Sábado, 10 de Diciembre de 2016
15:54 CET.
Colombia

Santos aplaza el inicio del diálogo con el ELN hasta que ese grupo armado libere a un rehén

Archivado en

El Gobierno de Colombia aplazó la instalación de diálogos de paz con el ELN, prevista para este jueves en Quito, hasta que sea liberado "sano y salvo" un excongresista en poder de ese grupo ilegal armado, una decisión cuestionada por la guerrilla, informa la AFP.

"La instalación formal de la mesa pública con ese grupo queda aplazada hasta tanto no se libere sano y salvo a Odín Sánchez", dijo el presidente Juan Manuel Santos, tras anunciar la suspensión del viaje de su equipo negociador a la capital ecuatoriana.

El mandatario reiteró sin embargo "toda la disposición y voluntad" de su Gobierno "para avanzar en este proceso", que considera clave hacia la "paz completa" que también busca sellar con las FARC.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN), segunda guerrilla del país, detrás de las FARC, cuestionó la decisión. "No compartimos la suspensión de la instalación de la mesa", dijo en su cuenta en Twitter. "Se han presentado malos entendidos que se están tratando", apuntó.

A horas de la ceremonia inaugural, prevista para las 17:00 locales en el museo Oswaldo Guayasamín en el norte de Quito, no había informes de que hubiera sido liberado Sánchez, un político del remoto y selvático departamento del Chocó (noroeste), retenido desde abril por el ELN.

Poco después de que Santos postergara el acto, el jefe negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, anunció que la entrega estaba en curso.

"Este mediodía hemos sido informados (por) el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) de que la operación de la liberación ha comenzado con el acompañamiento de la Iglesia Católica", señaló en un comunicado divulgado por la Presidencia.

Restrepo dijo confiar en que el proceso concluya "satisfactoriamente" y "antes del 3 de noviembre, fecha acordada para dar inicio a la primera ronda formal de negociaciones" en una antigua hacienda cedida por una universidad jesuita y ubicada unos 25km al este de Quito.

Al anunciar el 10 de octubre en Caracas la instalación de diálogos formales, el Gobierno y la guerrilla acordaron "iniciar el proceso de liberación de los secuestrados/retenidos con dos casos antes del 27 de octubre", sin precisar cuáles.

"Los compromisos establecidos (...) fueron precisos para ambas partes. Por lo que siempre se dejó claro que era necesaria la liberación efectiva del excongresista Odín Sánchez para dar inicio a esta fase pública", apuntó Restrepo en el texto.

El Gobierno aseguró que, en caso de que se libere a Sánchez, otorgaría "simultáneamente" la condición de agentes o gestores de paz a dos miembros del ELN presos.

Para el analista Jorge Restrepo, Santos tomó la "decisión correcta" porque "la paz completa no puede ser al costo de mantener la extorsión a toda la sociedad".

"Si el presidente permite que ese proceso arranque con un rehén, es el proceso mismo el que se convierte en rehén del ELN", opinó.

Se desconoce el número exacto de cautivos del ELN. Sánchez, exrepresentante del oficialista Partido de la U, se entregó hace seis meses al ELN a cambio de su hermano Patrocinio Sánchez, exgobernador del departamento del Chocó (2008-2010) y exalcalde de la capital Quibdó (2001-2003), quien se encontraba enfermo luego de casi tres años de secuestro.

Además de Sánchez, fuentes eclesiásticas dijeron a la AFP que el médico Édgar Torres de "seguro" está también en manos de esta guerrilla en el Chocó (noroeste).

Santos se apresta a negociar con el ELN mientras busca salvar el proceso con las FARC tras el sorpresivo revés electoral del 2 de octubre, cuando un histórico acuerdo sellado con esa organización marxista fue rechazado en un plebiscito.

Con el ELN, una guerrilla que se financia sobre todo con el secuestro, el narcotráfico y la minería ilegal, las negociaciones serán en Ecuador, Venezuela, Chile, Brasil y Cuba, garantes de los diálogos junto con Noruega.