Lunes, 5 de Diciembre de 2016
02:29 CET.
Estados Unidos

Trump: Otro Gobierno de los Clinton 'no es lo que necesitamos'

Mientras Hillary Clinton acusaba el jueves a Donald Trump de apelar al odio, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos predijo que las investigaciones impedirían a su rival demócrata gobernar con eficacia, reporta la AP.

Los sondeos muestran que Trump ha recortado distancias con Clinton en estados disputados clave, y la campaña de la demócrata se esforzó por apuntalar su apoyo en Michigan y otros bastiones tradicionales del partido.

La menguada ventaja de Clinton le da un atisbo de esperanza a la campaña de Trump, que el empresario intenta convertir en una remontada antes de que se acabe el tiempo.

Eso implica centrarse en cuestiones sobre la fiabilidad de Clinton y una nueva investigación sobre los correos electrónicos de una asesora. El ataque pretende atraer a los republicanos moderados y los independientes, que han sido los más reacios de la campaña, disuadidos por un lado por el comportamiento de Trump, pero igualmente aprensivos ante el posible regreso a Washington de Clinton y su esposo, el expresidente Bill Clinton.

"Allá vamos de nuevo con los Clinton, ustedes recuerdan la impugnación y los problemas", comentó Trump el jueves en un mitin en Jacksonville. "Eso no es lo que necesitamos en nuestro país, amigos. Necesitamos a alguien que esté listo para ponerse a trabajar".

Por su parte, Clinton dijo a sus seguidores que Trump es un caso único en cuanto a candidatos de partidos importantes a la presidencia de Estados Unidos, un aspirante no apto para el cargo debido a su temperamento y a sus comentarios desdeñosos sobre las mujeres.

"Se ha pasado toda esta campaña ofreciendo un cebo para sus seguidores más llenos de odio", dijo Clinton, señalando el apoyo que recibió Trump del periódico oficial del Ku Klux Klan y que ha retuiteado mensajes de supremacistas blancos.

"Si Donald Trump ganara estas elecciones, tendríamos un comandante en jefe que está completamente fuera de su elemento y cuyas ideas son increíblemente peligrosas", dijo a sus seguidores en un mitin en el Community College Pitt en Greenville, North Carolina.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha intentado provocar a Trump para que se desvíe de su mensaje, contando con que el republicano no tenga la disciplina o la habilidad de aprovechar un último impulso. Pero el empresario, conocido por sus formas poco convencionales, se ha acercado más a lo convencional: ha emitido algunos anuncios positivos, sumado a su esposa en una poco habitual aparición de campaña e incluso hablado en público sobre que intenta no distraerse.

"No queremos fastidiarla el 8 de noviembre", dijo Trump durante el acto en Jacksonville, su cuarta aparición en Florida en dos días.

En Raleigh, North Carolina, Clinton hizo campaña con su rival de las primarias, el senador Bernie Sanders, y la estrella del pop Pharrell Williams. Allí afirmó que elegir a Trump supondría el peligro de "normalizar la discriminación".

Trump también estuvo en North Carolina y ofreció un discurso sobre defensa en un mitin nocturno, en el que dijo que no puede imaginarse a Clinton como comandante en jefe. Elogió a los veteranos como "mucho más valientes" él. "Yo soy valiente de otras formas. ¡Soy valiente en lo financiero!", dijo.

A pesar de lo ajustado de las encuestas a nivel nacional, sigue siendo complicado que Trump llegue a la Casa Blanca. Debe ganar Florida para lograrlo, una hazaña nada fácil. Aun así, su campaña se ha visto impulsada por los indicios de que la participación de afroestadounidenses a favor de Clinton podría estar siendo menor de lo previsto.

Trump tenía en sus planes ofrecer dos actos el viernes en New Hampshire, mientras que su compañero de fórmula, Mike Pence, visitaría Michigan, North Carolina y Florida.

La agenda de Clinton subrayaba la nueva ansiedad de los demócratas. Tenía programa un acto de campaña el viernes en Detroit, donde una gran participación de votantes negros es desde hace tiempo crucial para el éxito. También acudiría a Pittsburgh y Cleveland, mientras su compañero de fórmula, Tim Kaine, viajaba a Florida.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Nada tiene que ver Trump con el KKK. ¿Qué culpa tiene él de ellos lo voten? No estamos eligiendo un Papa y Hillary está llena de heces fecales desde los pies a la cabeza. Ella misma es un fecaloma. Hillary es una cobra corrupta que solo quiere ganar por el poder y el dinero. ¿De dónde han sacado los millones ella y su marido? Hay que ser tonto para no darse cuenta que esta mujer es lo contrario a un presidente. Trump ganará las elecciones. Viva Trump.