Domingo, 11 de Diciembre de 2016
00:20 CET.
China

El Partido Comunista chino arranca su cónclave anual, que abre la pugna por el poder

El Partido Comunista de China (PCCh) inició este lunes su gran cónclave anual, que marca el comienzo de la pugna para establecer quiénes formarán parte del relevo de los principales órganos de la formación el próximo año, reporta EFE.

Hasta el jueves, los alrededor de 370 miembros del Comité Central del PCCh se congregan a puerta cerrada en el hotel Jingxi de Pekín para celebrar el sexto pleno.

Se trata del encuentro más importante del Partido hasta que en el otoño de 2017 se celebre el XIX Congreso del PCCh, en el que habrá cambios significativos en la composición de los principales órganos de la formación: el todopoderoso Comité Permanente (siete integrantes), el Politburó (25) y el citado Comité Central.

Según la norma no escrita que establece la edad de jubilación en 68 años, cinco de los siete miembros del Comité Permanente (todos menos el presidente, Xi Jinping, y el primer ministro, Li Keqiang) se deberían jubilar entonces, mientras habrá seis asientos del Politburó a disputar entre miembros del Comité Central.

Entretanto, jefes regionales del PCCh y otros líderes de departamentos gubernamentales ya están siendo promovidos o defenestrados para dar paso a nuevos candidatos, ya que el XIX Congreso debería dejar entrever quién será en 2022 el sucesor de Xi, que fue elegido en el anterior Congreso, hace cinco años.

Varios expertos especulan con que del pleno que comienza este lunes salgan ya indicios que sugieran un cambio de tornas, como ignorar la edad de jubilación, a fin de favorecer a aliados de Xi, en particular a su "zar" anticorrupción, Wang Qishan, de 68 años.

Xi busca estos días la aprobación de dos documentos: "Normas de la vida política dentro del Partido" y "Supervisión de las regulaciones de la formación", siguiendo la tradición de que sea en el sexto pleno (la sexta vez que se reúne cada Comité Central, con el actual formado en 2012) cuando se discuta sobre ideología y disciplina.

Una vez aprobados por el pleno, indica la agencia oficial Xinhua, los miembros del Politburó y del Comité Central deberán "dar ejemplo" a la hora de actuar en base a las normativas.

Se espera que éstas sigan la línea de la campaña anticorrupción que inició Xi en 2013: desde entonces, se han impuesto penalizaciones a más de un millón de personas, desde multas a penas de cadena perpetua al exministro de Seguridad Zhou Yongkang o a Ling Jihua, exmano derecha del anterior presidente Hu Jintao.

Ambos eran representantes de dos facciones del Partido distantes a Xi, la de Shanghái, en el caso de Zhou, y la de Liga de Juventudes, en el de Ling, de las más perjudicadas por la campaña anticorrupción.

El sexto pleno será una prueba de fuego para que Xi mida sus fuerzas con respecto a las otras facciones de la formación de cara al XIX Congreso, mientras intenta promocionar a sus más cercanos y se especula con que se plantee prolongar su mandato cinco años más.