Martes, 26 de Septiembre de 2017
02:31 CEST.
Política

Después de las meganarraciones

La mayoría de quienes trabajamos con esa cosa tan resbalosa llamada ciencia política estamos de acuerdo en un punto: las meganarraciones históricas atraviesan por una profunda crisis. En tal sentido podríamos afirmar que la política ya no puede seguir orientada de acuerdo a cánones trascendentalistas, o por un "más allá" situado fuera de los espacios de la conflictividad real de actores que disputan sus intereses e ideales en la polis que habitan, sea esta nacional, regional o global.

La crisis —al parecer terminal— que vive la mayoría de los proyectos socialistas en su cuna originaria, Europa, puede ser también vista como un resultado de la crisis de las grandes narraciones históricas. Pero también a la inversa. El socialismo en todas sus variantes fue una ideología futurista, portador de una promesa igualitaria y, en las visiones más alucinadas: de una sociedad perfecta.

Las desgracias materiales en que convirtieron a sus naciones los regímenes comunistas cuando se hicieron del poder sería un argumento más que suficiente para aceptar la definitiva devaluación histórica de los vendedores de futuro. Para muchos, una tragedia. La meta de "la sociedad superior" había sido para los socialistas lo que el paraíso es para las religiones.

Desde que cayó el Muro de Berlín, los socialistas revolucionarios (o comunistas) casi no existen o se han convertido en algo que está mucho más cerca del ideario del fascismo que del socialismo, sobre todo en el ex Tercer Mundo (Assad, Castro, Maduro, Mugabe, Ortega, entre otros).

Los socialistas democráticos, principalmente los europeos, lograron sobrevivir a la debacle originada por la caída de los regímenes comunistas. Pero hoy, con cierto retraso, les está llegando el turno. Casi en ningún país europeo logran levantar cabeza. En las recientes elecciones de Austria y Holanda mostraron estar en extinción. El fenómeno Schulz en Alemania se está desinflando tan rápido como apareció. En Francia sobrevive solo gracias a una extrema izquierda demagógica encarnada en la persona de Mélenchon. En España se encuentran incluso debajo del neoestalinismo representado por Podemos.

Definitivamente tuvo razón Alain Touraine. El socialismo fue una ideología de la sociedad industrial. Pero esa sociedad industrial ya no existe y los socialistas, tanto los revolucionarios como los democráticos, no han logrado adecuarse al nuevo orden de cosas equivalente a la sociedad posindustrial (o digital).

No son pocos, sin embargo, los que piensan que junto con la caída real e ideológica del socialismo en sus dos versiones, la comunista y la socialista democrática, entramos por la vía de un mundo sin esperanzas, al infierno del capitalismo sin salida, a la noche de la resignación total. ¿No fue el socialismo la alternativa al capitalismo? Frente a esos lamentos, vale la pena reflexionar con cierta calma.

¿No ha pensado nadie que la disyuntiva "comunismo o socialismo" nunca existió? ¿O que el socialismo solo fue una ideología surgida de una creencia naturalista decimonónica, una que desde la era de los filósofos positivistas suponía que las sociedades son organismos vivos que se desarrollan desde estadios inferiores hacia otros supuestamente superiores? ¿No se han dado cuenta todavía de que el socialismo en la antigua URSS, China y Cuba no fue más que la vía estatal hacia el capitalismo más salvaje que es posible imaginar? Vale la pena meditarlo. No sería la primera vez que una creencia falsa se ha mantenido, incluso durante siglos sobre una base supuestamente científica.

Antes de Copérnico las ciencias establecían que el Sol giraba alrededor de la Tierra. Antes de que apareciera la química los científicos creían en la alquimia. Antes de Einstein nadie pensaba en una realidad no-material. Después de Marx, hay quienes suponemos que la llamada sociedad no está sujeta a evoluciones orgánicas, que el futuro es incierto y —sobre todo— que ningún orden político y social puede ser mejor que las personas que lo conforman.

Si queremos buscar dicotomías, la que ha existido a lo largo de un gran plazo histórico ha sido entre economías estatales y economías liberales; o también: entre economías con mayor o con menor participación social. Pero la alternativa entre comunismo y capitalismo no ha existido jamás, por lo menos no en el sentido planteado por los llamados "clásicos".

