Jueves, 14 de Diciembre de 2017
13:57 CET.
Política

Repuntan las tensiones entre Pekín y Trump por el principio de 'una sola China'

Las tensiones entre Pekín y Washington repuntaron este lunes, después de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, cuestionara el principio de "una sola China", sin el cual, advirtió el Gobierno de Xi Jinping, se acabará la estabilidad de las relaciones bilaterales.

Si el principio por el que Pekín insiste en que se le reconozca como único Gobierno de China y se considere a Taiwán una provincia "se ve comprometido o interrumpido, el crecimiento estable de las relaciones entre China y Estados Unidos no es posible", dijo Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Gobierno chino, remarcó, "está seriamente preocupado" por las declaraciones de Trump, quien en una entrevista emitida el domingo por la cadena de televisión Fox News aseguró que no permitirá que el gigante asiático le "dicte" lo que debe hacer.

"No sé por qué tenemos que estar ligados a la política de 'una sola China' a no ser que lleguemos a un acuerdo con China que tenga que ver con otras cosas, incluido el comercio", afirmó Trump.

La razón para Pekín está clara: "Quiero enfatizar que la cuestión de Taiwán es realmente un interés central para China", respondió el portavoz en una rueda de prensa en la que consideró que la política de "una sola China" representa los "cimientos" de las relaciones con Estados Unidos.

El tema ha condicionado las relaciones bilaterales desde que Pekín y Washington suscribieron, tras negociaciones entre los gabinetes de Richard Nixon y Mao Zedong, el comunicado de Shanghai en 1972, siete años antes de que restablecieran por completo sus lazos diplomáticos.

Más de cuatro décadas de un statu quo que en las últimas dos semanas Trump cuestiona.

Los roces entre el presidente electo y Pekín comenzaron cuando el primero aceptó una llamada telefónica de la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, a comienzos de mes, el primer contacto de alto nivel entre ambas partes en casi 40 años.

Justo cuando las aguas comenzaban a calmarse, los nuevos comentarios de Trump han hecho que Pekín vuelva a dar un toque de atención al futuro inquilino de la Casa Blanca.

"Urgimos a la nueva Administración estadounidense y a sus líderes a que admitan la sensibilidad de la cuestión de Taiwán y se adhieran a la política de 'una sola China'", dijo este lunes Geng.

El portavoz también les exhortó a que ambas partes "gestionen este asunto de manera adecuada y prudente para que no interrumpa o dañe los intereses generales de las relaciones bilaterales".

Esto, dijo Geng, "no afecta solo a los intereses fundamentales de las relaciones entre China y Estados Unidos, sino también a la paz, la estabilidad y la prosperidad de Asia-Pacífico y del mundo".

En un tono mucho más taxativo, un editorial del diario Global Times (propiedad del medio portavoz del Partido Comunista, el Diario del Pueblo) advirtió que si Trump llegara a abandonar la política de "una sola China", Pekín no tendría motivos para "anteponer la paz al uso de la fuerza".

"La política de 'una sola China' no es algo que pueda ser negociado. Parece que Trump solo sabe hacer negocios. Piensa que puede poner un precio a todo", se dice en el artículo, en el que se tilda al futuro inquilino de la Casa Blanca de "ignorante como un niño en asuntos de política exterior".

El Gobierno chino considera a Taiwán una provincia "rebelde" desde que las tropas nacionalistas derrotadas del general Chiang Kai-Shek se refugiaran allí en 1949, iniciándose una disputa de soberanía en la que Pekín no ha renunciado nunca a recurrir a la fuerza.

En Taiwán, las declaraciones de Trump fueron recibidas con silencio oficial, aunque los comentaristas políticos creen que el presidente electo de Estados Unidos puede usar a la isla como moneda de cambio en sus relaciones con Pekín.

"Es posible que use a Taiwán como una carta para negociar con China, lo que no solo puede afectar las relaciones entre Washington y Pekín, sino también al apoyo estadounidense a Taiwán", dijo la revista taiwanesa Tianxia en su edición digital, citando a expertos.

Taiwán siempre ha sido uno de los mayores motivos de conflicto entre China y Estados Unidos, el mayor suministrador de armas de Taipei y potencialmente su principal aliado militar en caso de un eventual conflicto bélico con China.

En medio de las tensiones, Geng confirmó que Yang Jiechi, consejero de Estado chino, se reunió el viernes en Nueva York con el designado consejero de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, "y otros asesores" del presidente electo para "discutir asuntos de preocupación mutua", sin especificar si Taiwán fue uno de ellos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

El diario chino dice que Trump no sabe de política exterior. Pero China lleva años declarando que el Mar del Sur es suyo y con eso le quiere pasar por encima a la soberania que sobre esas aguas tienen otros muchos países. Estas declaraciones de Tump, que no tienen nada de mal pensadas, son un cambio de las reglas de juego que pone a China de potencia a la ofensiva, a potencia a la defensiva. O sea, o Trump o cualquiera de sus asesores, sabe mucho más de lo que el diario chino quiere reconocer.Es una jugada peligrosa sin dudas, pero los jerifaltes chinos saben no solo que los estados unidos les superan militarmente, sino además que la economía del gigante asiático es extremadamente débil sin los Estados Unidos. Y sobre todo, la corruptela del partido comunista sabe que solo la prosperidad económica les da estabilidad política.