Jueves, 23 de Noviembre de 2017
18:48 CET.
Política

El espíritu del tiempo

El concepto de Zeitgeist (espíritu del tiempo) proviene de la pluma de Hegel. Comúnmente es utilizado para señalar las formas hegemónicas de pensamiento que priman durante un tiempo en un país, región o incluso, en el mundo.

Debido a su índole metafísica, el concepto de Zeitgeist ha sido cuestionado por filósofos de inclinación materialista. Pero haciendo una revisión de los más recientes periodos, es indudable que, por lo menos en el campo de la política, posee cierta validez. Podemos así hablar del espíritu rebelde de los años 60, del espíritu antitotalitario y antidictatorial de los 80 y 90, del espíritu populista en los comienzos del siglo XXl.

Hoy, a juzgar por acontecimientos que tienen lugar en diversos países de Europa y América Latina, es posible pensar en el renacimiento de un cierto espíritu democrático. Lo prueban dos hechos.

El primero es europeo: se trata de los retrocesos experimentados recientemente por los partidos fóbicos o neofascistas (mal llamados "populismos de derecha") en países como Austria y Holanda. Las encuestas alemanas y francesas, además, delatan una creciente preferencia por los partidos de centro representados en figuras como Angela Merkel y Emmanuel Macron.

Interesante es constatar que las personalidades centristas de nuestro tiempo no solo bloquean a los extremistas del neofascismo sino, además, a la alternativa que en el pasado reciente representó el socialismo democrático. El declive de este último, en Austria, España, Holanda, Alemania, Francia e Italia, ha facilitado la aparición del neofascismo, pero también la emergencia de un centro democrático vigoroso en condiciones de emprender la defensa de la Unión Europea. Sin duda una institución que, pese a sus deformaciones burocráticas ocupa un significado importante al nivel de lo simbólico, a saber, la representación de una cooperación internacional basada en los principios heredados de los tiempos de la Ilustración.

A pesar del Brexit, a pesar de la aparición de los partidos y movimientos neofascistas, o quizás gracias a eso, Europa ha sacado fuerzas de flaqueza y mostrado su disposición a continuar la ruta trazada por los acuerdos de Roma, de hace ya 60 años.

El segundo hecho democrático es latinoamericano. Estamos asistiendo al ocaso del también mal llamado Socialismo del Siglo XXl y al desplazamiento de la política a posiciones centristas. Las derrota electoral del peronismo kirchnerista o cristinismo en la Argentina, la salida constitucional del post-lulismo de Rousseff en Brasil, la desintegración del bacheletismo en Chile, la derrota plebiscitaria sufrida por Morales en Bolivia y la pérdida de fuerzas del correísmo en Ecuador, son signos suficientes para afirmar que la política regional está hoy caracterizada por un viraje que va desde la izquierda hacia el centro (centro-derecha o centro-izquierda).

Las declaraciones conjuntas de la OEA mediante las cuales la mayoría de sus países se pronunciaron en contra de los desmanes golpistas del régimen de Maduro sientan un caso precedente. Significan un evidente compromiso con la democracia continental. Una democracia que ya no solo será entendida por sus orígenes electorales sino por el cumplimiento de normas como son la separación de los poderes públicos, la vigencia del principio constitucional, las elecciones libres y secretas y, no por último, el respeto a los derechos humanos. En fin, todo lo que Maduro y su pandilla ha violado en Venezuela.

Sí, el Zeitgeist no fue solo una ocurrencia hegeliana. Existe.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.