El socialismo no fue más que un producto de la imaginación de algunos grandes maestros. Si lo vemos así, el fin del socialismo que hoy estamos presenciando, no sería más que el fin de una ilusión, o si se quiere, de una meganarración surgida de un paradigma científico no aplicable a la dinámica del mundo que habitamos.

Por supuesto; tampoco es para celebrarlo. Los socialistas, sobre todo los democráticos, pese a ser irreales, existieron. Y detrás de sí, como todo lo que desaparece, han dejado un vacío. Desde ese vacío emergen en Europa los llamados populismos de derecha; algunos de ellos, decididamente fascistas.

No es casualidad que mientras más estrepitosa es la debacle de los partidos socialistas, más violentas y numerosas son las embestidas de los radicales políticos. En cierto modo ellos reclaman para sí partes del legado socialista, entre otras, el paradigma de las mega-narraciones. La lucha de clases es dirigida —basta escuchar a la Le Pen— en contra de las elites políticas y de los emigrantes más pobres (sucesores teóricos del "lumpenproletariado" de los marxistas). La progresía (clase política) ha sustituido a la burguesía y el enemigo principal ya no es el imperialismo norteamericano sino la Unión Europea. Frente a ese enemigo caben todas las alianzas: desde los EEUU de Trump hasta la Rusia de Putin.

Pero el peligro de los nuevos radicalismos —es la buena noticia— no será esta vez enfrentado por los radicalismos de izquierda como ocurrió en el siglo pasado. Esa es la clave que explica por qué el avance neofascista está siendo hoy contrarrestado, no con otros movimientos y líderes portadores de promesas metahistóricas, sino con amplias coaliciones democráticas. Esas coaliciones no ofrecen ningún futuro luminoso, ninguna redención para la humanidad, ningún hombre nuevo, ninguna meganarración. Esas coaliciones solo quieren salvar lo poco de lo bueno que tenemos. Por ejemplo, a esa democracia que, citando por enésima vez a Winston Churchill, es "la peor de las formas de gobierno con excepción de todas las demás".

Gracias a esas nuevas coaliciones a las cuales los socialistas democráticos (o sus restos) comienzan a plegarse, la política europea ha recuperado lo que nunca debió haber perdido: su sentido existencial; su permanente negación a quienes en nombre de grandes ideales y principios supuestamente universales pretenden destruir las libertades inscritas en esa joya de la historia que es la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En ese punto tiene razón Michael Ignatieff: los derechos humanos (y no las meganarraciones) son —o han llegado a ser— la ideología del Occidente democrático.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 17 ]

Imagen de Anónimo

Ellos vuelven, se reinventan y se DISFRAZAN con otra MASCARA , la "ilusion" NUNCA MUERE , porque detras de cada "encantador de serpientes" hay un DEMAGOGO , bribon y MALANDRIN que lo que quiere es MANIPULAR a los tontos para VIVIR BIEN y por el resto de sus vidas.VOLVERAN !. Es que acaso los CASTROS que se criaron en BIRAN fueron los mismos que asumieron  la :"silla" del trono en la Habana en 1959. Los que vivian en BIRAN eran hijos NO RECONOCIDOS de la "criada" (domestica) en una relacion "underground" de un  gallego que emigro` a Cuba e incluso peleo` contra los insurrectos CRIOLLOS en una guerra por la independencia de la colonia, despues de la guerra este nuevo ciudadano cubano-espan`ol se hizo de un negocio que nunca llego` a florecer ni alcanzar la FORTUNA que han amasado sus VASTAGOS hijos al robarse casi todo el PATRIMONIO NACIONAL. De manera que convertirse en un DICTADOR COMUNISTA (o Socialista) u como se le llame a cualquier ideologia y convertirse en un MANDAMAS con "ideas" para el CORO DE COTORRAS es un un "gran LOGRO" . Salir del casi total anonimato y catapultarse a nivel INTERNACIONAL , morir y que la CNN te haga una APOLOGIA y te quiera convertir en idolo de "masa" y ROBIN HOOD de los pobres aunque hayas dejado una ESTELA DE CRIMENES ENORME , hay que reconocer que se necesita TALENTO, ASTUCIA y mucha MALDAD.Lo demas es PAMPLINAS !. Los comunistas siempre VUELVEN !.Gracias,.., Rudy

