Sábado, 20 de Enero de 2018
12:02 CET.
VENEZUELA

Un jefe militar venezolano no teme que se le acuse de violar los derechos humanos

El mayor general Antonio Benavides, comandante de la Guardia Nacional de Venezuela, el cuerpo militar encargado del orden durante las protestas en el país, no solo rechaza las acusaciones de agresión a los manifestantes, sino que no teme que se le acuse de violar los derechos humanos.

"No tengo temor", contesta en una entrevista con EFE al ser preguntado sobre si tiene miedo de que se le acusase de violar los derechos humanos por la actuación contra las manifestaciones.

El mayor general, a quien los opositores señalan como el responsable de la represión, sostiene que su confianza se debe a que sus actuaciones, tras 32 años de carrera militar, "han sido ajustadas a derecho" con lo que se desmarca del aluvión de denuncias, fotografías y vídeos de personas agredidas por efectivos bajo su mando.

La acusación de "reprimir" las manifestaciones también la niega con firmeza, porque defiende que la actuación de los efectivos solo busca "dispersar" las movilizaciones bajo normas internacionales.

En los 63 días de protestas opositoras contra el Gobierno de Nicolás Maduro, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que actúa junto a la Policía Nacional Bolivariana (PNB), ha empleado 12.000 efectivos —de sus 80.000 activos— en todo el país para controlar el orden público, principalmente para disolver las marchas opositoras.

Benavides califica la actuación de la GNB de "muy profesional, impecable", aunque reconoce que entre tantos agentes puede que "uno o dos funcionarios", que ellos definen como "electrones libres", cometan un "exceso". Pero "no es la orden de un superior" porque, subraya, "eso está totalmente prohibido".

En estos dos meses de protestas, la Fiscalía ha contabilizado 62 fallecidos en contextos de violencia, dos de ellas supuestamente causadas por efectivos de la GNB.

Una fue la de Juan Pernalete, que de acuerdo a la Fiscalía fue causada por un proyectil de gas lacrimógeno disparado a quemarropa por un miembro de la GNB, una muerte que dice Benavides lamenta; por el uso del tipo específico de munición involucrada, afirma, está temporalmente suspendido.

"Aquel que se vea comprometido en un hecho comprobado, tengan la plena seguridad de que lo pondremos a orden de las autoridades competentes para que este delito no quede impune", afirma.

La oposición acusa a la GNB y a la Policía de usar un tipo de munición no convencional en las escopetas, de emplear de forma inapropiado el equipamiento para controlar manifestaciones y de la arremetida desproporcionada de funcionarios contra los manifestantes.

El mayor general las niega y contrapone que al menos 25 funcionarios militares resultaron heridos por armas de fuego y otros 250 por contusiones en las manifestaciones, un dato que para él desdice el carácter pacífico de las movilizaciones opositoras.

Tras ver fotos de balines metálicos, de goma y las canicas con las que son acusados de replegar a los manifestantes, en algunas ocasiones causando heridas mortales, el comandante dice desconocer esas municiones y asegura no haber visto su uso "nunca" durante tres décadas de servicio militar.

"Nosotros, en nuestro deber cotidiano, nuestro accionar, no usamos ese tipo de esfera en nuestro desempeño ni existen en nuestros comandos, en el parque de armas, o en un depósito que tengamos ese tipo de esferas, no existe en nosotros", dice enfático.

Aunque tampoco es "imposible", Benavides defiende que "no está en su formación ética, moral, de honor".

La explicación técnica se basa en que la pólvora del cartucho que se usa como propulsor en las escopetas "no tiene la fuerza para impulsar un objeto como una metra (canica) y/o una esfera, porque esto está hecho para impulsar plástico".

El comandante defiende con fuerza que las protestas callejeras de los opositores al presidente Nicolás Maduro forman parte de un "golpe suave" basado en el método de la "no violencia" promovido por el filósofo estadounidense Gene Sharp, desarrollado en cinco etapas y Venezuela estaría en medio de la cuarta.

Argumentó, como prueba de que los grupos de jóvenes que actúan en los enfrentamientos contra los agentes de seguridad son financiados desde el exterior, la incautación en un aeropuerto de "máscaras de gas, guantes de cuero y objetos, entre ellos cajas de metras, esferas metálicas".

Tras repasar una por una las armas usadas para el control del orden público puestas sobre una mesa para una exhibición, el militar repite: "a mí no me causa ningún temor lo que se diga, es difícil que cuando estamos usando este armamento ajustado a la ley, a los estándares internacionales, se nos acuse de una acción que se pueda considerar como delitos de lesa humanidad".

Una grabación clandestina filtrada recientemente reveló que altos mandos militares venezolanos estarían preparando francotiradores dispuestos a disparar a civiles ante un recrudecimiento de la represión. La medida sería tomada en un posible estado de excepción al que estaría llegando Venezuela, según justificaron las propias fuentes castrenses.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Que tipejo y esos son los integrantes del Chavismo rancio que está en Miraflores. Con razón los verdaderos Chavistas se están separando!!! Que mal!!!

Imagen de Anónimo

Este x lo menos da la cara, los de Cuba reprimen a los que les hacen fotos.