Martes, 12 de Diciembre de 2017
17:58 CET.
China

Pekín contempla medidas contundentes para frenar a Taiwán

El Gobierno chino se ha alarmado por las muestras de apoyo del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, a Taiwán y está considerando medidas firmes para impedir que la isla avance hacia la independencia, dijeron fuentes vinculadas a altos cargos militares, informa Reuters.

Tres fuentes dijeron que una posibilidad que se está considerando era la realización de prácticas militares cerca de la autogobernada isla, que China considera una provincia rebelde. Otra idea sería aplicar una serie de medidas económicas para perjudicar a Taiwán.

No está claro si se ha tomado alguna decisión, pero las fuentes, que pidieron no se desvelara su identidad, dijeron que en las últimas semanas la cuestión de Taiwán se ha convertido en un tema candente en las altas esferas del Ejército chino.

Trump, que asume la presidencia de Estados Unidos el 20 de enero, enfureció a Pekín este mes al hablar con la presidenta de Taiwán por teléfono, lo que arrojó dudas sobre el compromiso de su futuro Gobierno con la política de "una sola China" que impone Pekín.

El Gobierno chino teme que los partidarios de la independencia en Taiwán se vean alentados.

"Si Trump desafía (la política de) 'una China', se cruzaría nuestra línea roja", coincidieron dos fuentes que tienen lazos con la cúpula del poder chino.

El Ministerio de Defensa de China no quiso hacer comentarios sobre la cuestión. Un funcionario del Departamento de Comunicación del ministerio dijo que la posición de China estaba claramente establecida en la ley antisecesión de 2005, que autoriza el uso de la fuerza contra Taiwán en caso de que China juzgue que la isla se ha separado.

Consultado sobre eventuales decisiones agresivas por parte de China, el portavoz del Ministerio de Defensa de Taiwán, Chen Chung-shi dijo: "Estamos completamente preparados y hacemos planes para lo peor aunque esperamos lo mejor".

China reivindica la soberanía inviolable sobre el autogobernado territorio y desconfía de la presidenta Tsai Ing-wen, cuyo Partido Democrático Progresista defiende la independencia de la isla. Tsai, que llegó al poder en 2016, dice que quiere mantener la paz con China, pero Pekín no está convencido.

Tsai dijo el sábado que Taiwán estará "tranquilo" cuando se enfrente a problemas relacionados con China, pero las incertidumbres del próximo año pondrán a prueba a la isla y a su equipo de seguridad nacional.

Pekín también se ha irritado por un viaje planeado por Tsai en enero a América Latina en el que pasará por Houston y San Francisco. China ha instado a Estados Unidos a bloquear las escalas.

Responsables chinos han culpado a Taiwán, y no a Trump, por crear los problemas, y muchos de ellos creen que el nuevo gobernante norteamericano tendrá una actitud más cercana a China cuando ejerza la presidencia.

"Estamos listos. Si Taiwán quiere causar problemas, nosotros también, vamos a darles duro", dijo un funcionario en Pekín que se reúne regularmente con los oficiales militares más importantes de China, entre ellos los que trabajan directamente con el presidente Xi Jinping.

"Podemos realizar ejercicios cerca de Taiwán y mostrarles el daño que podríamos causar. Taiwán tendrá que ceder entonces", agregó el funcionario, citando una conversación reciente con uno de los oficiales militares.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.