Imagen de Anónimo

En mi caso y de otros de la izquierda democrática abogamos por que en la próxima Cuba democrática sea instaurado un modelo que contenga componentes del liberalismo económico y componentes de la autogestión socialistas y las dos deben andar juntas como hermanas gemelas, por razones obvias a nuestro entender, en el caso de la autogestión socialista no la asumimos como la de la de Tito en Yugoslavia porque la de Tito fue impuesta por un partido único la liga de los comunista, a la que aspiramos en Cuba es en el marco de una democracia plena multipartidista, republicana, representativa y directa más información al respecto en http://www.havanatimes.org/sp/?p=122952 COMENTRIO de Esopo 2\ Moustafa Hamze Guilart.

Imagen de Anónimo

Fernando, pertenezco a la izquierda democrática cubana, que existe independientemente del castrismo, sea como contestaría, disidente, opositora o como se quieran llamar o como la quieran llamar. Actualmente dada a las condiciones concretas de Cuba, entre ell, el freno a la reformas por la corriente estalinista castrista que sigue imponiendo su hegemonía, pero independientemente a todo eso existe un debate, que sale del marco de la oposición activa al castrismo, envolviendo parte de la nomenclatura castrista, que no es homogénea, sus periferias académicas, artísticas e intelectuales y el no castrismo que aparentemente es indiferente a lo que pasa en Cuba, este debate gira entre  el liberalismo económico (capitalismo) la autogestión socialista y el estalinismo castrista actual, COMENTARIO de Esopo 1\ Moustafa Hamze Guilart.

Imagen de Anónimo

Empezar todo desde cero? Quiere decir desde el comunismo?

Imagen de Anónimo

Ninguna sociedad humana es perfecta. El grave problema del socialismo fue que condujo al gran culto de sus lideres que no fueron mas que unos asesinos disfrazados de libertadores que luchaban por el proletariado.Gran mentira. Los excesos y aberraciones del socialismo llegaron a tal punto que aplastando y amordazaron a esos que decian defender y representar.Setenta millones de muertes por represiones en la China de Mao, mas de veinte millones en la URSS de Stalin, dos millones de asesinatos en la Camboya de Pol Pot.En fin, regimenes soberbios, mentirosos y brutales que solo reprimieron sin ninguna piedad a los proletarios que decian representar.El socialismo fue un gran fracaso social que, precisamente, por llevar a las idolatrias ideologicas crearon las bases de algo mas real y escandaloso que es el populismo.Comunismo, socialismo y esclavismo son las mismas monstruosidades sociales implantadas en tiempos diferentes.En el antiguo Egipto se hacian piramides para guardar los restos de los faraones. En el comunismo se hicieron grandes monumentos para guardar los cuerpos embalsamados de sus caudillos regionales.El monumento a Lenin en la Plaza Roja de Moscu es un ejemplo de ello.

Imagen de Anónimo

Anonimo 19:15 CEST, al parecer este mundo ya esta perdido, hay que irse pa' marte y empezar todo desde cero! :-)

Imagen de Anónimo

19:15: cualquiera, menos el comunismo.

Imagen de Anónimo

17 de Abril de 2017 - 17:13 CEST, sigo sin entender ni tarro. ¿Cual es el bueno entonces el Feudalismo o el Esclavismo?

Imagen de Anónimo

Anonimo 14:27 CEST, Te explico: El comunismo/socialismo es una caca; pero el capilaisto tambien. Solo Michael Ignatieff tiene la razon! :-)

Imagen de Anónimo

El socialismo, como toda utopía, nace en una mente humana y trata de imponerse a la realidad, con resultados nefastos siempre. El objetivo del socialismo es implantar la "justicia social" mediante un Estado igualador. Su meta no es la productividad, ni la prosperidad ni la libertad. Esos son objetivos de las sociedades de libre mercado que a veces se cumplen y otras no, dependiendo del talento de quienes lo intentan. Ya lo dijo Winston Churchill: “El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria".