Martes, 12 de Diciembre de 2017
14:18 CET.
VENEZUELA

Opositores y chavistas se miden en las calles de Caracas. Maduro cierra accesos y despliega sus fuerzas

Las autoridades venezolanas bloquearon este jueves varias vías de Caracas y disolvieron una manifestación de opositores en el centro y el oeste de Caracas, donde pretenden marchar para respaldar al Parlamento venezolano tras lo que consideran "una ruptura del orden constitucional", según corroboró EFE.

El líder opositor Henrique Capriles denunció que Nicolás Maduro ordenó el cierre de los accesos a la ciudad para "impedir que la gente exprese el rechazo" a su Gobierno.

"Cientos de policías y guardias para bloquear accesos a Caracas e impedir una movilización, pero contra la inseguridad no mueven uno solo", añadió el opositor en otro mensaje.

Los opositores intentaron luego arrancar la concentración desde un segundo punto del lugar inicial, pero esta también fue disuelta con gases y perdigones.

El opositor Henry Ramos Allup, expresidente de la Asamblea Nacional, aseguró que "el Gobierno nacional, con la fuerza pública, la Guardia nacional, los colectivos violentos irregulares armados y la Policía, impide el acceso de los diputados a la Cámara".

Detractores y partidarios del presidente de Venezuela se manifiestan este jueves en medio de una creciente tensión política, que esta semana ha dejado decenas de heridos y detenidos en protestas, reportó por su parte la AFP.

La oposición protesta por lo que denuncia como un "golpe de Estado" contra el Parlamento, en el que es mayoría, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumiera los poderes del Legislativo y retirara la inmunidad a los diputados con dos sentencias emitidas la semana pasada y luego anuladas.

Los fallos, anulados parcialmente el sábado tras fuerte presión internacional, han impulsado a la oposición para tratar de reconquistar la calle.

"Llamamos al pueblo a la calle a respaldar la exigencia de destitución de los magistrados", dijo el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, refiriéndose a un proceso legislativo iniciado el miércoles contra los jueces del TSJ.

El martes, una marcha que pretendía acompañar a los asambleístas al Palacio Legislativo fue dispersada por la policía con bombas de gas y chorros de agua y dejó, según la oposición, medio centenar de lesionados, uno de ellos de bala, y una docena de arrestos.

La nueva movilización opositora de este jueves intenta recorrer varios puntos de la autopista más importante de Caracas hasta el acomodado barrio de Altamira, lejos del hemiciclo.

Hacia el Parlamento marchará por otra parte el chavismo para protestar contra el "golpe parlamentario" que —alega— quiere dar la cámara en su cruzada contra el TSJ.

"Griten alto, bajo, hagan violencia, llamen a guarimbas (protestas violentas) o a liquidar magistrados, no pueden destituirlos sin violar la Constitución", dijo el jefe de la bancada oficialista, Héctor Rodríguez, al convocar la manifestación.

Olla de presión

Las movilizaciones van acompañadas de un amplio despliegue policial y militar, pero el riesgo de enfrentamientos está latente.

Los hubo el miércoles en las ciudades de San Cristóbal, fronteriza con Colombia, y Valencia, en el centro-norte, entre uniformados y estudiantes universitarios que respondieron con piedras y palos a gases lacrimógenos.

Directivos de las universidades reportaron 21 heridos en San Cristóbal y 14 en Valencia.

Ahora, el centro de las protestas será el proceso iniciado en la cámara para destituir a los magistrados del TSJ.

Sin embargo, la iniciativa tiene escasas posibilidades de prosperar, pues el Poder Moral debe declarar antes que los jueces cometieron una "falta grave".

Dicha instancia la integran la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo y la Contraloría, cercanas al chavismo.

Aunque la fiscal general, Luisa Ortega, consideró la semana pasada los dictámenes del TSJ como una "ruptura del orden constitucional", abriendo una fisura en el oficialismo, se requeriría un voto más para calificar la falta.

Ya el defensor del pueblo, Tarek William Saab, descartó que las sentencias cortaran el hilo constitucional.

El presidente del opositor COPEI se refugia en la Embajada de Chile en Caracas

El político venezolano Roberto Enríquez, presidente del opositor Partido Social Cristiano (COPEI), se refugió el miércoles en la residencia del embajador de Chile en Caracas que le otorgó la calidad de huésped, informó en Santiago el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Según un reporte de EFE "Enríquez ha solicitado la protección de Chile fundado en diversas circunstancias políticas" ante lo cual el Gobierno chileno "actuará en esta materia de acuerdo con los principios jurídicos y humanitarios que inspiran su política exterior".

El dirigente del PDC Juan Carlos Latorre, presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (Odca), declaró a radio Cooperativa que Enríquez "se encontraba en una situación muy compleja, con información de que sería acusado de delitos graves que nunca ha cometido y que su detención sería inminente".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Detras de todas estas masacres se encuentra el Vaticano, el papa Francisco de izquierda.Si no se llega a meter la "Santa Sede" en los problemas internos de Venezuela quizas ya Maduro, el burro, tuviera en la calle o escondido en La Habana.El Papa Francisco propuso un dialogo en Caracas sabiendo muy bien que estos comunistas son unos mentirosos y ademas oportunistas.Papa Francisco observe pero no meta mas sus manos en Venezuela para proteger al chavismo. Pidale a su protegido Maduro que haga elecciones democraticas en Venezuela y que respete al pueblo venezolano.Me ha decepcionado usted muchisimo papa Francisco....