Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
14:03 CET.
Venezuela

El ministro del Interior defiende la aplicación de la justicia militar a detenidos en las protestas

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, dijo este viernes que las personas que cometan "actos vandálicos", "terroristas" y ataques a establecimientos comerciales, a los "centinelas" o funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) serán sometidas a la Justicia Militar, reportó EFE.

"Aquellas personas que cometan actos vandálicos, actos terroristas, así como también asaltos a establecimientos comerciales, ataques a nuestros centinelas o daños a los bienes de la FANB, así como también instigación a la rebelión van a ser sometidos pues a la Justicia Penal Militar", dijo al canal estatal VTV.

Reverol, que sostuvo un encuentro con los cuerpos de seguridad del estado Mérida (oeste), funcionarios de la Policía Científica y el gobernador de esa entidad, el chavista Alexis Ramírez, dijo que se encontraban "evaluando" a aquellas personas que, durante las protestas que se desarrollan desde hace más de un mes, han cometido delitos dentro de la jurisdicción militar.

Asimismo, aseguró que "están muy adelantadas las investigaciones" sobre los casos de las tres personas que han fallecido en Mérida durante las protestas e indicó que ya tienen a "seis personas identificadas" y que se están liberando "algunas aprehensiones".

La ONG Foro Penal Venezolano (FPV) dijo el martes que 73 civiles han sido privados de libertad en el país por decisión de tribunales militares, de los 137 que han sido presentados ante estas instancias en el marco de las protestas antigubernamentales que se desarrollan en Venezuela.

La Fiscalía venezolana informó un día después que había solicitado a un tribunal que 14 personas detenidas hace una semana por presuntamente ocasionar daños a la sede de una alcaldía fueran juzgadas por jurisdicción ordinaria y no militar.

Alegó que los hechos que se le atribuyen "no constituyen delitos previstos" en la norma militar y que "además los procesados no son funcionarios militares, por lo que mal podrían ser juzgados por esa jurisdicción".

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, ha dicho a EFE que los casos de manifestantes detenidos y procesados por la jurisdicción militar están enmarcados en la ley.

También este viernes, un tribunal militar de Venezuela declaró "con lugar" la detención "preventiva" de un militante del partido opositor Un Nuevo Tiempo (UNT) por la presunta comisión de los delitos de rebelión militar, traición a la patria y sustracción de efectos militares, informó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) del país.

"El Tribunal Militar Tercero de Control (...) declaró con lugar la privación judicial preventiva de libertad contra Eleazar Armando Guerrero, por estar presuntamente incurso en la comisión de los delitos de traición a la patria (...) asimismo de rebelión militar", indicó el TSJ en un comunicado.

Eleazar Armando Guerrero es coordinador de UNT en la caraqueña parroquia de El Valle, y en el momento de su detención, en escenarios de protestas antigubernamentales que se tornaron violentas, sus compañeros de organización denunciaron su "desaparición".

El comunicado del Supremo dice que funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) procedieron a la detención de Guerrero después de que este activara un fusil conocido en el país como FAL y que es de dotación de las Fuerzas Armadas de Venezuela.

La diputada y vicepresidenta de UNT, Delsa Solórzano, rechazó la acusación y dijo que Guerrero es un luchador social "de la tercera edad" que rechaza la violencia.

"Su único delito, de lo único que lo pueden acusar, es de levantar la voz. Él sería incapaz de matar una mosca", añadió Solórzano.

Señaló que Guerrero no podría ser culpable de rebelión militar siendo civil.

"Esto es un cuento mal montado (...) y él tampoco se ha robado nada", dijo.

Los opositores al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, cumplen cinco semanas de protestas de calles.

'Constituyente, guion castrista para Venezuela'. Opina Rodiles

El futuro de Cuba y Venezuela está 'completamente atado', señala el opositor.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

¡CONQUISTEN LA CALLE CON UN MILLÓN DE AMIGOS!
No sean más ''opositores'' ¡SEAN PUEBLO VENEZOLANO! El PUEBLO es el que se moviliza . Lo de ''opositores'' es excluyente.  ¡P U E B L O   V E N E Z O L A N O!  ¡PARALIZAR A TODA VENEZUELA!

Imagen de Anónimo

Esa "siembra" de material de guerra es idea del G2,  y las armas están regadas en Venezuela porque al difunto se le ocurrió armar delincuentes para "defender" la revolución y los asaltos y asesinatos a la orden del dia. Que deseos tengo que a todos esos comunistas los amarren a una ballena y los arrastren, alguien puede inventar algo para que esa plaga no se riegue y extirpar la del mundo?

Imagen de Anónimo

Una medida de esa naturaleza sólo se aplica en tiempo de guerra, pero es algo insólito y desproporcionado en tiempo de paz y mucho menos a civiles. Hay que perseguir a Maduro y su comparsa como se hizo con Pinochet por el mundo y con la ley en la mano, a propósito de ello, ¿qué pasa que la Corte Penal Internacional no se pronuncia sobre los atropellos a los derechos humanos y sobre el pueblo de Venezuela por parte de su gobierno (y de paso contra los dictadores cubanos también)? ¿se limita la Corte Penal a pronunciarse sólo y nada más sobre problemas en África o la antigua Yugoslavia, permaneciendo muda ante otros problemas del mundo también, como por ejemplo los abusos del régimen norcoreano  que esclaviza a su pueblo, o los del régimen chino sobre sus opositores? Todo parece indicar que para algunos organismos internacionales, los únicos dictadores fueron los militares argentinos (para nada inocentes desde luego) y Pinochet, a los demás que los parta un rayo si no eran de la antigua Yugoslavia o África (Uganda o República Centroafricana, si acaso).