Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
11:53 CET.
COLOMBIA

La coca es 'la principal amenaza de la paz en Colombia', dice Rafael Pardo

El ministro colombiano y alto consejero para el Posconflicto, los Derechos Humanos y la Seguridad, Rafael Pardo, explicó al diario español El País que el cultivo de la coca es un punto clave en el proceso de paz entre las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) y el Gobierno.

Pardo es el encargado de que el proceso de paz se consolide y que se implementen los acuerdos de La Habana entre el Gobierno y las FARC.

El alto consejero ve como "la principal amenaza" de la paz "la existencia de los cultivos de coca".

"Mientras haya una mata de coca hay quien compre las hojas, y ese 'quien' usualmente —o siempre— es alguien que tiene una organización armada, que está respaldado por una organización que ejerce violencia, que busca dirimir conflictos a partir de la violencia y que produce muerte. Si no se reduce drásticamente el cultivo de coca en Colombia la paz no será sostenible", detalló.

De acuerdo con Pardo, el Gobierno colombiano tratará de reducir el cultivo "bien sea por la vía de sustitución voluntaria, o por la de erradicación forzada frente a quien no acepte [la primera alternativa]".

Para ello, Bogotá ha establecido un sistema de subvenciones y ayudas monetarias a los cultivadores de coca que comenzarán con el pago de una mensualidad que fue calculada de acuerdo con encuestas a estas familias productoras de coca que dijeron ganar alrededor de 900.000 pesos colombianos al mes.

"El Gobierno les da un apoyo de un millón de pesos [cerca de 335 dólares] mensual por familia durante un año, más nueve millones el primer año y diez el segundo para un proyecto productivo, así como 1,8 millones —una sola vez— para seguridad alimentaria. También habrá asistencia técnica, que está valuada en 3,2 millones. Cada 60 familias tendrán un asesor técnico. Al final del proceso serán formalizados los títulos de propiedad de la tierra. Las cifras son parte del acuerdo con las FARC, centavo por centavo", precisó.

"Se plantean 15 años de transformación de la vida rural" de Colombia, agregó.

Dentro de esos cambios señala la necesidad de programas, proyectos y fuentes de financiación para cumplir lo acordado a lo largo de 15 años, además de la necesidad de tomarse medidas inmediatas como "trabajar para quitar las minas antipersona de la tierra y sustituir la coca por otros productos".

Interrogado por El País sobre "el goteo de deserciones" por los problemas logísticos a la hora de implementar los campamentos y de llevar a cabo el desarme, Pardo no mostró preocupación.

"La gente está muy convencida, entusiasmada, decidida en que quiere entrar a la paz. Hay un número muy importante de mujeres embarazadas y lactantes que lo que más quieren es una reincorporación digna y productiva a la vida civil", concluyó.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.