veremos.

Imagen de Anónimo

El mismo error de Montaner. Un análisis sesgado u obnubilado por la perspectiva de la sumisión extrema del pueblo de cubano. Pero claro que los malditos no han desistido de sus nefastas intenciones, pero el pueblo venezolano no está dispuesto a someterse de por vida como hicieron los isleños, y lo están demostrando en la calle, ofrendando la vida por alcanzar la libertad.

Imagen de Anónimo

Exactamente. Para este grupo de carroñeros que usurpan el poder en Cuba, los presos políticos siempre han sido una munición a utilizar. El hombre es una herramienta para un fin y no un fin en si mismo.Es la misma técnica de siempre. Pasó con la locura de los presos de la "primavera negra", cuando a Fidel se le fue la mano de la represión y precísamente fue Rodriguez Zapatero quien se encargó de quitarle la papa caliente y llevarse a los presos a España. Zapatero se anotó un punto como estadista y los cubanos se quitaron la presión de encima. Ahora vulven a solicitar los "servicios" de Zapatero, con la búsqueda del mismo fin engañoso. Pero parece que el tiro les salió por la culata. Se han pasado demasiadas líneas rojas. Ahora no les queda mas que el baño explícito de sangre ejercito incluido, ¿ se atreverán?

Imagen de Anónimo

Gran artículo; felicidades para quien lo escribió.

Imagen de Anónimo

Dios permita que esa asesina dictadura salga pronto de Masburro y de Raulina Pomarrosa Dilatada!!! Son todos unos asesinos y los izquierdosos argentinos cantandole al che en Cuba. Puro guasabeo izquierdoso!!!!!

Imagen de Anónimo

En esta movida les ha salido el tiro por la culata, la calle estaba un poco alicaida... y pun explotó de nuevo.

Imagen de Anónimo

Muy acertado el análisis de Juan Antonio Blanco.

Imagen de Anónimo

Lo mejor de la situación actual en Venezuela es que a la salida de López de la cárcel, la oposición en decenas de miles se tiró de nuevo a la calle. Han logrado mantenerse a pesar de las estúpidas declaraciones de Maduro, tratando de confundir la realidad con la desinformación. Hace falta que no salga una quinta columna entre las filas opositoras creyéndose el cuento del diálogo. Como bien se dice aquí, la salida está en la calle. 

Imagen de Juan

Muy bueno

Imagen de Anónimo

Más exacto y ajustado a la realidad no se puede ser. También me uno a las felicitaciones al autor del artículo.