Sábado, 10 de Diciembre de 2016
15:54 CET.
Colombia

Los negociadores del Gobierno regresan a Cuba en busca de un nuevo acuerdo con las FARC

Archivado en

El equipo negociador del Gobierno colombiano en los diálogos de paz con las FARC retorna este viernes a Cuba para obtener un "nuevo acuerdo" con esa organización tras el rechazo del anterior en el plebiscito del 2 de octubre, reporta EFE.

"Trabajaremos con compromiso y celeridad para conseguir ese nuevo acuerdo a la mayor brevedad", dijo en una declaración en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo colombiano, el jefe del equipo, Humberto de la Calle. 

En su discurso, también reconoció que tras el rechazo en la consulta popular del 2 de octubre es necesario "hacer ajustes y precisiones al acuerdo" firmado con las FARC el pasado 26 de septiembre en Cartagena. 

De la Calle explicó que en las últimas semanas han recibido diferentes propuestas que han presentado los líderes del "no" en el plebiscito, entre ellos los del partido Centro Democrático fundado por el expresidente Álvaro Uribe. 

Esas ideas las consideró como "responsables y constructivas", si bien "sin que necesariamente estemos de acuerdo con ellas". 

El funcionario también dijo que han recibido propuestas de asociaciones de víctimas, del expresidente Andrés Pastrana, el exprocurador Alejandro Ordóñez o de la excandidata presidencial Martha Lucía Ramírez, otros portavoces del "no". 

"Esta propuestas las hemos clasificado y estudiado minuciosamente. En todas encontramos un ánimo patriótico de contribuir a la discusión", agregó De la Calle. 

Por ello, partirán a La Habana para "iniciar negociaciones con las FARC en los temas planteados". 

Sin embargo, aseguró que no se debe "abandonar" algunos de los compromisos adquiridos en el acuerdo sellado con las FARC en materias como "el compromiso de recuperar el campo, limpiar la política o reparar a las víctimas e impartir justicia".

En este sentido, consideró que el equipo negociador entiende que "la incertidumbre sobre el rumbo de la paz debe terminar". 

El negociador dijo que tienen un "genuino deseo de encontrar las mejores soluciones", por lo que han escuchado las propuestas del "no" y están "haciendo un ejercicio cuidadoso, con mente abierta y enorme respeto a todas las iniciativas". 

Ante esta situación, De la Calle pidió "no olvidar que lo acordado, más allá de los temas bilaterales para superar el conflicto contiene iniciativas muy útiles para Colombia". 

"Nos satisface detectar que nadie se ha opuesto a la búsqueda de un acuerdo de paz. Incluso, pese a los reparos, encontramos también un gran reconocimiento a la generalidad del documento", concluyó.

El jefe negociador también mostró su satisfacción por el cumplimiento del cese el fuego, aunque mostró su preocupación porque "la situación es frágil". 

"La necesidad de consolidar un nuevo acuerdo de manera eficaz y rápida, no solo corresponde al deseo de la mayoría de los colombianos, sino que atiende también al propósito de evitar un retroceso que reinicie el horror de la violencia", afirmó.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

y que acuerdo van a negocis ahora?  Que los jefazos y demas guerrilleros manchados en sangre, repletos de secuestros, de sufrimientos al pueblo, que en vez de irse a su casa con todos sus miles de millones de dolares, asi comos se iban, impólutos , limpiose indemnes...ahora van a negociar la posibilidad de ser juzgados y acabar en la carcel? que se preparen los bestiamente ingenuos e incautos negociadores del gobierno. Las Farc no van a dar para atras ni un paso. Piensan que ya les llegó la hora del descanso, del retiro y del disfruta de esas animaladas de dolares cocainómanos , que por cierto, muy generosamente el equipo de Santos, muy, extremadamente generoso, ni les pidió cuentas ni nada de nada..las huchas bien llenitas para uso y disfruto de esa panda de asesinos

Imagen de Anónimo

Van a pedir mas golpes y represion para que Obama pueda seguir dando conseciones

Imagen de Anónimo

El unico acuerdo es que ellos depongan las armas y afronten la justicia. Sino les convienen que se vayan al Estado Islamico o se queden en Cuba a buen resguardo.